Por qué estoy abierta a hablar de la dislexia de mi hija

Por The Understood Team

Existen muchos apoyos y para los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Pero conozco a muchos padres que no piden ayuda. La razón: no quieren que otros sepan que sus hijos tienen una diferencia del aprendizaje.

Yo entiendo esas preocupaciones. Me sentí de la misma manera hace tres años, cuando supe que mi hija tenía . Ella tenía 6 años. Pero un año antes, sin embargo, pasamos por algo que cambió nuestras vidas, y la manera en la que vemos las diferencias.

Nuestra hija tenía aproximadamente 5 años cuando empezamos a darnos cuenta de que se caía con frecuencia. Podía estar caminando y, de repente, sus piernas le fallaban sin ningún aviso. Después de muchas consultas con el médico y muchos exámenes supimos que tenía una condición muy inusual que paralizaba grandes secciones de los músculos de sus piernas.

Algo se hizo obvio de inmediato: necesitaba una silla de ruedas.

Fue muy difícil para mí pensar en mi hija como una niña que necesitaba una silla de ruedas, alguien que tenía una “discapacidad física”. Me sentí atemorizada e incómoda.

Pero ella no se sentía de esa manera en lo absoluto. Estaba muy contenta y aliviada cuando recibió su silla de ruedas por primera vez. Muy pronto comenzó a retar a su hermano mayor a competir en carreras en los aeropuertos y en los centros comerciales.

Lo dejaba atrás y le gritaba por encima del hombro: “¡Ey, apúrate! ¿O es que acaso no puedes seguirle el paso a una niña?”.

Justo cuando comenzamos a adaptarnos a la silla de ruedas, nos enteramos de su dislexia. Uno de los primeros recursos a los que me dirigí fue al libro The Dyslexia Empowerment Plan (El plan de empoderamiento de la dislexia). Libro escrito por Ben Foss, quien tiene dislexia.

Allí me enteré sobre el software de texto-a-voz que permite a la computadora leer los libros en voz alta. Foss lo utiliza cada vez que puede porque le permite hacer más en periodos más cortos de tiempo.

Conforme leía el libro, reflexioné sobre nuestra experiencia con la silla de ruedas. Y empecé a entender por qué el autor de este libro estaba apasionado con el poder de la tecnología.

Por supuesto me di cuenta de que un audiolibro podía ser maravilloso para un niño con dislexia. ¿Qué extraordinario sería pasar de esforzarse hasta el cansancio para leer las palabras de una página a ser capaz de tan solo escuchar sin hacer esfuerzo?

Todo lo que tenía que hacer era imaginarme a mi hija bajando a toda velocidad en su silla de ruedas roja brillante por una de esas largas rampas en el aeropuerto, gritando “¡YUPIIIIII!”.

Y entonces tomé una decisión. Puse de lado mi incomodidad sobre cómo otros podrían percibir a mi hija. Supe que, para ella, tener la opción de escuchar libros o dictar ensayos podría ser increíble. Superaría con creces cualquier desventaja o consecuencia negativa de revelar a las personas que ella tenía dislexia.

Nosotros estamos abiertos a hablar sobre su dislexia, y estoy cien por ciento segura de que tomamos la decisión correcta.

Mi hija sigue aprendiendo cómo decodificar textos escritos. Pero le estamos enseñando a usar la tecnología de audio cuando la necesita. Y, quizás más importante, ella no tiene problema en revelar su dislexia a otros niños, aunque no los conozca. Para ella, es tan solo una de las muchas partes que la hacen la persona que es.

El otro día la observaba mientras jugaba un videojuego en línea. Ella y un par de niños intercambiaban mensajes escritos.

“Tengo dislexia”, le escribió a un amigo. Y agregó “y también soy una Ninja”.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta