Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  En las noticias

Decisión en el caso Endrew F.: La Corte Suprema dictamina cuánto beneficio deben ofrecer los IEP

En las noticias entrada del blog de Andrew M I Lee
Mar 22, 2017

Foto de la Corte Suprema de los Estados Unidos

La Corte Suprema dictaminó hoy que los Programas de Educación Individualizados (IEP, por sus siglas en inglés) deben ofrecer a los chicos con discapacidades más que un beneficio educativo de minimis o mínimo. El dictamen podría tener un efecto importante en los servicios escolares que reciben los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención.

El caso Endrew F. v. Douglas County School District, involucró a “Drew”, un chico con autismo que no había progresado casi nada en sus metas del IEP. Sus padres argumentaron que él tenía derecho a recibir más según la Ley para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés), la ley nacional de educación especial. Ellos solicitaron a la Corte que dictaminara que el chico debería haber tenido “igual oportunidad” de ser exitoso que los otros chicos. Sin embargo, el distrito escolar argumentó que el chico solo tenía derecho a de minimis o al mínimo beneficio del IEP. Y eso fue lo que recibió, dijo el distrito escolar.

En una decisión de 16 páginas, el presidente de la Corte Suprema John G. Roberts escribió que por unanimidad la corte rechazó el estándar de minimis del distrito escolar. Él escribió que IDEA tiene como objetivo “que los niños con discapacidades que pueden ser educados en un salón de clases general alcancen el nivel necesario para avanzar de grado escolar”. Por lo tanto, un estándar de minimis no tiene sentido:

En definitiva, un estudiante al que se le haya ofrecido un programa educativo que le proporcione un progreso que “simplemente sea más que de minimis” año trás año difícilmente puede decirse que se le haya ofrecido educación en absoluto. Para los niños con discapacidades, recibir enseñanza con una meta tan baja sería equivalente a “sentarse despreocupadamente . . . esperando el momento de que sean lo suficientemente mayores como para ‘abandonar’ los estudios”.

Pero Roberts tampoco aceptó el estándar de “igual oportunidad” que los padres de Drew querían. En su lugar, elaboró un estándar más flexible:

IDEA exige más. Requiere un programa educativo razonablemente calculado que permita que el niño progrese de manera apropiada de acuerdo a sus circunstancias.

Esto aplicaría, escribió Roberts, aún a chicos como Drew que no están integrados en salones de educación general:

Si eso no es una posibilidad razonable para un niño, su IEP no necesita tener como objetivo alcanzar el nivel para avanzar de grado escolar. Pero su programa educativo debe ser apropiadamente ambicioso en vista de sus circunstancias, así como avanzar de un grado a otro es apropiadamente ambicioso para la mayoría de los niños en el salón de clases general. Las metas pueden diferir, pero todos los niños deberían tener la oportunidad de alcanzar objetivos exigentes.

Él reconoció que esto era un “estándar general, no una fórmula”. Mucho dependerá, escribió, de las necesidades particulares de cada niño:

Nosotros no intentaremos elaborar acerca de cómo lucirá el progreso “apropiado” en cada caso. Está en la naturaleza de la [ley de educación especial] y en el estándar que adoptemos resistir tal esfuerzo: La idoneidad de un determinado IEP depende de las circunstancias únicas del niño para quien fue creado.

De manera importante, señaló Roberts, IDEA requiere que los IEP sean desarrollados con la pericia de las escuelas y la información provista por los padres. Y la escuela debe dar una “explicación(es) convincente y receptiva” de sus decisiones acerca de los servicios.

Los defensores de las personas con discapacidades aplaudieron la decisión en el caso Endrew F. “Este es un buen día para los niños con discapacidades”, dijo Mimi Corcoran, presidenta y CEO del socio fundador de Understood National Center for Learning Disabilities (NCLD, por sus siglas en inglés). “La Corte afirmó que la visión e intención de IDEA es que los niños con discapacidades progresen de manera significativa en nuestro sistema educativo y logren objetivos “apropiadamente ambiciosos”. La decisión rechazó categóricamente la creencia que solo un pequeño beneficio es suficiente. NCLD aplaude esta decisión y trabajará con padres y educadores para hacerla una realidad”.

Los expertos legales advierten que tomará tiempo entender todas las implicaciones de la decisión para los niños que tengan dificultades de aprendizaje y de atención. Pero para los padres de Drew, la decisión es una buena señal de que su hijo merece más.


Lea más acerca del derecho a una educación pública apropiada y gratuita (FAPE, por sus siglas en inglés). Conozca sus opciones cuando usted no está de acuerdo con la escuela con respecto al IEP de su hijo. Y averigüe cómo saber si las metas del IEP de su hijo son SMART.

Acerca de este bloguero

Retrato de Andrew Lee

Andrew M.I. Lee es un editor y abogado que ayuda a la gente a entender las complejidades legales, educativas y de ser padres.

Lo más reciente en Understood