Ir a contenido

Una decisión difícil: ¿Debería mi hijo tener adaptaciones para los simulacros de encierro?

Temas relacionados

“Mami, ¿sabías que en lugar de abandonar el salón de clases durante los simulacros de incendios, a veces tenemos que escondernos debajo de nuestros escritorios y quedarnos completamente quietos y en silencio?”.

Como cualquier padre, me duele escuchar a mi hijo de 8 años hablarme de lo que nuestro distrito escolar llama “simulacros de encierro”. Otras escuelas lo llaman simulacros de un “tirador activo” o de “tiroteos”, “generales de encierro” o de “refugio en el plantel”. Sin importar cómo los llamen, es aterrador y doloroso que nuestros hijos tengan que practicarlos. Y me preocupa aún más cuando se trata de chicos como Benjamín.

Él tiene y autismo, y dificultades del procesamiento sensorial. Se sobresalta y es sensible a sonidos fuertes y repentinos. A menudo se queda paralizado y se cubre los oídos con las manos.

Su incluye adaptaciones adecuadas para los simulacros de incendio: se le informa con anticipación sobre los simulacros, y la maestra se asegura de que tenga sus auriculares con cancelación de ruido.

Los simulacros de encierro representan una preocupación totalmente diferente en el caso de Benjamín, aunque son igual de alarmantes y perturbadores para él. Por mucho que intento que sean igual de manejables para él como los simulacros de incendio, en esos casos soy reacia a implementar las mismas .

Porque cuando se trata de simulacros de encierro, o en el peor de los casos, de la necesidad real de refugiarse en el plantel, todo es diferente. Él necesita actuar rápidamente, en silencio y sin hacer preguntas. No le advierten ni tiene tiempo de agarrar sus auriculares.

Además de quedarse paralizado cuando tiene miedo, Benjamín se siente ansioso. Se queda atascado, preocupado de que les estén pasando “cosas malas” a personas que conoce. Eso significa que se pregunta lo mismo una y otra vez después de haber obtenido la respuesta.

Eso es manejable si en realidad hay un incendio o es necesario evacuar la escuela. Un maestro puede guiarlo, tranquilizarlo y llevarlo sin peligro hacia la salida.

Temas relacionados

No obstante, en una situación en la que tenga que refugiarse en el plantel sería desastroso que mi hijo se quede paralizado en lugar de ocultarse debajo de su escritorio. Atravesar el salón para agarrar sus auriculares con cancelación de ruido podría poner su vida en peligro. También podría ser peligroso para la maestra acercarse a ayudarlo o contestar sus preguntas ansiosas desde el otro extremo del aula.

Estoy segura de que la maestra de la clase de Benjamín toma en cuenta sus necesidades durante la jornada escolar. Sé que hará todo lo que esté a su alcance para protegerlo en caso de una emergencia. Pero, ¿y si mi hijo está en el baño o en una clase especial, como arte o música? O, ¿y si ese día hay una maestra sustituta que desconoce las necesidades de mi hijo? También me pregunto:

  • ¿Cómo lo preparo para la peor situación sin asustarlo más?

  • ¿Qué necesita hacer la escuela para asegurarse de que niños como Benjamín estén protegidos en este tipo de emergencias?

  • ¿Existen otras adaptaciones que necesitemos considerar, como reunirse con el consejero escolar después de un simulacro de encierro?

Hasta ahora, solo he compartido mis inquietudes con mi esposo. Pero cuando Benjamín llega a casa hablando de que participará en un simulacro de encierro, me doy cuenta de que es momento de hablar con él y con su equipo del IEP.

En una escala más amplia, hace que me dé cuenta de que es necesario que los padres de chicos con dificultades de aprendizaje y de atención tengan esas conversaciones con sus distritos escolares. Contar con planes para ayudar a que los niños que tienen problemas para seguir instrucciones, o que tienen dificultades del procesamiento sensorial u otras discapacidades, es algo que todos los distritos deberían considerar.

¿Y en cuanto al factor miedo? Quizá podemos encontrar maneras de abordar la ansiedad que la mayoría de los chicos experimentan en los simulacros de emergencia. Pero cuando se trata de nuestra ansiedad de padres, no creo que exista una respuesta sencilla.

Converse con otros padres para desahogarse e intercambiar ideas sobre los simulacros de encierro en la escuela de su hijo. Si a usted le preocupa que su hijo esté teniendo problemas de ansiedad, vea estas listas de señales en niños mayores y niños pequeños, y hable con el médico de su hijo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

TDAH

IEP

adaptaciones

Comparta Una decisión difícil: ¿Debería mi hijo tener adaptaciones para los simulacros de encierro?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Una decisión difícil: ¿Debería mi hijo tener adaptaciones para los simulacros de encierro?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom