Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Hacer una diferencia

Una escuela de Arkansas encara la capacitación en dislexia impulsando la nueva ley de la dislexia

Hacer una diferencia entrada del blog de Geri Coleman Tucker
Nov 10, 2016

Terapeuta de dislexia Kim Ray y paraprofesionales en Berryville School

Berryville es una pequeña ciudad de 5.500 habitantes situada en el noroeste de Arkansas. Es también una de las muchas comunidades del país que están tratando de hacer realidad la promesa de nuevas leyes estatales para la dislexia.

Una ley para la dislexia entró en vigencia el pasado año escolar en Arkansas. La ley exige que todas las escuelas del estado revisen a todos sus estudiantes de kínder hasta segundo grado para determinar si manifiestan signos de dislexia. Estas señales pueden incluir problemas para reconocer las letras del alfabeto, pronunciar palabras y aislar los sonidos individuales de las consonantes y las vocales. La ley también exige examinar a estudiantes de 3º al 12º grado si un maestro percibe que están teniendo problemas para leer o escribir.

El distrito escolar de Berryville tiene alrededor de 2.000 estudiantes y da servicio a Berryville y a comunidades circundantes. Kim Ray es la terapeuta y coordinadora de la dislexia en el distrito. Ella comenta que la ley ha ayudado a transformar la forma en que el distrito enseña a los estudiantes que evidencian señales de dislexia.

En los primeros grados, Berryville utiliza el enfoque de la Respuesta a la Intervención llamado WIN, que significa “Whatever I Need”. El programa WIN está diseñado para que los maestros se involucren y ayuden a los chicos a desarrollar las habilidades específicas que necesitan para no retrasarse. Los alumnos son agrupados con chicos que tienen destrezas parecidas.

“Aquellos que necesitan intervención para la dislexia tienen que acudir a un maestro que esté capacitado”, comenta Ray. “Y este verano, todos nuestros maestros de K-5 fueron entrenados en el programa Orton-Gillingham, Phonics First”.

El programa WIN dura 12 semanas, y el progreso de los estudiantes es revisado cada dos semanas.

“Si WIN no funciona para un estudiante, entonces yo aparezco en escena”, dice Ray. “Realizo pruebas de diagnóstico más detalladas que llegan al fondo” de las dificultades de aprendizaje de los estudiantes. Una vez que la evaluación ha terminado, Ray se reúne con los padres para discutir cuáles deberían ser los siguientes pasos.

Aunque Ray ha sido maestra por 22 años en Berryville, su ciudad natal, afirma que no tenía mucho conocimiento sobre la dislexia antes de que fuera aprobada la ley en Arkansas. Sin embargo, una vez que conoció la ley se dio cuenta que la dislexia era un problema crítico para el distrito escolar. Entendió que los chicos en el distrito necesitaban apoyo en el salón de clases y que podían beneficiarse de los diferentes métodos de enseñanza que pueden ayudar a los chicos que tienen dislexia.

Así que cuando el superintendente de las escuelas de Berryville decidió contratar a alguien para que supervisara la capacitación en dislexia en el distrito, ella levantó la mano y consiguió el empleo. Además obtuvo el respaldo para hacer un posgrado como terapeuta en dislexia en University of Central Arkansas.

“Nuestra ley dice que si un estudiante está mostrando características de la dislexia, eso basta para recibir ayuda”, dice Ray. “Como terapeuta, eso es lo que estoy buscando”.

Pocos maestros en el país aprenden acerca de la dislexia en la universidad o como parte de su certificación. Berryville no es un caso diferente. Ray supo que sin capacitación, los maestros del distrito no confiarían en poder cumplir la nueva ley sobre la dislexia.

“No tenemos entrenamiento en dislexia como maestros del salón de clases”, destaca. “Me propuse la misión de cambiar esto”.

Ray, junto con nueve maestros de educación especial, cinco paraprofesionales y un facilitador de alfabetización fueron los primeros en el distrito en ser capacitados en el programa Phonics First. El resto de los maestros de primaria recibieron entrenamiento poco después.

Ray se reúne semanalmente con su equipo para hablar sobre los estudiantes que están recibiendo servicios para la dislexia. Revisan quién está progresando, qué está funcionando y qué se necesita cambiar. Los chicos que tienen un IEP también pueden recibir servicios a través de los maestros de educación especial de Berryville (que también están entrenados en Phonics First).

Kim comenta que los nuevos chequeos y entrenamiento en dislexia están haciendo una gran diferencia en los chicos: “Estamos identificando mucho antes a estudiantes con dislexia. Estamos viendo progresos en esos estudiantes porque reciben ayuda más rápido que antes”.


Lea cómo un programa de capacitación en dislexia logró un gran impacto en un distrito escolar en Illinois. Averigüe qué hacer si& le preocupa que su hijo pudiera tener dislexia. Y obtenga una lista de preguntas para hacer en la escuela de su hijo acerca de cómo enseñan a leer.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Geri Coleman Tucker

Geri Coleman Tucker es una editora y escritora independiente que fue jefe de redacción adjunta de USA Today.

Lo más reciente en Understood