Ir a contenido

TDAH y depresión

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • Los niños con TDAH tienen más riesgo de tener depresión.

  • Las señales de la depresión y del TDAH pueden lucir similares.

  • La depresión puede ser erróneamente diagnosticada como TDAH, y es posible tener ambas.

Si cree que su hijo que tiene TDAH (también conocido como TDA) está deprimido, usted no es el único. Según un estudio a largo plazo, cerca del 40% de los niños con TDAH tienen depresión en algún momento de sus vidas.

Esto es lo que necesita saber sobre el TDAH y la depresión, y cómo puede ayudar a su hijo.

La relación entre el TDAH y la depresión

El TDAH puede causar muchas problemas en los niños, los cuales a su vez pueden causar depresión. Los problemas de conducta y académicos pueden afectar la autoestima de los niños. También el TDAH puede afectarlos socialmente. Los compañeros de clase podrían burlarse de ellos o excluirlos, haciéndolos sentir aislados o desesperanzados.

Además, algunos niños con TDAH podrían estar “predispuestos” a la depresión. Algunas diferencias en la química de sus cerebros pueden causar que sean más propensos a sentirse deprimidos.

Los investigadores están averiguando si existe un tipo de TDAH que esté más asociado con la depresión. También están estudiando adultos con depresión que no responden a los antidepresivos, y los resultados sugieren que en algunos casos podrían tener TDAH.

Señales de depresión en niños con TDAH

La depresión en niños con TDAH puede lucir como la depresión en cualquier joven. Los síntomas podrían incluir:

  • Sentirse muy abatido, triste, desanimado.

  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas.

  • Alejarse de los amigos.

  • Cambios en los patrones de sueño y de alimentación.

  • Reprobar las asignaturas.

  • No hacer la tarea o no asistir a la escuela.

  • Hablar de no tener esperanzas, sentirse inútil o con ideas suicidas.

La depresión también puede amplificar comportamientos asociados con el TDAH. Por ejemplo, niños con TDAH que están deprimidos pueden:

  • Portarse mal más a menudo. Pueden ser inusualmente alborotados en clase. Pueden romper cosas, golpear personas. También es común la irritabilidad, ser bruscos con las personas o enfurecerse por cosas insignificantes.

  • Parecer muy distraídos o “desconectados”. Puede que estén más distraídos por su desánimo o por lo que están pensando.

  • Sentirse extremadamente abrumados o ser desorganizados. El TDAH ya de por sí dificulta estar al día. Cuando los niños con TDAH están deprimidos, la vida puede parecerles totalmente incontrolable y desalentadora.

  • Decir que quieren dejar de tomar sus medicamentos. Algunos niños atribuyen erróneamente su desánimo a la medicación del TDAH. Incluso puede que dejen de tomarla sin decírselo a nadie, creyendo que se sentirán mejor.

  • Automedicarse. Los preadolescentes o adolescentes con TDAH que se sienten deprimidos pueden intentar mejorar su estado de ánimo usando drogas o alcohol.

Por qué la depresión puede ser erróneamente diagnosticada como TDAH

Hay mucha coincidencia entre el TDAH y la depresión, pero no todos los niños tienen ambas. En ocasiones la depresión puede diagnosticarse incorrectamente como TDAH y viceversa, ya que ambas pueden parecerse de manera superficial. Estas son algunas formas en las que podría actuar un niño que tenga alguna de estas condiciones, pero por razones diferentes:

  • Pérdida de motivación. Los niños con TDAH podrían pensar que sus esfuerzos no hacen ninguna diferencia y se dan por vencidos. Los niños deprimidos que se sienten desesperanzados puede que no hagan sus deberes porque les parece que no tiene sentido.

  • Dificultad para estar al día con los deberes escolares. Los niños con TDAH puede que no se concentren en la escuela y no aprendan. Los estudiantes deprimidos puede que se distraigan con pensamientos negativos o por la falta de sueño y no sean capaces de prestar atención.

  • Muy baja autoestima. Los niños con TDAH puede que no tengan una buena opinión de sí mismos porque no pueden estar al mismo nivel que los otros estudiantes, sin importar lo que se esfuercen. Los niños que están deprimidos puede que se sientan inútiles sin razón aparente.

  • Resistencia a ir a la escuela. Los niños con TDAH podrían temer ir a clase porque saben que tendrán que hacer cosas que son difíciles para ellos. Los niños deprimidos puede que no tengan la fuerza emocional para enfrentar la jornada escolar.

Los niños que están deprimidos se sienten desesperados y sin esperanzas. Suelen tener poca energía y no les interesa socializar. Un estado de ánimo negativo puede persistir durante semanas e incluso meses.

Los niños que tienen TDAH pero no están deprimidos tienden a frustrarse e incluso irritarse por los retos que enfrentan. Puede que tengan dificultad para llevarse bien con sus compañeros, pero quieren socializar.

Si su hijo está deprimido y cree que el TDAH podría ser la causa, estos son los pasos que puede seguir para averiguarlo.

TDAH y suicidio

Muchos adolescentes tienen ideas suicidas, pero es inusual que las pongan en práctica. No obstante, las familias de niños deprimidos que tienen TDAH tienen que estar especialmente atentos.

Esto es debido a que los niños con TDAH son más impulsivos que los que no tienen TDAH. Es más probable que actúen “en el momento” cuando se sienten deprimidos o desesperanzados. Puede que no sean capaces de ver la situación en su totalidad.

Un estudio de 2010 reportó que los adolescentes que fueron diagnosticados con TDAH a temprana edad tenían el doble de probabilidad de tener un intento suicida que los que no tenían TDAH. Por eso es importante considerar seriamente cualquier comentario sobre desesperanza, desánimo o suicidio y buscar ayuda profesional de inmediato.

Si le preocupa que su hijo pueda estar pensando en hacerse daño, no le deje solo. Llame a la Red Nacional de Prevención del Suicidio al 888-628-9454 para ser atendido en español (National Suicide Prevention Lifeline, 800-273-8255), al médico de su hijo o a un especialista en salud mental.

Medicación para el TDAH y la depresión

Si su hijo que tiene TDAH es diagnosticado con depresión, los medicamentos antidepresivos podrían ayudarlo. Consulte con psiquiatra infantil.

Un psiquiatra sabrá cuál antidepresivo es el apropiado para un niño con TDAH. Si su hijo está tomando medicación para el TDAH, un psiquiatra estará mejor preparado para coordinar y seleccionar sus medicamentos.

Muchas personas toman medicamentos para el TDAH y antidepresivos. Esto puede hacerse de manera segura y efectiva con el método adecuado. Los medicamentos antidepresivos funcionan mejor cuando se combinan con terapia psicológica.

Cómo puede ayudar

Si sospecha que su hijo con TDAH tiene depresión, hay mucho que usted puede hacer para ayudarlo:

Preste atención a los cambios de humor y comportamiento de su hijo. Esté atento a cambios en los patrones de alimentación y de sueño. Tome notas de lo que observa. Sus anotaciones pueden ayudar a que usted y el médico de su hijo determinen si los cambios en el apetito se deben a los medicamentos del TDAH o a la depresión.

Hable con los maestros de su hijo. Elllos opinan que su hijo ha estado:

  • ¿Más distraído o se porta mal con más frecuencia que lo usual?

  • ¿Triste o cansado todo el tiempo?

  • ¿Aislado y no interactúa con sus compañeros?

  • ¿Saliendo mal en los exámenes?

Este tipo de comentarios son razones suficientes para solicitar una reunión con el maestro de recursos de su hijo o con el psicólogo escolar.

Busque ayuda. Hable con pediatra de su hijo y con el psicólogo de la escuela. Las investigaciones sugieren que la terapia cognitivo-conductual, un tipo de terapia psicológica enfocada en el logro de objetivos y la solución de problemas, puede ayudar a los niños con TDAH.

Esté atento a señales de ansiedad. A menudo la depresión va acompañada de ansiedad, así que también busque señales de ansiedad. Los medicamentos y la terapia psicológica también pueden ayudar con la ansiedad.

Salgan juntos. Cuando alguien se siente muy desanimado, puede que le sea difícil salir de la cama o del sillón. Dediquen tiempo a cosas que no tengan que ver con labores domésticas o la tarea escolar. Proponga dar un paseo, almorzar juntos o ir al cine.

Con el cuidado y apoyo apropiado, los niños con TDAH y depresión pueden manejar estas condiciones y salir adelante. Cuidar a un niño que tiene varias condiciones puede ser estresante, así que no olvide cuidarse usted también. Encontrar una comunidad en línea o unirse a un grupo de apoyo en su vecindario puede ser de mucha ayuda.

Puntos clave

  • Hay expertos que piensan que algunos niños con TDAH podrían estar “predispuestos” a tener depresión.

  • Los niños con TDAH que están deprimidos pueden portarse mal más a menudo o parecer “desconectados”

  • Hay muchas maneras de ayudar a los niños que tienen TDAH, depresión o ambas condiciones.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta TDAH y depresión

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta TDAH y depresión

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom