Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Mi experiencia como padre

Para pacientes: Cómo hago que las consultas médicas sean más cómodas para mi hijo

Mi experiencia como padre entrada del blog de Lyn Pollard
Sep 16, 2014

Acercamiento de una médica examinando a un niño que sonríe

Inicialmente, los padres puede que no tengan idea qué significa “algo más”. Pero en el momento en que habla del tema ya empezó a ayudar a su hijo. Ha venido preparado para hacer preguntas y tomar notas. Y esperamos se irá conociendo estrategias que le ayudarán a entender las necesidades de su hijo.

Más allá de este paso esencial al trabajar con su pediatra, hay muchas maneras en las que los padres pueden ayudar a sus hijos con dificultades de aprendizaje y atención a sentirse más cómodos en la consulta médica. A continuación algunas de las cosas que yo hago

  • Haga que la espera sea lo más llevadera posible sorprendiendo a su hijo con un nuevo juego o libro cuando lleguen a la oficina del doctor.
  • Informe brevemente a la enfermera o la recepcionista sobre las necesidades y ansiedades de su hijo. Un rápido y breve recordatorio antes de que su hijo pase a ver al médico hace una diferencia.
  • Cuando sea necesario, pida al médico conversar en una habitación separada sin su hijo presente. Yo solía sentirme mal cuando pedía esto ya que significaba que alguien tenía que entretener a mi hijo mientras yo hablaba con el médico. Sin embargo, superé esa incomodidad cuando me di cuenta que así obtenía todos los detalles de la información del médico sobre mi hijo. Otra opción es pedir una cita separada con el médico, sin su hijo
  • Decida por adelantado que hará si su hijo reacciona exageradamente o se pone ansioso.

No sienta vergüenza de pedir a la enfermera algo que su hijo necesita, incluso si esto parece inconveniente o irrazonable. Si su hijo lo necesita, no es irrazonable.

Yo también he hecho cosas para facilitar las visitas al dentista. Por ejemplo, una vez noté que los asistentes dentales estaban criticando la higiene dental de mi hijo. Gentilmente las llamé aparte y les expliqué que debido a sus dificultades para agarrar (a pesar de varios años de terapia ocupacional), le era difícil cepillarse los dientes como debería hacerlo un niño de su edad. Después de esta conversación, los asistentes dentales se enfocaron en el cepillado básico.

La oficina de nuestro ortodoncista tenía otra complicación. Es un espacio abierto lo que significa que todos los que estaban allí podían observar las reacciones de miedo de mi hijo (que algunas veces eran muy ruidosas). No era ideal para nadie. Tuve entonces que intervenir y explicar que mi hijo es especialmente sensible en el área de su boca y que no puede controlar siempre sus reacciones de dolor. Por lo tanto, ¿podríamos poner a mi hijo en una habitación privada?

Una vez que los empleados entendieron la necesidad de una situación especial me ayudaron. Desde entonces las visitas de mi hijo al dentista fueron mucho más relajadas. 

La mayoría de los profesionales médicos harán lo necesario para tratar de que usted y su hijo se sientan cómodos. Mi regla de oro: Manténgase positiva. Pida lo que necesite con gentileza pero sea persistente, y si la respuesta es “no”, pregunte si hay alguna alternativa.

Las opiniones, puntos de vista, información y otros contenidos en los blogs de Understood.org son exclusiva responsabilidad del autor del blog y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista, valores, opiniones o creencias ni son avaladas por Understood

Acerca del bloguero

Retrato de Lyn Pollard
Lyn Pollard Más publicaciones de este bloguero

Lyn Pollard, escritora y madre de dos hijos que aprenden de manera diferente. También es mánager de padres defensores de NCLD.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email