9 recursos gratuitos en las bibliotecas públicas para su hijo (y usted)

Por Julie Rawe

¿Sabía usted que en Estados Unidos hay más bibliotecas públicas que Starbucks? Hay más de 16 mil bibliotecas en el país, incluyendo bibliotecas móviles. Además de prestar libros, las bibliotecas ofrecen muchos otros recursos gratuitos para el aprendizaje.

Explore estos servicios y herramientas gratuitas, hablando con el bibliotecario de la biblioteca de su localidad o visitando su sitio web.

1. Ayuda con la tarea

Las bibliotecas públicas son un recurso excelente para hacer la tarea escolar. En una encuesta a nivel nacional, el 95% de las bibliotecas públicas dijeron que proporcionan ayuda con la tarea en línea. También hay bibliotecas que ofrecen acceso gratuito a sitios web de tutoría.

Tal vez usted no necesite salir de su casa para usar estos recursos. Muchas bibliotecas tienen sitios web y la ayuda con la tarea está disponible las 24 horas. Algunas ofrecen tutoría en persona gratuita.

2. Computadoras e Internet de alta velocidad

Casi todas las bibliotecas públicas ofrecen Wi-Fi y acceso gratuito a computadoras. Muchas imparten clases sobre cómo usar diferentes programas de computadora.

¿Necesita ayuda para encontrar trabajo? ¿Quiere solicitar ayuda financiera para la universidad? ¿Quiere aprender a usar su correo electrónico o las redes sociales? Las bibliotecas suelen ofrecer clases relacionadas con el uso de las computadoras.

3. Películas, música, juegos de mesa, videojuegos y libros electrónicos

Muchas bibliotecas públicas tienen películas y grabaciones musicales que puede pedir prestadas. También tienen juegos de mesa y videojuegos que ayudan a desarrollar habilidades matemáticas y lectoras. Animar a los niños que leen con dificultad a que revisen esas secciones, podría entusiasmarlos a visitar la biblioteca más a menudo.

También pueden recibir ayuda para encontrar libros del nivel de lectura adecuado sobre temas que les interesen, ya sean impresos o libros electrónicos.

¿Hay algo específico que le gustaría que tuviera su biblioteca local? Usted puede pedir que la biblioteca lo agregue a su colección o lo pida prestado a otra biblioteca, sin importar qué tan lejos esté.

4. Impresoras 3-D, calculadoras gráficas y otras herramientas

¿Le gusta el aprendizaje práctico? Muchas bibliotecas públicas tienen “espacios creativos” donde los niños y los adolescentes pueden usar herramientas como las impresoras 3-D. ¿Quiere hacer un video o grabar un audio? El ganador del Grammy Chance the Rapper hizo su primera grabación en una biblioteca pública en Chicago.

Algunas bibliotecas tienen otras herramientas que niños y adultos pueden solicitar en préstamo, como una calculadora gráfica. O artículos para ser usados dentro de la biblioteca, como lápices y marcadores.

5. Narración de cuentos para niños pequeños

Hay muchas razones para apreciar la hora del cuento en las bibliotecas públicas. Leer cuentos en voz alta a los niños pequeños los expone a más palabras e ideas, y puede que se entusiasmen con los libros. La hora del cuento también permite que los padres y cuidadores descansen mientras los pequeños están aprendiendo.

6. Salas para adolescentes

Hay bibliotecas públicas que tienen salas o horarios exclusivos para adolescentes. El objetivo es que los adolescentes tengan un lugar donde pasar el rato, hacer la tarea y utilizar herramientas artísticas y tecnológicas para expresarse.

Algunas bibliotecas tienen bibliotecarios que se especializan en adultos jóvenes y pueden ayudarlos a encontrar libros que fomenten que lean más.

7. Programas extraescolares y de verano

Más de un tercio de las bibliotecas públicas ofrecen regularmente programas extraescolares, y casi todas tienen programas de verano de lectura para niños. Estos programas pueden ayudar a prevenir el “retroceso académico” en lectura y matemáticas durante las vacaciones de verano.

Muchas bibliotecas también ofrecen comidas sin costo durante el verano a los niños que reciben almuerzo gratuito en la escuela.

8. Clases de acondicionamiento físico

Un sorprendente número de bibliotecas públicas ofrece clases de yoga, baile, zumba y tai chi. Además, cada vez más bibliotecas están ofreciendo clases de conciencia plena.

El ejercicio y la meditación pueden ayudar a los niños a aprender. También pueden reducir el estrés y la ansiedad. Incluso tomar descansos cortos para estirarse o moverse puede ayudar a los niños a concentrarse y terminar sus deberes.

9. Ayuda a quienes leen con dificultad

Una manera en que las bibliotecas ayudan a las personas que tienen dificultades con la lectura es ofreciendo audiolibros, junto con las versiones impresas. Usar ambos formatos al mismo tiempo puede ayudar a conectar el sonido de las palabras con la forma como se escriben.

Algunas bibliotecas ayudan a niños y adultos a practicar habilidades lectoras como la fonética. Las bibliotecas siempre están buscando maneras de fomentar la lectura. En algunas bibliotecas hay perros de terapia para que los niños puedan leerles en voz alta. (¿Por qué perros? ¡Porque a ellos no les importa cuando los lectores cometen errores!).

Las bibliotecas también pueden ser un gran recurso para los estudiantes del idioma inglés, ya que suelen tener libros en otros idiomas y clases de inglés.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Julie Rawe es editora sénior en Understood.

    Revisado por

    Revisado por

    Trynia Kaufman (MS) es gerente sénior de investigación editorial en Understood. Fue maestra y ahora su labor incluye conferencias educativas a nivel nacional.