El trabajo pesado y las dificultades del procesamiento sensorial: Lo que necesita saber

Averigüe como el trabajo pesado de cargar alimentos y hacer flexiones puede ayudar a los niños con dificultades del procesamiento sensorial. Obtenga recomendaciones para incorporar el trabajo pesado en la rutina diaria de su hijo.

Por Amanda Morin

Revisado por experto Keri Wilmot

Niña colgada de una barra en un parque infantil mientras una mujer la sostiene.

De un vistazo

  • El trabajo pesado es cualquier tipo de actividad que empuja o jala el cuerpo.

  • Estas actividades pueden ayudar a los niños que tienen dificultades del procesamiento sensorial a sentirse centrados.

  • En el trabajo pesado participa un sentido llamado propiocepción o conciencia corporal.

Una serie de actividades pueden ayudar a los niños que tienen dificultad para procesar toda la información que captan a través de sus sentidos. Algunas de ellas se llaman trabajo pesado. Los terapeutas ocupacionales utilizan el trabajo pesado para ayudar a los niños que buscan o evitan cierto tipo de estímulos sensoriales.

Esto es lo que necesita saber acerca de cómo las actividades de trabajo pesado pueden ayudar a los niños con dificultades del procesamiento sensorial.

Propiocepción y trabajo pesado

Generalmente pensamos que tenemos cinco sentidos: vista, olfato, oído, gusto y tacto. Pero existen otros dos sentidos que pueden afectar las habilidades motrices. Uno es el sentido vestibular, que controla el equilibrio y el movimiento. El otro es el sentido propioceptivo y controla la conciencia corporal.

La conciencia corporal y el equilibrio se perciben cuando los receptores en los músculos y articulaciones envían mensajes al cerebro. Nos dicen la posición del cuerpo en el espacio, dónde está cada parte del cuerpo y qué está haciendo. De esa manera sabemos cuánta fuerza emplear para completar una tarea, como escribir sobre un papel o cerrar una puerta.

Este sistema no siempre funciona bien en los niños que tienen dificultades del procesamiento sensorial. Algunos niños escriben con demasiada suavidad con un lápiz. O cierran la puerta del auto con mucha fuerza. Creen que están ejerciendo suficiente presión con el lápiz o que están empleando menos fuerza de la que en realidad ejercen para cerrar la puerta.

Cuando los niños tienen dificultad con cosas como estas, el trabajo pesado los ayuda a saber dónde está su cuerpo y qué debería estar haciendo.

Cómo el trabajo pesado ayuda a los niños con dificultades del procesamiento sensorial

La mayoría de las personas reciben suficiente estímulos físicos a través de las actividades diarias. Pero algunos niños con dificultades sensoriales puede que no. Necesitan ayuda adicional para que “se pongan en funcionamiento” los sistemas que controlan el equilibrio, el movimiento y la conciencia corporal. Es ahí donde son útiles las actividades de trabajo pesado.

El trabajo pesado es cualquier tipo de actividad que empuja o jala el cuerpo. Puede ser algo como nadar o pasar la aspiradora. La resistencia que ejercen el agua o la aspiradora crea el empujón o el tirón.

También puede ser algo como saltar en un trampolín o colgarse en los juegos del parque. En esos casos, el propio peso del niño crea esa resistencia.

Algunos niños que tienen dificultad para procesar la información sensorial evitan estas sensaciones. Otros buscan más estimulación propioceptiva porque los ayuda a calmar su cuerpo y a sentirse más orientados en el espacio.

El trabajo pesado está diseñado para proporcionar esa estimulación de forma más segura y consistente. Cuando los niños hacen trabajo pesado a lo largo del día, puede ayudarlos a tener una idea más clara de lo que hace su cuerpo. Entonces no necesitan recibir estimulación chocando contra personas o saltando en los muebles.

Las actividades de trabajo pesado más efectivas duran poco tiempo. Y activan tantos músculos y articulaciones como sea posible al mismo tiempo. Algunas actividades, como la natación, son especialmente beneficiosas.

Cómo realizar trabajo pesado en la casa

El trabajo pesado en realidad no tiene que ser trabajo. Jugar y los quehaceres domésticos pueden ayudar a los niños a autorregularse.

El trabajo pesado puede ser parte de una dieta sensorial. Esto es una serie de actividades físicas y adaptaciones que proporcionan la cantidad de estímulo sensorial necesario para cada persona.

Usted puede implementar una dieta sensorial en la casa. Pero el terapeuta ocupacional tiene que crear una rutina con las actividades de mayor beneficio para su hijo.

Estas son algunas actividades que utilizan movimiento y resistencia para proporcionar estimulación sensorial:

Quehaceres en el hogar

  • Sacar la basura.
  • Empujar una aspiradora.
  • Barrer.
  • Cargar la bolsa de ropa para lavar.
  • Cargar las compras.
  • Cocinar (como revolver o amasar pan).
  • Mover sillas/mobiliario o acomodar libros en los estantes.
  • Palear la nieve o rastrillar hojas.
  • Empujar el carrito de compras en el supermercado.

Juegos en el exterior

  • Manejar un triciclo o una bicicleta.
  • Atrapar una pelota (quizás usando una pelota pesada).
  • Colgarse en las barras de gimnasia.
  • Trepar en los juegos del parque.
  • Saltar la cuerda o en un trampolín.
  • Jugar rayuela.
  • Jugar la carretilla (caminar con las manos mientras alguien sostiene los pies).
  • Nadar.

Juegos en el interior

  • Jugar Twister.
  • Amasar plastilina.
  • Hacer pompas de jabón.
  • Lucha libre (únicamente si su hijo no se sobreexcita).
  • Marchar o correr sin moverse del lugar.
  • Hacer lagartijas (contra el piso o contra la pared).

Es una buena idea tomar notas y observar cómo ciertas actividades afectan a su hijo. Algunas pueden ayudarlo. Pero otras pueden sobreestimularlo. Es útil averiguarlo para encontrar la rutina adecuada.

Conozca más acerca de otras estrategias que puede probar en la casa, incluyendo maneras de ayudar a su hijo con:

Puntos clave

  • El trabajo pesado no tiene que ser trabajo.

  • Hay muchas actividades de trabajo pesado que los niños pueden practicar en la casa, como marchar sin moverse del lugar y cocinar.

  • Un terapeuta ocupacional puede determinar qué actividades de trabajo pesado son las más beneficiosas para su hijo. 

Share