Ir a contenido

Cómo hacer un kit sensorial de viaje para su hijo

Por Amanda Morin

Temas relacionados

¿Alguna vez su hijo ha tenido una crisis sensorial en una tienda o en un aeropuerto? ¿Le preocupa manejar la sobrecarga sensorial mientras se encuentra con su hijo en un concierto de la escuela o visitando amigos o parientes?

Incluso, aunque usted haya encontrado herramientas y estrategias que ayuden a su hijo con la autoregulación, la sobrecarga sensorial puede ser más difícil de controlar cuando se traslada de un lugar a otro. Es aquí cuando un kit sensorial de viaje puede ayudar.

Un kit sensorial de viaje contiene herramientas para tranquilizar a su hijo cuando se siente abrumado. A continuación encontrará tres tipos diferentes de kits de viaje que usted puede hacer. Dependiendo de hacia dónde va o por cuánto tiempo se irá, es posible que quiera hacer más de uno de estos kits.

Kit sensorial para un paseo rápido

Cuando usted va a un centro comercial o a un evento escolar, solo se va por un corto periodo de tiempo. Además, puede salirse en cualquier momento, si lo requiere. En este caso, puede tener más sentido llevar en su cartera, bolso o bolsillo del abrigo un pequeño kit de regulación sensorial, en lugar de cargar una enorme bolsa de herramientas sensoriales.

Un estuche de maquillaje enrollable puede funcionar fácilmente para este propósito. Cuenta con secciones, por lo que usted puede mantener las herramientas sensoriales separadas unas de otras. Y es lo suficientemente compacta para guardarla.

Considere agregar algunos de los siguientes objetos:

  • Auriculares, audífonos plegables o tapones de oído para ayudar a que el ruido sea menos abrumador

  • Notas adhesivas para colocarlas sobre los sensores automáticos del WC y secadores de manos

  • Una botella pequeña de crema para manos para calmar la necesidad de contacto de su hijo

  • “Aromatizantes” (por ejemplo, bálsamo o humectante labial perfumado)

  • Un pequeño fidget o una pelota para el estrés

  • Silly Putty o Wikki Stick

  • Herramientas sensoriales orales como goma de mascar, Chewelry o refrigerios masticables o crujientes

Temas relacionados

Caja sensorial para mantener en el automóvil

Si usted pasa mucho tiempo conduciendo para llevar a los niños a diferentes lugares, quizás quiera traer en su automóvil un kit sensorial más grande y surtido.

Una caja de anzuelos o de manualidades con secciones y un asa es suficientemente resistente para soportar los baches en el camino. Además, les facilita a usted y su hijo la clasificación. Esta caja puede incluir los mismos objetos que usted pondría tener en un kit de viaje para un paseo rápido, junto con objetos más grandes que no quepan en un estuche de maquillaje. Estos objetos podrían ser:

  • Audífonos de reducción de ruido para disminuir el ruido del tránsito

  • Lentes de sol, un sombrero de ala ancha y/o cortinillas de coche para reducir la luz

  • Un temporizador para ayudar con las transiciones

  • Una pequeña almohadilla con peso, un animal de peluche o una almohada sensorial para brindar una presión tranquilizante.

  • Herramientas proprioceptivas como plastilina o masa para jugar

  • Una cuerda para saltar (para usar en las paradas de descanso o al llegar a su destino)

  • Botellas sensoriales tranquilizantes

  • Burbujas

  • Una armónica, un kazoo u otro instrumento musical pequeño

  • Libros

Mochila sensorial para las vacaciones

Viajar a nuevos lugares o visitar a la familia puede ser emocionante. También puede ser estresante para los niños que buscan o evitan la estimulación sensorial. Puede ayudar contar con una mochila sensorial al alcance, en el automóvil, tren o avión. De esta manera, su hijo tendrá cerca herramientas sensoriales mientras usted conduce o está ocupado.

También puede incluir en la mochila cosas que le serán útiles mientras está lejos. Estos podrían ser elementos que su hijo utilice como parte de su dieta sensorial diaria. Podría empacar:

  • Artículos de tocador que le sean familiares, como champú, jabón y pasta de dientes (para que su hijo pueda contar con los olores y sabores a los que está acostumbrado)

  • Un paño y una toalla con una textura que usted sabe que su hijo tolerará

  • Una muda de ropa

  • Actividades de motricidad fina y visomotoras, como libros para colorear con marcadores aromatizados, Etch a Sketch del tamaño del viaje o una pelota blanda o con textura

  • Un chaleco o cobija con peso para brindarle presión tranquilizante (consulte primero con el terapeuta ocupacional de su hijo)

  • La música favorita de su hijo en un dispositivo móvil

  • Refrigerios masticables o crujientes (como botanas de frutas o pretzels)

  • Pajillas o una botella de agua con un pajilla/boquilla

Un kit sensorial de viaje es solo una manera de ayudar a su hijo a manejar la sobrecarga sensorial. Existen muchas otras estrategias que usted puede probar. Conozca formas de manejar las crisis y dominar las rabietas. También podría interesarle leer sobre la crisis sensorial de una mamá y cómo la ayudó a entender lo que su hijo experimenta.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta Cómo hacer un kit sensorial de viaje para su hijo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Cómo hacer un kit sensorial de viaje para su hijo

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom