Ir a contenido

Recomendación del maestro: Cómo ayudar a su hijo para que ponga atención

“¡Pon atención! Tienes que concentrarte. ¿Estás escuchando?”.

Si tiene un hijo que tiene dificultad para prestar atención, probablemente usted le haya dicho alguna de estas frases. Y puede que se haya sentido frustrado cuando de todas maneras su hijo sigue mirando hacia otro lado o continúa encorvado.

La inatención es una de esas cosas que fácilmente puede enojarnos, porque es muy frustrante sentirnos ignorados. Pero ¿alguna vez se ha preguntado si su hijo sabe lo que significa “poner atención”?

En mi experiencia, muchos niños no saben realmente cómo es prestar atención. Les cuesta trabajo darse cuenta cómo la forma en que se comportan afecta, tanto su capacidad de concentración, como la manera en que los ven los adultos. Nunca se les ha enseñado explícitamente cuáles son las señales de estar atentos que las personas esperan ver.

Así es que esta es mi recomendación: mejore la atención de su hijo enseñándole a poner atención con su cuerpo.

Durante años he hecho esto en mi clase con el acrónimo SIPAS.

S: Siéntate derecho

I: Inclina tu cuerpo hacia tu interlocutor

P: Pregunta y responde

A: Asiente o niega moviendo la cabeza

S: Sigue con los ojos a quien te habla

Explique a su hijo que SIPAS es lo que tiene que hacer cuando le digan “pon atención”. Cuando se sienta derecho, se inclina, hace preguntas, asiente y sigue con los ojos, logra dos cosas.

Primero, lo ayuda a ser más consciente de cómo poner atención, y eso mejora su concentración. Segundo, en conversaciones y en la escuela, los adultos y los otros niños esperan ver esas conductas como señales sociales de que está escuchando. Hacerlas mejorará la manera en que las personas lo perciben y se relacionan con él.

Seguramente algunos niños pueden enfocarse y escuchar cuando están viendo hacia otro lado y su cuerpo está encorvado. Sin embargo, escuchar siguiendo los comportamientos SIPAS es más efectivo. SIPAS ayuda a su hijo a comunicar interés y respeto a otros.

Aunque esto pueda parecer obvio, muchos niños no relacionan estos comportamientos con la forma en que son percibidos. Por ello, en ocasiones les decimos “mírame” cuando queremos decir “escúchame”.

Aprender a poner atención de esta manera toma tiempo. Sea paciente. Practique con su hijo. Escriban juntos SIPAS y revísenlo usando una situación donde él necesite prestar atención.

Y si el acrónimo SIPAS no se adapta exactamente a las necesidades de su hijo, modifíquelo. Por ejemplo, recientemente mi hijo y yo ideamos cómo se vería poner atención a su entrenador de natación, y él incluyó ¡no sumergirse cuando el entrenador estuviera dando instrucciones!

—Nancy Hammill

Nancy Hammill es la Educadora Nacional de Discapacidades de Aprendizaje del 2016, premiada por el socio de Understood Learning Disabilities Association of America. Cuenta con 20 años de experiencia como maestra en el salón de clases, especialista en alfabetización y terapeuta del aprendizaje.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta Recomendación del maestro: Cómo ayudar a su hijo para que ponga atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Recomendación del maestro: Cómo ayudar a su hijo para que ponga atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom