8 actividades para que los niños ejerciten las habilidades motoras gruesas

Por Amanda Morin

Los niños desarrollan habilidades motoras gruesas a diferente velocidad. Sin embargo, cuando los niños pequeños tienen problemas con estas habilidades, podría ser difícil realizar ciertas actividades motoras gruesas como correr, saltar y lanzar (una pelota o un disco). Si su hijo necesita un poco de ayuda adicional con las habilidades motoras gruesas pruebe estas divertidas actividades.

1. Trampolines

Un trampolín puede ayudar a mejorar el equilibrio. También puede ser parte de una dieta sensorial. Los parques cubiertos con trampolines son un buen lugar para que su hijo socialice con otros chicos. Pero si no está seguro de que su hijo seguirá las instrucciones o no tiene la edad necesaria para un parque de trampolines, puede adquirir un mini trampolín para usarlo en la casa bajo supervisión. Tenga presente que es importante seguir las normas de seguridad, como tener una barra para saltar.

2. Rayuela

Para brincar y saltar se requiere tener buenas habilidades motoras gruesas, equilibrio y coordinación. La rayuela es una manera sencilla de practicar todas estas destrezas. (Como beneficio adicional, ¡también puede ayudar a practicar las habilidades numéricas!) Si no tiene una acera donde pueda dibujar o un parque cerca, puede hacer la rayuela en el pasillo usando cinta adhesiva.

3. Clases de artes marciales

El entrenamiento en artes marciales es una buena manera de ayudar a los chicos a desarrollar fuerza en los brazos y piernas. Practicar patear, dar puñetazos y luchar cuerpo a cuerpo sirven para desarrollar ese grupo de músculos del torso. Esto puede ayudar a los chicos con el equilibrio y a saber dónde se encuentra su cuerpo en el espacio (las habilidades motoras que pueden ser un problema para los chicos con dificultades sensoriales). Las artes marciales también pueden tener beneficios adicionales para los chicos con TDAH.

4. Jugar en el parque infantil

Jugar en el parque puede proporcionar muchos beneficios para los niños. Balancearse en un columpio puede ayudar a los niños a desarrollar el equilibrio. También los ayuda a aprender cómo coordinar el cambio de peso para balancearse y mover las piernas hacia adelante y hacia atrás. Puede que también quiera animar a su hijo a usar juegos en el parque que sean “inestables”, como escaleras de cuerdas y puentes colgantes. Aunque al principio los niños se sientan temerosos e inseguros en estos juegos, estos ayudan a trabajar los músculos del torso.

5. Juegos de pelota y burbujas

Los globos y las burbujas son una manera única de desarrollar las habilidades motoras gruesas porque no se puede predecir hacia dónde irán. Los niños pueden perseguir las burbujas e intentar reventar tantas como sea posible. Mientras las persiguen, tienen que correr, saltar, zigzaguear y moverse en formas que requieren cambios repentinos en el equilibrio y en el peso. Lo mismo ocurre con lanzar y tratar de atrapar o patear globos. Para juegos más estructurados, puede practicar un juego de voleibol con globos.

6. Triciclos, monopatín y autos de pedales

Algunos chicos que tienen dificultades con las habilidades motoras gruesas puede que tarden más tiempo que sus compañeros en aprender a manejar un triciclo o una bicicleta. Sin embargo, existen alternativas que pueden usar para lograrlo y practicar el equilibrio. Algunos triciclos tienen manubrios de manera que usted puede empujar mientras su hijo practica el pedaleo. O usted podría invertir en un monopatín resistente o un auto de pedales. Todos ellos son pasos previos para aprender a montar en bicicleta. Una vez que su hijo lo domine, puede diseñar un circuito con obstáculos o trazar una pista con tiza. (¡No olvide el casco!)

7. Bailar

Ya sea en una clase de baile o en una fiesta, bailar es una buena práctica de la motricidad gruesa. Ayuda a los chicos a desarrollar el equilibrio, la coordinación y la secuenciación motora. También ayuda a que su hijo desarrolle la conciencia del ritmo. En los niños pequeños, intente usar canciones con letras que añadan movimiento, como “El juego del calentamiento” o “A la víbora de la mar”.

8. Carrera de obstáculos

Las carreras de obstáculos mantienen a los niños moviéndose y les da una meta que tienen que cumplir. Para hacer una carrera dentro de la casa, utilice muebles, almohadas y sábanas para crear áreas donde arrastrarse por debajo o a través de ellas. Al aire libre, usted puede usar cosas como aros hula hula para saltar dentro y fuera, saltos de tijera, gateo, caminata con resistencia y otros movimientos creativos que reten a su hijo a equilibrarse, arrastrarse, saltar y correr.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Keri Wilmot es una terapeuta ocupacional que trabaja con niños de variadas edades y habilidades en todas las áreas de pediatría.