Ir a contenido

El TDAH y alimentación

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • No se ha demostrado que existan dietas especiales que “curen” el TDAH o reduzcan sus síntomas.

  • No existen evidencias de que eliminar ciertos alimentos tenga un impacto directo en los síntomas del TDAH.

  • Todos los niños se benefician de reducir la cantidad de azúcar que ingieren en alimentos y bebidas.

Temas relacionados

Durante años los padres se han preguntado si hay dietas para el TDAH, o si sus hijos con TDAH deberían evitar ciertos alimentos. Los investigadores han estado estudiando el tema durante décadas.

Pero la pregunta de si cambios en la dieta, como reducir la ingesta de azúcar o añadir suplementos puede beneficiar a los niños con TDAH, sigue sin aclararse. A continuación, lo que se sabe acerca de la relación entre el TDAH y la dieta.

Complementar la dieta de su hijo

Qué podría escuchar: Algunas personas afirman que los chicos con TDAH tienen bajos niveles de vitaminas y minerales en la sangre. Así que la teoría es que suministrándoles ciertas vitaminas se puede reducir los síntomas del TDAH. También se afirma que los suplementos herbales son una alternativa más segura y “natural” que la medicación para el TDAH tradicional.

La realidad: No existen evidencias de que los niños con TDAH carezcan de ciertas vitaminas y minerales en su sangre. Si un niño tiene deficiencias, los suplementos pueden corregir ese problema. Pero la investigación no demuestra que eso afectará sus síntomas del TDAH. Tampoco existe evidencia sólida que demuestre que los suplementos herbales pueden tratar el TDAH. El tratamiento más efectivo para el TDAH sigue siendo los medicamentos recetados por el médico.

Al mismo tiempo, los estudios de investigación han demostrado que algunos niños con TDAH tienen bajos niveles de ácidos grasos omega. Estos ácidos grasos pueden mejorar el funcionamiento del cerebro. Cuando a los participantes del estudio se le dieron suplementos omega (como aceite de pescado) se registró una pequeña mejoría de sus síntomas.

Qué tener en cuenta: No todos los niños con TDAH tienen deficiencias de ácidos grasos omega. Un suplemento puede ser “natural” pero eso no significa que sea “seguro”. Los suplementos herbales no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), y pueden tener efectos secundarios como cualquier otra sustancia. Los ácidos grasos omega pueden provocar malestar estomacal y un efecto anticoagulante, e inclusive reducir la efectividad del medicamento para el TDAH. 

Para saber si su hijo tiene alguna de estas deficiencias, hable con el pediatra. Un examen de sangre puede determinarlo.

Obtenga más información acerca de los  suplementos y el TDAH.

Eliminar el azúcar y otros alimentos

Qué podría escuchar: Algunas personas afirman que los niños con TDAH deberían evitar ciertos alimentos. Por ejemplo, podría escuchar que los colorantes químicos de alimentos, los aditivos alimentarios y el azúcar pueden causar hiperactividad. O que el gluten puede causar una disminución de la concentración en niños con TDAH. La idea es que eliminando los alimentos que contienen esos ingredientes se puede reducir los síntomas del TDAH.

La realidad: No existe evidencia que apoye la idea de que al eliminar ciertos alimentos se reduzcan los síntomas del TDAH. Sin embargo, existe una conexión entre las reacciones alimentarias y el TDAH.

Los niños con TDAH son más propensos a ser sensibles o alérgicos a alimentos específicos. Cuando consumen esos alimentos, a menudo tienen reacciones negativas como cansancio, picazón, náuseas o ansiedad. Eso a su vez puede dificultarles que se concentren o controlen sus emociones más que de costumbre.

Temas relacionados

Eliminar esos alimentos puede causar que se sientan mejor físicamente, y que sus síntomas de TDAH parezcan menos severos. Pero no significa que al eliminar esos alimentos disminuyan los síntomas del TDAH.

Todos los niños y adultos se benefician de reducir la cantidad de azúcar que consumen en comidas y bebidas. Pero los niños con TDAH además, tienen más riesgo de ser obesos en la adultez y por lo tanto de desarrollar diabetes tipo II. Evitar alimentos y bebidas azucaradas los ayudará a mantener un peso saludable y reducir ese riesgo.

También es sensato que los chicos con TDAH eviten la cafeína. Puede que a corto plazo mejore la concentración, pero dejar de consumirla puede ocasionar irritabilidad.

Qué tener en cuenta: Las alergias alimentarias son diferentes a las sensibilidades alimentarias. Las alergias desencadenan una reacción inmune que puede provocar hinchazón, picazón, dificultad para respirar y en algunos casos, hasta la muerte. Los médicos tienen pruebas muy confiables para las alergias alimenticias.

Las sensibilidades alimenticias son menos severas. Pueden causar una gran variedad de síntomas, incluyendo dolor de estómago y de cabeza. Si su hijo tiene reacciones negativas a ciertos alimentos es importante decírselo a su médico.

Seguir dietas especiales para el “TDAH”

Qué podría escuchar: Algunas personas dicen que hay dietas especiales que pueden disminuir los síntomas e inclusive “curar”el TDHA.

La realidad: Varias dietas afirman que ayudan a los niños con TDAH, pero existe poca evidencia que lo apoye. Una de las más estudiadas ha sido la dieta Feinberg. Esta dieta elimina ciertos alimentos y aditivos como los colorantes artificiales, los edulcorantes y algunos preservativos.

La evidencia de que esta dieta mejora la atención y la conducta es limitada. Pero un estudio reciente demostró que la dieta solo tiene un efecto en los chicos con TDAH que tienen alergias o sensibilidades alimentarias.

Qué tener en cuenta: En general, la mejor dieta para los niños con TDAH es la dieta que es mejor para todos. Una que sea balanceada y siga las  recomendaciones alimentarias de USDA. Una dieta saludable incluye: mucha verdura y fruta; legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles, etc.); semillas y nueces (almendras, nueces, semillas de ajonjolí, etc.); granos enteros (avena, mijo, cebada, etc.); proteínas de aves bajas en grasa (pollo, pavo); pescados rico en ácidos grasos omega (salmón, bacalao, sardinas); lácteos (huevos, quesos blancos, leche), y grasas insaturadas saludables (grasas de origen vegetal como las presentes en el aguacate, aceite de oliva, aceite de girasol, entre otras). La dieta limita las grasas saturadas no saludables (carnes rojas, de cerdo, embutidos) y las grasas trans (presentes en alimentos procesados, lea las etiquetas que enlistan los ingredientes), los carbohidratos rápidamente digeribles y poco valor nutritivo (arroz blanco, pan blanco, refrescos, jugos procesados, dulces), y la comida rápida y muy procesada.

La mayoría de los expertos están de acuerdo con que la medicación para el TDAH es el tratamiento más efectivo para muchos. No obstante, hay otras cosas que podrían ayudar a su hijo sin que representen un riesgo para él. Obtenga más información acerca de  tratamientos alternativos para el TDAH, incluyendo el  ejercicio físico y la meditación conocida como  conciencia o atención plena.

Understood no está afiliado a ninguna compañía farmacéutica.

Puntos clave

  • Los ácidos grasos omega pueden mejorar la función cerebral y disminuir ligeramente los síntomas del TDAH en algunos chicos.

  • Eliminar los alimentos a los que los chicos son sensibles puede ayudarlos a sentirse y funcionar mejor.

  • Los chicos con TDAH no tienen deficiencias en vitaminas o nutrientes.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta El TDAH y alimentación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta El TDAH y alimentación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom