Ir a contenido

6 estrategias para enseñar a los niños autorregulación al escribir

Por Andrew M.I. Lee (JD)

De un vistazo

  • La autorregulación en la escritura permite a los niños hacerse cargo de sus tareas y dar seguimiento de su progreso, entre otras destrezas importantes.

  • Existen diferentes estrategias de autorregulación que su hijo puede explorar cuando escribe.

  • Una estrategia es analizar el propósito de la tarea escrita que le fue asignada antes de empezar a hacerla.

Puede que los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención tengan problemas con la autorregulación de diversas maneras. Por ejemplo, los chicos con puede que no controlen sus emociones y/o movimientos corporales cuando enfrentan situaciones difíciles.

En lo que se refiere a la escritura, la autorregulación permite que los chicos manejen sus deberes y supervisen su progreso (conocido como autosupervisión), entre otras destrezas importantes. Y existen un montón de estrategias de autorregulación que pueden ayudar a los niños a mejorar el proceso de escribir.

Estas seis estrategias son centrales para un enfoque de enseñanza basado en evidencias llamada desarrollo de la estrategia de autorregulación (SRSD, por sus siglas en inglés). Facilite que su hijo las ponga en práctica una por una. También puede contactar al maestro de su hijo para preguntarle cómo puede complementar lo que se hace en la escuela.

Estrategia #1: Analizar la tarea

Cuando los chicos inician una tarea escrita, a menudo lo hacen sin entender claramente qué se supone que deben hacer. Esto puede causar grandes dolores de cabeza. Su hijo podría escribir varias páginas del reporte de un libro antes de darse cuenta de que se suponía que debía escribir una opinión acerca del personaje principal.

Cómo enseñar esta estrategia: Pregunte a su hijo de qué trata la tarea que está por empezar a escribir. Puede leer las instrucciones en voz alta, o mejor aún, explicarlo con sus propias palabras. Puede ser útil que resaltan o subrayan partes del escrito que sean importantes.

Para encontrar otras ideas, lea las sugerencias de un maestro para ayudar a su hijo a entender qué tiene que hacer en la tarea escrita que le asignaron.

Estrategia #2: Establecer metas

Aún cuando el estudiante entienda lo que tiene que hacer, puede que empiece a escribir sin tener una meta en mente. Podría estar tan enfocado en terminar la tarea de escritura que no se pregunta cuál es su propósito y termine en un callejón sin salida. Sin tener metas claramente establecidas es difícil que los chicos mejoren sus habilidades.

Cómo enseñar esta estrategia: Explique a su hijo que tener metas puede facilitar hacer la tarea y mejorar la escritura. Intenten establecer tres metas. Una podría ser escribir cierto número de palabras en la tarea. Otra podría ser facilitar el proceso de escribir usando un organizador gráfico. Una meta más complicada para su hijo pudiera ser que mostrara las emociones de los personajes a través de un diálogo en lugar de describirlas.

Estrategia #3: Manejar la tarea

Es común que los chicos se desvíen del camino cuando están escribiendo un ensayo. Puede que no hayan reservado tiempo suficiente para completarlo, o que hayan empezado a escribir 15 minutos antes de que comenzara su programa de televisión favorito. Controlar el proceso de escritura es tan importante como entender qué hay que hacer en la tarea.

Cómo enseñar esta estrategia: Prepare un plan claro con su hijo para hacer el proyecto de escritura. Una manera sencilla de empezar es preguntar a su hijo cuánto tiempo cree que tardará en escribir la tarea. Establezca un lapso de tiempo y un lugar que sea silencioso, y planee cuándo habrá un descanso. Hable con su hijo acerca de cómo controlará distracciones, como tener hambre o querer revisar las redes sociales.

Aprenda cómo ayudar a su hijo a terminar una tarea escrita dividiéndola en partes.

Estrategia #4: Autoevaluar

Algo importante al escribir es revisar lo que se ha escrito y ver si se necesitan hacer cambios. Los escritores diestros lo hacen continuamente a medida que escriben. La clave para los chicos que tienen dificultad con la escritura es desarrollar el hábito de autoevaluarse.

Cómo enseñar esta estrategia: Enseñe a su hijo cuándo es el momento de detenerse a evaluar lo que ha escrito. Por ejemplo, los escritores experimentados generalmente releen el párrafo en cuanto lo terminan. Anime a su hijo a hacer lo mismo y a analizar la fuerza del párrafo. ¿Es útil para completar la tarea? Y si no, ¿qué cambios son necesarios? Si su hijo utiliza un organizador visual, podría revisar si el párrafo incluye todas las ideas del plan original.

Se requiere tiempo para que la autorregulación se vuelva un hábito, y es por ello que quizás tenga que recordárselo a su hijo repetidas veces.

Estrategia #5: Reforzar

No es una sorpresa que a los chicos que tienen problemas con la escritura no les suela gustar el proceso de escribir. Puede que se sientan avergonzados de sus habilidades para escribir. Por ejemplo, cometer un error ortográfico puede convertirse en una obsesión. Los pensamientos negativos podrían abrumarlos y ser un obstáculo para que terminen de escribir el proyecto que les fue asignado.

Cómo enseñar esta estrategia: Elogié a su hijo cada vez que alcance una meta mientras escribe. Cada vez que su hijo termine una oración o un párrafo, déle una palmadita en la espalda. Si su hijo tiene pensamientos negativos, sugiérale varias afirmaciones positivas que pueda decirse a sí mismo. Algo como: “esto es difícil, pero creo que puedo hacerlo”, puede tener un gran impacto en cómo se sienten los chicos.

Estrategia #6: Reflexionar

Una estrategia importante que se usa luego de terminar de escribir es: hacer una pausa para reflexionar sobre la experiencia. ¿Logró su hijo las metas que habían decidido juntos? ¿Qué estrategias funcionaron? ¿Cuáles no funcionaron y por qué? Reflexionar es esencial para que el niño mejore sus aptitudes para escribir y evita que se estanque.

Cómo enseñar esta estrategia: Reserve tiempo después de que su hijo haya terminado la tarea para averiguar cómo le fue. Pregúntele si encontró obstáculos como distracciones o pensamientos negativos. Propongan qué se podría hacer la próxima vez para que el proceso sea más fácil.

También es recomendable revisar para constatar que todos los aspectos de la tarea hayan sido completados. Revisen las estrategias que usó su hijo y analicen si funcionaron.

Por ejemplo, si su hijo intentó establecer metas, pregúntele si las alcanzó. Si se utilizó una estrategia de planificación, analicen cómo funcionó el plan. Es importante que los chicos estén conscientes su progreso y entiendan de qué manera ayudaron las estrategias.

Tenga presente que la escritura es una de las habilidades más difíciles de aprender. Enseñar la autorregulación en el ámbito de la escritura puede ayudar a que los niños den un gran paso hacia convertirse en mejores escritores, aunque puede que tarde en verse la mejoría.

Puntos clave

  • Animar constantemente a los chicos cuando están haciendo los deberes puede ayudarlos a sentirse más confiados durante el proceso de escribir.

  • Una vez que su hijo complete la tarea asignada, deténgase a pensar en cómo fue la experiencia.

  • Escribir es una habilidad difícil de aprender para los niños, pero la escritura de su hijo puede mejorar con el tiempo.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Dificultades del procesamiento sensorial

Comparta 6 estrategias para enseñar a los niños autorregulación al escribir

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta 6 estrategias para enseñar a los niños autorregulación al escribir

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom