Ir a contenido

7 cosas que aprendí sobre la cafeína y niños con TDAH

Cuando estaba en bachillerato beber café me hacía sentir sofisticada, y pensaba que me ayudaba a concentrarme y a permanecer despierta. Tengo TDAH, pero en ese entonces no había sido diagnosticada y no es estaba medicada. Realmente tenía problemas con la autorregulación.

Me gustaba el café, y la cafeína me hacía sentir ágil mentalmente y alerta. Por eso bebía cuanto quería y cada vez que tenía ganas, sin tener en cuenta cómo la cafeína me afectaba físicamente. Me tomaba un café con leche a las 4 pm y permanecía despierta hasta las 4 am preguntándome por qué no podía dormir.

No fue hasta que fui una adulta que comprendí cómo usar la cafeína de manera responsable. Pero siempre he tenido curiosidad por saber cómo la cafeína afecta a los chicos con TDAH, así que lo investigué a fondo. Esto es lo que descubrí:

1. Los niños, al igual que los adultos, son estimulados por la cafeína. Sin embargo, no es una manera fiable o sostenible de manejar síntomas como la falta de atención. Demasiada cafeína puede poner nerviosos a los chicos o que se sientan exhaustos al atardecer.

2. La estimulación que hace que la cafeína sea beneficiosa durante el día también puede que dificulte dormir por la noche. Y estar cansado empeora los síntomas del TDAH, no los mejora.

3. Demasiada cafeína, o ingerirla con demasiada frecuencia, puede ser perjudicial para la salud de los niños. Esto es particularmente un problema con las “bebidas energizantes” y las bebidas energéticas concentradas llamadas “energy shots”, las cuales se venden en las tiendas y a menudo son usadas en exceso por los adolescentes y jóvenes. Las consecuencias de ingerir demasiada cafeína pueden ir desde malestar estomacal hasta problemas más serios como presión sanguínea elevada y palpitaciones.

4. La cafeína actúa como un estimulante. Si su hijo está tomando medicamentos estimulantes para el TDAH, la cafeína puede aumentar el efecto y causar agitación o mayor dificultad para relajarse por la noche.

5. Está bien tomar cafeína con moderación, pero eso puede ser complicado cuando se trata de adolescentes que tienen TDAH. Muchos adolescentes con TDAH tienen problemas para autorregularse y planificar con antelación (esto fue cierto para mí). Un refresco en el almuerzo puede ser aceptable, pero no lo es un café en la mañana, una bebida energizante en el almuerzo y un refresco al final del día.

6. La cafeína es una droga y como todas las drogas puede ser adictiva. Si su adolescente tiene problemas para poner límites o es propenso a automedicarse, puede ser más seguro eliminar la cafeína por completo.

7. La cafeína no es una buena manera de controlar los síntomas del TDAH. Nunca debe emplearse como sustituto de tratamientos comprobados como los medicamentos y la terapia conductual.

Todo lo que leí coincidía con mis propias experiencias. En mi caso, después de haber sido diagnosticada cuando estaba en la universidad, me tomó unas cuantas trasnochadas darme cuenta que, no solo beber café a toda hora no me estaba ayudando con los síntomas del TDAH, sino que los empeoraba.

No dormir bien hacía aún más difícil que me concentrara al día siguiente. Una sacudida durante la tarde no me ayudaba a permanecer alerta, tan solo me hacía sentir nerviosa, especialmente después de que empecé a tomar medicamentos. Finalmente, decidí que era hora de decir adiós a ese estimulante.

Actualmente soy más capaz de ponerme límites. Sigo disfrutando tomar café, pero ahora solo me permito ese placer por las mañanas y a ninguna otra hora.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente nuestros puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

Comparta 7 cosas que aprendí sobre la cafeína y niños con TDAH

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta 7 cosas que aprendí sobre la cafeína y niños con TDAH

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom