Ir a contenido

Retos en Halloween para niños con dificultades del procesamiento sensorial, y cómo ayudar

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • Algunas actividades y sensaciones de Halloween que otros niños disfrutan pueden ser un reto para los chicos que tienen dificultades del procesamiento sensorial.

  • Los disfraces, las multitudes, así como los espectáculos y olores desconocidos pueden ser detonantes.

  • Con un poco de preparación, usted puede ayudar a que Halloween sea más fácil y divertido para su hijo con dificultades del procesamiento sensorial.

Halloween puede ser complicado para los niños con dificultades del procesamiento sensorial. Desde los disfraces incómodos hasta los ruidos inesperados y la música aterradora, ¡los detonantes pueden estar escondidos en lugares insospechados! Sin embargo, con un poco de planificación y creatividad usted puede evitar muchos problemas potenciales y lograr que su hijo se divierta.

Estos son algunos retos comunes y cómo ayudar:

Sensaciones extrañas y desconocidas

Las decoraciones de telarañas y las máquinas de humo pueden molestar a los niños con sensibilidades táctiles. Y estar cerca de calabazas que han sido vaciadas puede ser difícil para quienes son sensibles a los olores y las texturas. Pero existen maneras de manejar esas dificultades.

Considere llevar a su hijo a la sección de Halloween de una tienda grande. Allí puede presionar botones para acostumbrarse a los ruidos y a las luces siniestras. También puede tocar y experimentar diferentes decoraciones para decidir cuáles quiere evitar durante las festividades y cuando salga a pedir golosinas (trick-or-treating).

Si a su hijo no le gusta el olor o la textura babosa del interior de las calabazas, haga otra cosa en lugar de tallarlas y transformarlas en lámparas. Puede pintar o usar marcadores permanentes y calcomanías para decorar las calabazas.

Los disfraces

Cuando se trata de los disfraces, hay que tener en cuenta otras cosas además de cuál disfraz quiere su hijo. Es importante considerar la textura del disfraz de Halloween, si es ajustado y también si huele. Si el disfraz es apretado, raspa, se resbala o tiene un olor intenso, puede ser molesto para un niño con dificultades sensoriales.

Estas son algunas maneras de hacer que llevar disfraces sea más sencillo.

  • Permita que su hijo toque los disfraces en la tienda. Es mejor saber si la tela es rígida o demasiado áspera antes de comprarlo.

  • Lave los disfraces nuevos varias veces antes de que su hijo lo use, para suavizar la tela.

  • Evite las máscaras o pintar el rostro de su hijo si es sensible a los olores y texturas.

  • Si su hijo es sensible a los ruidos, el sonido de su respiración dentro de la máscara puede que sea un problema. Si él quiere usar una máscara, haga que la use fuera de la tienda durante varios minutos antes de comprarla.

  • Anime a su hijo a que practique usar el disfraz por periodos de tiempo cada vez más largos en los días previos a la fiesta o al reparto de golosinas (trick-or-treating).

  • Haga que su hijo utilice ropa cómoda o pijamas debajo del disfraz. Esto puede ayudarlo a que se sienta más cómodo. O a quitarse el disfraz si le resulta demasiado incómodo.

No ignore las ideas simples de disfraces. Una toalla suave puede convertirse en una capa excelente. Si su hijo es sensible al ruido, sus audífonos con cancelación de ruido son el elemento perfecto para un disfraz de trabajador de la construcción o de controlador de tráfico aéreo. Incluso puede pegar unas orejas a su sudadera favorita y una cola a un pantalón de deporte, transformando a su hijo en un gato, un perro, un conejo o algún otro animal.

Pedir golosinas (trick-or-treating)

Pedir golosinas también puede ser difícil para los niños con dificultades del procesamiento sensorial. Los grupos de niños haciendo ruido y las luces intermitentes pueden generar crisis emocionales.

Puede que usted quiera usar una contraseña o una señal si su hijo se siente abrumado. Decidan quién la usará. ¿La puede usar usted si cree que su hijo necesita un descanso? ¿O solamente la puede utilizar él? También discuta qué se hará cuando se emplee la señal. ¿Volverán a casa o sólo tomarán un descanso?

Además, pedir golosinas tiende a contradecir las reglas de seguridad a seguir con desconocidos. Esto puede ser confuso para los niños que piensan y aprenden de manera diferente, quienes pueden tener problemas con las reglas sociales (eso es especialmente probable en niños que también tienen ).

Ayude a su hijo a entender que las reglas siguen siendo las mismas aunque sea Halloween. Una manera de hacerlo es visitar solamente los hogares de parientes y amigos.

Estas son algunas otras maneras de manejar situaciones problemáticas al pedir golosinas:

  • Determinar y practicar la ruta con su hijo para que la conozca con anticipación y le resulte familiar.

  • Salir al atardecer o antes de que las calles estén demasiado oscuras y llenas de personas.

  • Llevar consigo una linterna.

  • Llevar a su hijo pequeño en un carrito o permitir que su hijo mayor monte su bicicleta para evitar que otros niños se amontonen a su alrededor o lo empujen.

Y recuerde, si pedir golosinas se vuelve demasiado abrumador para su hijo, puede llevarlo a casa para que entregue golosinas a otros niños (y que también coma algunas).

Crear nuevas tradiciones de Halloween

Si su hijo no se siente cómodo con las tradiciones usuales de Halloween, considere crear nuevas. Podría organizar un maratón familiar de Monopolio, ver juntos especiales de Halloween (que no asusten mucho) o ir a cenar a su restaurante favorito.

Quizás su hijo quiera invitar a algunos amigos a participar en un concurso de disfraces antes de que salgan a pedir golosinas. O invitarlos después a la casa para intercambiar golosinas. Incluso usted puede organizar un desfile de disfraces por la tarde en el vecindario.

Las escenas, los sonidos y las tradiciones de Halloween pueden ser un reto para los niños con dificultades del procesamiento sensorial. Puede ser tentador evitar del todo los disfraces y el reparto de golosinas. Pero, al discutirlo y resolver preocupaciones comunes, usted puede ayudar a que Halloween sea menos aterrador y más divertido para su hijo.

Lea más consejos sobre cómo ayudar a los niños con dificultades del procesamiento sensorial a manejar desencadenantes comunes.

Puntos clave

  • Es importante tratar de encontrar maneras de ayudar a su hijo con dificultades del procesamiento sensorial a disfrutar Halloween, en lugar de evitarlo.

  • Pedir golosinas puede ser más sencillo para su hijo si sabe qué pasará, y que puede regresar a casa cuando lo necesite.

  • Para algunos niños con dificultades del procesamiento sensorial, disfrutar Halloween puede requerir crear nuevas tradiciones familiares.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

TDAH

Comparta Retos en Halloween para niños con dificultades del procesamiento sensorial, y cómo ayudar

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Retos en Halloween para niños con dificultades del procesamiento sensorial, y cómo ayudar

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom