Ir a contenido

Creo que mi hijo tiene dificultades del procesamiento sensorial. ¿Ahora qué?

Por Amanda Morin

Si usted ha notado que desde hace un tiempo su hijo está teniendo dificultades con cosas como luces brillantes, sonidos y olores fuertes, puede que le preocupe que no sea algo pasajero. Incluso podría preguntarse si podría tener dificultades del procesamiento sensorial.

Los niños con este tipo de dificultades tienen problemas para manejar la información que captan con sus sentidos. Podrían buscar lugares tranquilos o tener una crisis porque hay demasiados estímulos sensoriales que procesar.

Es preocupante ver a su hijo tener este tipo de dificultades, pero hay maneras de ayudar. Estos son seis pasos a seguir si usted cree que su hijo tiene dificultades del procesamiento sensorial.

1. Infórmese sobre las dificultades del procesamiento sensorial, incluidos los mitos

Los niños responden a los estímulos sensoriales de diferentes maneras, dependiendo del tipo de estímulo y del tipo de desafíos sensoriales que tengan.

Los niños no siempre evitan el estímulo sensorial. A veces lo buscan.

Además, hay muchos mitos en torno a los desafíos sensoriales. Algunos creen erróneamente que no son reales, o que los niños son intolerantes. Obtenga información básica sobre las dificultades del procesamiento sensorial.

2. Descubra qué desencadena el comportamiento de su hijo

Averigüe qué desencadena que su hijo se sienta agobiado. ¿Es siempre el mismo sonido? ¿Empeora en ciertos momentos del día o en determinadas situaciones?

Detectar patrones proporciona información valiosa para compartir con las personas a las que usted recurre para pedir información o consejo. Eso incluye al maestro y proveedor de servicios médicos de su hijo. También le permite encontrar las mejores estrategias para ayudarlo.

3. Averigüe qué está sucediendo en la escuela

Usted ve lo que ocurre en su casa. ¿Está sucediendo lo mismo en la escuela? Pregúntele al maestro de su hijo. Puede enviarle un email, llamarlo, o programar una cita para hablar en persona. Dígale lo que ha venido observando y hable sobre cómo colaborar para apoyar a su hijo.

4. Hable abiertamente sobre los desafíos

Revelar que su hijo tiene dificultades puede ser incómodo, pero al hacerlo podría encontrar familias con experiencias similares a la suya que le proporcionen recomendaciones y recursos valiosos. También puede descubrir que son una fuente de apoyo para usted y para su hijo.

5. Hágale saber que no es el único y que se puede manejar

Cuando los niños tienen desafíos sensoriales, pueden tener reacciones muy evidentes que causen que los demás reaccionen de forma negativa. Sentirse juzgado puede afectar la autoestima de su hijo. Hágale saber que los niños que tienen dificultades del procesamiento sensorial son tan inteligentes como los demás, que hay maneras de manejar los desafíos y que no es el único que los tiene.

El acoso escolar (bullying) puede ser un problema para los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Pregunte a su hijo si hay niños que le dicen o le hacen cosas desagradables.

6. Saber dónde buscar respuestas

Los maestros y proveedores de servicios médicos pueden ser de gran ayuda. Pueden sugerir estrategias para probar en casa, y recomendar qué hacer para averiguar qué está causando las dificultades sensoriales de su hijo. Una recomendación podría ser evaluar a su hijo. La escuela de su hijo puede hacerlo de manera gratuita.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

Comparta Creo que mi hijo tiene dificultades del procesamiento sensorial. ¿Ahora qué?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Creo que mi hijo tiene dificultades del procesamiento sensorial. ¿Ahora qué?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom