Ir a contenido

¿Cómo puedo saber cómo le va a mi hijo con una calificación de aprobado-reprobado?

Por Bob Cunningham (EdM)

A medida que la crisis del coronavirus avanza, algunas escuelas están cambiando la manera de calificar y están usando aprobado-reprobado. Tal vez se pregunte qué significa para su hijo que las escuelas consideran esta opción y otras.

Las escuelas se dan cuenta de que las familias enfrentan diferentes tipos de dificultades con la enseñanza en línea. No todos tienen acceso a la tecnología, y en algunos lugares el acceso no es confiable. Además, el ritmo de trabajo en línea es muy variable y algunos estudiantes lo manejan mejor que otros.

Estas son algunas de las razones por las que el sistema de calificación aprobado-reprobado se ha vuelto cada vez más popular. Otra razón es que a las escuelas les preocupa la veracidad de las calificaciones. Los maestros no pueden supervisar los exámenes ni las tareas de la misma forma que antes.

Si las escuelas  empiezan a usar el sistema de calificación aprobado-reprobado, es natural que las familias se pregunten cómo pueden saber realmente cómo les está yendo a sus hijos en la escuela. La preocupación puede ser incluso mayor para las familias con estudiantes que tienen dificultades o que tienen un .

Las calificaciones son una manera fácil de hacerse una idea del desempeño académico del estudiante, pero no es la única. De hecho, ni siquiera es la mejor porque no provee información sobre otros aspectos. Por ejemplo, las cosas que los estudiantes no saben o no pueden demostrar que saben al realizar un examen o una tarea.

Tener a su hijo en casa le brinda la oportunidad de entender mejor cómo le está yendo que a través de las calificaciones. Usted tiene mejor acceso a las tareas, los cuestionarios y los exámenes que cuando su hijo estaba asistiendo físicamente a la escuela.

Así que aproveche esta oportunidad, pero hágalo de una forma que no sea agobiante ni para usted ni para su hijo.

Para aprovechar al máximo el sistema de aprobado-reprobado, establezca un horario para revisar los deberes escolares de su hijo.

Los niños más pequeños se enfocan mayormente en el desarrollo de habilidades académicas, así que es recomendable revisar sus deberes más a menudo. Cada dos o tres días, tómese 15 minutos para revisar una tarea o un examen de cada asignatura y coméntela con su hijo. Pregúntele cuáles fueron las partes más fáciles y las más difíciles. También puede pedirle que le cuente más sobre el tema.

En el caso de los adolescentes y preadolescentes, revise una vez a la semana una tarea o un examen importante de cada asignatura. Recuerde que se trata de hacerse una idea del progreso de su hijo y no de criticarlo.

La crítica puede causar que su hijo se resista a reunirse con usted para revisar los deberes, y que por lo tanto no pueda ayudarlo como quisiera. Además, usted puede usar la información que obtenga de los deberes para hacerle preguntas específicas al maestro.

Finalmente, usted se dará cuenta de que el aprendizaje a distancia le permite saber mejor cómo le va a su hijo, aunque el sistema de calificación sea aprobado-reprobado.

Comparta

IEP

Comparta ¿Cómo puedo saber cómo le va a mi hijo con una calificación de aprobado-reprobado?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta ¿Cómo puedo saber cómo le va a mi hijo con una calificación de aprobado-reprobado?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom