10 maneras de ayudar a su hijo de primaria a relacionarse con otros niños

Por Amanda Morin

Los niños de primaria que tienen habilidades sociales limitadas podrían necesitar ayuda para aprender a relacionarse con otros niños. Estas son algunas maneras en las que usted puede ayudar.

1. Prepararlo para las interacciones sociales

Enseñe a su hijo frases para comenzar conversaciones como: “Me gusta tu juego” o “¿puedo jugar contigo?”. Practique situaciones inesperadas, usando “qué pasaría si…”: “¿Qué pasaría si Irene te dice que no puede jugar contigo?”.

La televisión puede ser útil para practicar. Mientras la están viendo hágale preguntas como: “¿Cómo crees reaccionará su amigo a lo que ella le está diciendo? ¿Qúe dirías tú si alguien te dice eso?”. Luego propongan de qué otra manera el personaje podría haber interactuado.

2. Continuar practicando

Enseñar a su hijo qué decirle a otros niños es un buen comienzo. Pero su ayuda no termina allí. Hablen, practiquen y juegen a los roles con regularidad. Los niños que piensan y aprenden de manera diferente generalmente pueden aprender un guión, pero tienen problemas para recordarlo cuando se siente presionados. Por eso la práctica constante es la clave.

3. Explicar que a muchos les cuesta hacer amigos

Las dificultades de su hijo pueden contribuir a sus dificultades para hacer amigos. No obstante, hay otros estudiantes de primaria que también tienen dificultades para socializar.

Diga a su hijo: “Sé que es difícil para ti. Hacer amigos es complicado para muchas personas. Pero tú eres un niño maravilloso y juntos vamos a lograrlo. Tu serías un excelente amigo”. Si hacer amistades es también complicado para usted, dígaselo. Eso disminuirá la presión que su hijo siente.

4. Hablar de los diferentes tipos de amistades

Los niños necesitan saber que no todas las amistades son iguales. Explique a su hijo que hay amigos para hacer deportes, para hacer proyectos escolares y otros con los que puede compartir sus secretos. No todos sus amigos serán para todas esas cosas. Recordarle que hay diferentes tipos de amistades y que las relaciones amistosas tienen limitaciones, puede evitar que se sienta herido.

5. Entender qué es importante en un amigo

Usted sabe por qué quiere que su hijo tenga amigos. ¿Pero sabe por qué los quiere tener él? Pregúntele. Es tan fácil como decir: “Qué cosas quisieras hacer con tus amigos?” o “por qué quieres ser amigo de Ricardo?”.

6. Identificar posibles amigos

Pregunte a su hijo con quién le gustaría pasar tiempo. Haga preguntas como: “Qué tienes en común con Carlos?”. “¿Es fácil hablar con Sonia?”. Esté abierto a lo que su hijo dice, aunque le preocupe que ese posible amigo no sea una buena opción.

7. Hablar de qué es un buen amigo

Hable sobre las cualidades de un buen amigo. Puede ayudar a que su hijo sepa qué buscar y cómo ser un buen amigo. Por ejemplo: Los buenos amigos no hieren los sentimientos de sus amigos. Los buenos amigos se ayudan. Los buenos amigos pueden no estar de acuerdo en algo sin discutir ni ser ofensivos.

8. Ayudar a que la amistad se desarrolle

Facilitar oportunidades para que los niños pasen tiempo juntos. Eso significa hacer que las amistades de su hijo sean una prioridad. Podría ser tan simple como invitar a un amigo a ir al supermercado con ustedes para hacer que el trayecto sea más entretenido.

9. Explicar que las amistades no tienen que ser para siempre

Alrededor de cuarto grado los niños comienzan a ser más conscientes de los diferentes valores y puntos de vista. Cuando un amigo cruza la línea y empieza a hacer cosas como mentir, hacer trampas o acosar, puede que su hijo no sepa manejar la situación. 

Hágale saber que las amistades pueden cambiar a lo largo del tiempo. Que está bien querer estar con otros niños con los que tiene cosas en común. Que a veces los amigos se separan porque sus intereses cambian.

10. Entender las necesidades de su hijo

Diferentes niños tienen diferentes necesidades. Escuche atentamente a su hijo y observe sus conductas. ¿Se aísla cuando los amigos de sus hermanos están en casa? ¿Se siente excluido cuando no lo invitan a una fiesta de cumpleaños? Esos podrían ser señales de que necesita ayuda para hacer amigos.

Si parece contento, tenga en cuenta que ser solitario no es lo mismo que aislarse y sentirse solo. Los niños con diferencias en la manera de pensar y aprender tiene tantas cosas que atender, que añadir amistades puede ser demasiado. Algunos prefieren estar a solas.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Mark J. Griffin (PhD) fue el director fundador de Eagle Hill School, una escuela para niños con discapacidades específicas del aprendizaje.