Ir a contenido

TDAH y remordimiento

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • Muchos niños con TDAH se sienten muy mal cuando sus acciones provocan descontento en otros.

  • Los niños con TDAH suelen tener dificultad para controlar sus emociones.

  • Existen maneras en que usted puede ayudar a su hijo a manejar el sentimiento de remordimiento.

Muchos niños con TDAH tienen comportamientos que les causan problemas. Por ejemplo, podrían mentir o tener crisis de enojo. Algunas veces, esas conductas o palabras pueden herir los sentimientos de otros. Cuando esto ocurre, el efecto puede ser prolongado, no solo para la persona que se siente lastimada, sino también para el niño que tiene TDAH.

Algunas personas pueden pensar que los niños con TDAH no sienten remordimiento por algo que han dicho o hecho. Sin embargo, aunque pudiera no parecerlo, muchos de ellos se sienten mal cuando hieren a alguien, incluso más que los otros niños. A menudo tienen dificultad para controlar las emociones, y es por eso que el remordimiento puede ser profundo y tener un impacto inesperado en su autoestima.

A continuación, lo que usted necesita saber acerca del TDAH y el remordimiento, y cómo puede ayudar a su hijo a controlar esos sentimientos.

La diferencia entre el remordimiento y el arrepentimiento

Para entender la relación entre el TDAH y el remordimiento, es importante comprender la diferencia entre el remordimiento y el arrepentimiento.

Arrepentirse es cuando las personas desean no haber actuado de cierta manera o haber dicho cosas hirientes. Esto por lo general ocurre porque sus actos tuvieron una consecuencia que los hizo sentir mal. Por ejemplo, puede ser que su comportamiento los haya metido en problemas.

Por otro lado, el remordimiento es sentirse mal por haber causado malestar a otra persona. Es sentir empatía por los otros y culpa por provocarles dolor.

Nota: Este video de Youtube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles” y haga clic en la opción “Spanish”. Asegúrese de que la función “CC” esté activa.

Los estallidos de furia, mentir y el mal humor son comunes cuando se tiene TDAH. Sin embargo, en su mayoría se deben a la falta de control y no a la desconsideración o la falta de empatía. De hecho, algunos niños con TDAH son muy sensibles a los sentimientos de los demás.

Imagine esta situación: Es hora de cenar, pero su hijo con TDAH que está en primaria no quiere dejar de jugar con sus amigos o ser el único que debe marcharse. Solo piensa en lo mucho que se divertirán sus amigos sin él presente. Se enoja y grita: “¡Tú siempre echas a perder todo! ¡Ojalá no fueras mi madre!”.

En realidad su hijo realmente no piensa ni siente eso. Una vez que recupera el control y se da cuenta de lo que dijo, se siente muy mal e incluso con más remordimientos que la mayoría de los niños. Hasta podría pensar que es una mala persona.

Cómo las dificultades del funcionamiento ejecutivo pueden conducir al remordimiento

A menudo los niños con TDAH tienen problemas de autorregulación y otros problemas con la función ejecutiva. Pueden decir cosas impulsivamente sin pensar si lastimarán los sentimientos de alguien. Cuando su impulsividad hiere a otros, con frecuencia se sienten mal porque su intención no era lastimar a nadie.

Existen otros aspectos de las dificultades del funcionamiento ejecutivo que pueden resultar en que los niños actúen de maneras que les causan remordimiento, los que incluyen:

  • Problemas para relacionar el “ahora” con el futuro.

  • Dificultad para anticipar las consecuencias de sus actos.

  • Entender cómo fue que llegaron a lastimar los sentimientos de otros.

  • Saber cómo detenerse antes de actuar o hablar,

Dificultad para disculparse

Los niños con TDAH tienen la tendencia a quedarse atascados en las situaciones. En lugar de disculparse de inmediato, pueden dedicar mucho tiempo a tratar de encontrar la manera de hacerlo correctamente. Podrían cegarse frente a lo que han hecho, y pensar una y otra vez qué podrían haber hecho diferente o mejor.

O podrían mentir para intentar escabullirse de la situación. Mentir elimina la presión de tener que disculparse, lo que puede ser particularmente difícil para los niños que tienen ansiedad social.

Todo esto puede conducir a que los niños no solo sientan remordimiento, sino que también se sientan mal con ellos mismos. Algunos pueden incluso pensar que es “otra cosa más” del TDAH que los hace diferentes o no ser “suficientemente buenos”.

Cómo ayudar a su hijo a superar el remordimiento

Dado que los niños con TDAH generalmente tienen problemas para controlar sus emociones, el sentimiento de remordimiento puede ser más intenso que en otros. Ese sentimiento de “recriminarse” por lo que han hecho puede también durar más tiempo que en niños que no tienen TDAH. Pero existen maneras en que usted puede ayudar.

  • Recuérdele que lo ama. Los niños necesitan saber que, incluso cuando se equivocan y ambos estén molestos, su familia los sigue amando. Usted también puede decir algo como: “No me gusta cómo te comportaste, pero siempre te amaré. Y sé que aunque dijiste algo doloroso, tú me sigues amando también”. Explíquele que está bien sentir con tanta intensidad, pero que es importante saber expresar los sentimientos.

  • Ayude a poner las cosas en perspectiva. Los niños con TDAH a menudo tienen dificultad para cambiar de perspectiva de una situación a otra. Usted puede decir cosas como: “Heriste mis sentimientos, pero lo importante es encontrar maneras de que no vuelva a ocurrir”.

  • Remueva la culpa. No justifique lo que su hijo hizo, pero hágale saber que usted entiende que se sienta mal por ello. Podría decirle: “Parece que te sientes mal. Todos hacemos cosas que luego no nos hacen sentir bien. Busquemos la manera de que expreses que lo lamentas”.

  • Enseñe a su hijo a disculparse. Disculparse es diferente a decir: “Lo siento”. Implica reflexionar sobre sus actos, hacerse responsable por ellos e idear un plan para actuar de manera diferente la próxima vez. Vea un video y descargue una “hoja informativa” sobre cómo usar el método S-O-R-R-Y para ofrecer disculpas sinceras.

  • Establezca reglas de comportamiento en casa. Asegúrese de que su hijo sepa cuáles son las reglas de la casa. Por ejemplo, deje claro que están prohibidos los insultos y golpear. Informe a su hijo con anticipación cuáles son las consecuencias de no cumplir estas reglas.

  • Respete las mismas reglas. Es importante que los adultos también cumplan las reglas de la casa. Cuando los hijos ven que los padres se gritan o se insultan, aprenden que es una manera permitida de manejar el estrés, o que existen excepciones a las reglas.

Usted también puede aprender acerca de la relación entre el TDAH y otros comportamientos y emociones, como:

El patrón de hacer cosas “malas” y después sentirse una “mala” persona puede afectar negativamente a su hijo, lo que disminuye la autoestima y la motivación de seguir intentándolo. Conocer los desafíos que conlleva tener TDAH le permite a usted ayudar a su hijo a evitar las situaciones negativas y controlar los sentimientos de remordimiento.

Puntos clave

  • Los niños con TDAH suelen tener una gran empatía por los otros.

  • Las dificultades causadas por el TDAH pueden hacer que disculparse sea particularmente difícil para ellos.

  • Poner la situación en perspectiva puede ayudarlo a superar los sentimientos de culpa y seguir adelante.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta TDAH y remordimiento

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta TDAH y remordimiento

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom