¿Qué es el trastorno del lenguaje receptivo?

El trastorno del lenguaje receptivo es uno de los tres tipos de trastorno del lenguaje. Las personas que lo tienen a menudo no entienden lo que dicen los demás. Tienen dificultades con el significado del lenguaje y pueden responder de maneras que no tienen sentido. Pero sus desafíos no están relacionados con la pérdida de audición o la inteligencia.

En breve: ¿Qué es el trastorno del lenguaje receptivo?

El trastorno del lenguaje receptivo es una condición de por vida que afecta la forma en que las personas procesan el lenguaje hablado y escrito.

Las personas con el trastorno del lenguaje receptivo tienen dificultad para comprender las palabras y conectarlas con ideas. Por eso a veces no “entienden” el significado de lo que dicen los demás.

Eso puede dificultar relacionarse con las personas, ya sea en la escuela, el trabajo o la comunidad. Y puede causar que se aíslen socialmente.

Las personas con trastorno del lenguaje receptivo también pueden tener problemas para organizar sus pensamientos. Eso puede suceder tanto al hablar como al escribir.

El trastorno del lenguaje receptivo no es causado por problemas de audición. Tampoco es el resultado de hablar otros idiomas. Pero esas son situaciones que también pueden dificultar la comprensión del significado de lo que las personas dicen.

Es importante saber que los trastornos del lenguaje no son una cuestión de inteligencia. Las personas que los tienen son tan inteligentes como otras personas. Pero las dificultades con el lenguaje a veces pueden impedir que las personas demuestren su inteligencia. Y eso puede ser muy frustrante y desalentador.

Señales y síntomas del trastorno del lenguaje receptivo

Los trastornos del lenguaje son usualmente problemas del desarrollo. Comienzan en la infancia temprana. Los niños pueden mostrar señales del trastorno del lenguaje receptivo desde el preescolar. (Las personas también pueden tener estos trastornos más adelante en la vida como resultado de una lesión o enfermedad cerebral. Esto se conoce como afasia).

A continuación se presentan algunas señales comunes del trastorno del lenguaje receptivo:

• Desconectarse cuando la gente habla

• Dificultad para seguir instrucciones

• Dificultad para responder preguntas

• Interrumpir a las personas que están hablando

• Pedir a las personas que repitan lo que dijeron

• Dar respuestas “fuera de lugar”

• No entender lo que se dice

• No entender las bromas

Las personas con trastorno del lenguaje receptivo también pueden parecer retraídas o tímidas. Es posible que no respondan cuando les hablan porque no entendieron lo que se les dijo.

Posibles causas del trastorno del lenguaje receptivo

No existe una causa única para el trastorno del lenguaje receptivo. Y muchas veces, no se conoce el motivo de estos desafíos. Pero en algunos casos, pueden estar relacionados con ciertas condiciones y situaciones. Estas incluyen el trastorno del espectro autista, defectos de nacimiento o problemas durante el embarazo o el parto. Y más adelante en la vida, pueden ser causados ​​por una lesión o enfermedad cerebral.

Cómo se diagnostica el trastorno del lenguaje receptivo

Para obtener un diagnóstico es necesario ser evaluado por un patólogo del habla y el lenguaje. Estos especialistas pueden trabajar en escuelas, clínicas o en consulta privada.

El trastorno del lenguaje receptivo se puede diagnosticar a cualquier edad. Pero cuanto antes se identifique, mejor.

Para padres y cuidadores: Explore más recursos sobre cómo apoyar a su hijo con trastorno del lenguaje receptivo.

Share

Revise temas relacionados