Ir a contenido

Hacer del primer trabajo una buena experiencia para su adolescente

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • Hay pasos que usted puede seguir para que el primer trabajo de su hijo sea una experiencia positiva.

  • Ser honesto con las dificultades de aprendizaje y de atención puede ayudar a tener éxito en el trabajo.

  • Tener éxito en el primer trabajo puede conducir a ser exitoso en otras áreas.

Para los adolescentes con problemas de aprendizaje y de atención, una experiencia positiva en el primer trabajo puede llegar a ser muy significativa. El éxito en el trabajo puede proveer a su adolescente de un merecido descanso de los desafíos que enfrenta en la escuela, y por otro lado, aumentar su autoestima. Además, sin importar si es o no una posición de trabajo pago, o una posición voluntaria, esta nueva etapa ayudará a su adolescente a construir su hoja de vida qué será más atractiva, con la experiencia laboral, para sus futuros empleadores y universidades.

Usted y su adolescente pueden hacer una gran variedad de cosas para volver esa primera experiencia laboral una muy buena. Algunos pasos, como ayudar a que su adolescente se adapte al nuevo horario, puede ser hecho en su hogar. Los ajustes o que se refieren estrictamente al trabajo que su adolescente hará, tomará mucha más comunicación.

Puede ser muy tentador contactar al empleador directamente, para hablar acerca de su adolescente, pero trate de limitar su comunicación a circunstancias muy especiales, tales como si usted tiene una relación personal con el empleador de su niño o de su niña, o si el nivel de madurez que su adolescente tiene, le hace pensar que es necesario esa comunicación personal de su parte. Siempre es mucho mejor, que usted tenga la posición de ser el entrenador de su adolescente, y entrenarle a defender y a abogar por sus derechos en el trabajo.

Tenga en mente los siguientes puntos, cuando ayude a su adolescente a hacer su primer paso en el mundo laboral.

Encuentre lo que más le convenga.

Ayude a su niño o a su niña, a identificar trabajos que sean adecuados a sus intereses y ajustados a sus capacidades más fuertes. Por ejemplo, si su niño o su niña tienen un problema relacionado a las matemáticas, como , pero tienen capacidades sociales muy fuertes, desaliéntelos a que elijan trabajos donde tengan que utilizar cajas registradoras para pagos. En vez de eso, seguramente estos niños se sentirían mucho más cómodos en trabajos donde tengan que utilizar sus habilidades para la atención a los clientes.

También, considere quién podría ser su jefe. ¿Acaso, su adolescente encontró que la persona que le entrevistó fue intimidante u hostil? Si esto fuera así, usted puede pensar que ese jefe no podrá ser paciente o respaldar a su adolescente en el trabajo. (Pero recuerde también, que quizás la persona que le entrevistó podría no ser su supervisor directo).

Haga ajustes de las rutina, antes que comience el trabajo.

Si su adolescente tiene problemas de atención, tal como el , los cambios en las rutinas pueden ser complicados. Comience haciendo cambios en el hogar, una o dos semanas antes que el trabajo de su adolescente comience. Aliente a su niño o a su niña, a comenzar a irse a dormir más temprano y a levantarse temprano de la cama a la mañana, poniéndole el reloj despertador o el teléfono para que le despierte. Adapte las comidas y el tomar la medicina, si es necesario, de manera que funciones sin conflictos con sus nuevos horarios.

Asegúrese que su adolescente sepa qué es lo que se espera de su labor en su trabajo.

Es perfectamente razonable, que un adolescente solicite una lista escrita acerca de, en qué consistirá su trabajo. Si su adolescente tiene u otro problema que pueda hacer difícil la lectura, dígale que grabe la lista en su teléfono. Si su adolescente tiene dificultad en manejar tareas que implican varios pasos, podría pedir permiso para utilizar su teléfono para grabar un video, de cómo se hacen ciertos trabajos. Su adolescente podría tener esta información a mano durante las horas de trabajo, y observarlo si fuera necesario.

Considere ser abierto en cuanto a los problemas de aprendizaje y de atención.

Los adolescentes pueden llegar a ser muy sensibles y, tal vez reacios a dar a conocer esta información a un posible empleador. Dar a conocer información personal, también es una elección personal, y por supuesto, no es algo exigido. Pero sí, tiene beneficios. Y más importante que los beneficios, es que revelar esa información personal, trae consigo protecciones legales (como adaptaciones), que están estipuladas en el Acta de Americanos con Discapacidades.

Dígale a su adolescente que su empleador tiene la exigencia por ley, de mantener la información confidencial. Aliente a su adolescente a que hable con su empleador, sobre estrategias que podrían ayudarle a hacer su trabajo correctamente. Si su adolescente prefiere no revelar su información personal, todavía podría pedir adaptaciones. Por ejemplo, su adolescente puede pedir grabar las instrucciones en vez de tomar notas. También podría pedir trabajar en un lugar más tranquilo, si es que es sensible a los ruidos, o se distrae con facilidad.

Focalizarse en la preparación y puntualidad.

Si su adolescente tiene problemas del funcionamiento ejecutivo, dígale que utilice la alarma de su reloj o del teléfono para ser puntual en su trabajo. Esto puede ayudarle a recordarle, cuándo salir para el trabajo o cuándo es hora que vuelva de su descanso de almuerzo. Haga que su adolescente prepare la noche anterior la ropa que se pondrá para ir a trabajar, y que prepare también su mochila, con lo que sea que necesite llevar.

Recuerde a su adolescente que aunque su trabajo le permita utilizar ropa de todos los días, no debe llevar puesta ropa arrugada, sucia o rota, y que así podrá lograr una buena impresión a las otras personas con las que trabaja. Aconséjele que observe cómo otros empleados se visten, para tener una idea de su elección de ropa. Incluso podría preguntarle a su empleador por sugerencias de cómo vestir.

Practique en su hogar las habilidades sociales.

Ser capaz de trabajar con otros, es muy importante en cualquier trabajo. Si las habilidades sociales son problemáticas para su adolescente, hágaselas practicar en su casa utilizando las técnicas de cambio de roles. Por ejemplo, haga que su adolescente le pida a usted instrucciones. Luego, hágale practicar repitiéndoselas a usted, de modo de estar seguro de que las entendió correctamente. También practique los modales básicos, tales como decir buen día y desearle a alguien que tenga un buen fin de semana. Del mismo modo, es muy importante que le recuerde a su adolescente que no comparta en el trabajo, mucha información de sus problemas o dificultades, o de su vida personal.

Con algo de práctica y preparación en el hogar, su adolescente puede llegar a tener una muy buena experiencia con su primer trabajo. La confianza que tenga en sí puede llevarle a tener éxitos en el futuro, tanto en la escuela como en una profesión.

Puntos clave

  • Encontrar un empleo acorde con los intereses y habilidades de su hijo es crucial.

  • Su hijo puede solicitar una lista por escrito o grabada de lo que se espera de él.

  • Ser honesto con los empleadores acerca de las dificultades de aprendizaje y de atención puede ser ventajoso para su hijo.

Temas relacionados

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Más información sobre Wunder

adaptaciones

discalculia

TDAH

dislexia

Comparta Hacer del primer trabajo una buena experiencia para su adolescente

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Hacer del primer trabajo una buena experiencia para su adolescente

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom