Un día en la vida de un niño con dificultades del procesamiento sensorial

Luz brillante. Ropa que pica. Comida blanda. Descubra las formas en que los desafíos del procesamiento sensorial afectan la vida de un niño de primer grado.

Por Amanda Morin

Revisado por experto Keri Wilmot

Conozca a Olivia, una estudiante de primer grado con dificultades del procesamiento sensorial. Olivia es una niña inteligente. Pero sus diferencias sensoriales a menudo son malinterpretadas por los maestros y su familia.

Las personas con dificultades del procesamiento sensorial pueden ser mucho más sensibles a lo que escuchan, ven, huelen, prueban o tocan. También pueden ser mucho menos sensibles y no sentir el frío o el dolor. Para tener una idea de la manera en que estos desafíos pueden afectar a los niños, vea cómo es un día típico en la vida de Olivia.


6:15 a.m.

La luz que entra a través de las cortinas de la habitación la despiertan antes de que suene la alarma del reloj. La luz es brillante e irritante. Olivia se tapa con la cobija. Pero le preocupa volver a quedarse dormida y que el ruidoso sonido de la alarma la tome por sorpresa. Espera y la apaga un minuto antes de suene para no tener que escucharla.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad al sonido y a la luz.

7 a.m.

Olivia se pone la ropa que eligió la noche anterior. Pero las etiquetas le causan mucho picazón. Insiste en usar su franela favorita de algodón y una malla, aunque estén sucias. En el desayuno, Olivia quiere la leche en una taza para poder verterla en su cereal poco a poco. De lo contrario, las hojuelas se pondrán pastosas y su textura será repugnante cuando las coma.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad a la textura de la ropa y de los alimentos.

7:30 a.m.

Olivia necesita llegar a tiempo a la parada de autobús, pero está teniendo problemas para atarse los cordones de los zapatos. No es mala idea perder el autobús. Siempre es ruidoso y lleno de gente. Y es difícil encontrar un asiento donde no se sienta aplastada por otros niños.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Problemas con las habilidades motoras, sensibilidad al tacto.

10 a.m.

A Olivia le encanta escribir historias en la escuela. Pero se distrae cuando ve a otros estudiantes caminar por el pasillo. También se siente rara y le cuesta quedarse quieta en su asiento. Le pregunta a su maestra si puede sentarse en otro escritorio que esté alejado de la puerta del aula y colocar un cojín en el asiento.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad visual, búsqueda sensorial.

Mediodía

A la hora del almuerzo, el maestro no entiende por qué Olivia no va a la cafetería. El olor de los sándwiches de albóndigas no molesta al maestro o a los otros niños. Pero Olivia se siente abrumada por ese olor y por tener que explicar por qué no quiere ir a la cafetería. Tiene una crisis y termina comiendo en la oficina escolar después de tranquilizarse.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad a los olores, dificultad para controlar las emociones.

4 p.m.

En el parque infantil, Olivia se divierte trepando y corriendo con sus amigos. También le gusta hacer volteretas en el césped. Todos esos brincos la tranquilizan. Cuando alguien le dice que tiene un rasguño en la rodilla que está sangrando, Olivia recuerda que se cayó. Pero como no le dolió, siguió jugando.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Búsqueda sensorial, poca sensibilidad al dolor.

6 p.m.

Es noche de comer tacos, pero a Olivia no le gusta mezclar las texturas y los sabores. Coloca sus ingredientes favoritos en diferentes partes del plato para poder comerlos por separado. Cuando su mamá intenta que coma unos frijoles, Olivia protesta. Dice que la comida blanda le produce náuseas.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad a los sabores y a la textura de los alimentos.

7:30 p.m.

Olivia sigue parada fuera de la regadera porque la temperatura del agua no es la correcta. Su mamá le dice que está bien, pero Olivia la siente demasiado caliente. Además, hoy le toca lavarse el cabello. Eso significa champú viscoso y un dolor al peinarse. Olivia empieza a disgustarse, pero se tranquiliza cuando su mamá le dice que no tiene que usar champú. Se seca con la toalla suave que le gusta. Usar una pasta de dientes que no tenga un “sabor fuerte” también ayuda a que la hora de acostarse sea más tranquila.

Desafíos relacionados con el procesamiento sensorial: Sensibilidad al tacto (incluyendo la temperatura).


Acerca de las dificultades del procesamiento sensorial

Los desafíos sensoriales no están limitados a imágenes, sonidos, texturas, sabores y olores. Los niños como Olivia pueden tener problemas para saber lo que está ocurriendo en sus cuerpos, como no sentir dolor o no darse cuenta cuando la vejiga está llena. También pueden tener problemas con el equilibrio y el movimiento.

Demasiada estimulación puede provocar una sobrecarga sensorial. Esto dificulta la regulación de las emociones, lo que a su vez puede causar una crisis. Sentirse molesto por cosas que otras personas ni siquiera notan también puede ser muy frustrante. A medida que avanza el día, puede resultar cada vez más difícil para los niños sobrellevar la situación.

Las dificultades del procesamiento sensorial pueden existir por sí solas. Pero también pueden tenerlas las personas con TDAH, ansiedad o autismo.

Explore formas de ayudar a los niños a gestionar los desafíos sensoriales en la escuela. Aprenda sobre las “dietas sensoriales” y cómo ayudar en la casa.

Share

Revise temas relacionados