Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Mi experiencia como padre

Cómo aprovecho al máximo cada momento feliz

Mi experiencia como padre entrada del blog de Beth Golden
Mar 18, 2015

Madre y sus dos hijos disfrutando su tiempo juntos en el parque

Tener hijos es una empresa optimista. Depende de las esperanzas y promesas de lo que está por venir.

Nos preguntamos cuándo nuestros bebés dirán sus primeras palabras y cuándo darán sus primeros pasos. Reflexionamos sobre el tipo de estudiantes que serán, las carreras que elegirán y la familias que algún día tendrán.

Como madre de dos adolescentes con desafíos constantes, he llegado a ver el futuro con ojos diferentes. Para mí, no es un lugar conocido lleno de posibilidades para los niños que amo. Es una selva donde todo es más complicado. Nada se puede asumir.

La discapacidad de aprendizaje no verbal de mi hijo mayor ha tenido un gran impacto en su vida. También ha cambiado las expectativas de mi esposo y las mías. Para nuestra agradable sorpresa, ha tenido salido adelante académicamente. Pero los ritos de iniciación social que en algún momento asumimos Adam tendría, como dormir en un campamento, la graduación, conducir un auto y las primeras citas románticas, no han ocurrido y podrían no pasar.

Nuestro hijo más pequeño, Jack, tiene todos los encantos sociales que Adam no tiene. Pero la realidad de Jack está formada por lo imprevisible de su enfermedad crónica. Solía preguntar a sus médicos si su enfermedad empeoraría este año, esta década o durante el resto de su vida. Todo lo que podían decirme era, “manténgase positiva”.

Puede ser complicado cuando observo el futuro de mis dos hijos. Si tiene un hijo con dificultades de aprendizaje o de atención o alguna enfermedad, usted sabe lo interminable y aterrador que puede ser la lista de los “y qué pasa si”.

Es por ello que he dejado de obsesionarme con el mañana. Y hago mi mayor esfuerzo por enfocarme en lo único que es real: lo que ocurre hoy.

Eso significa que cuando Adam está mostrando signos de depresión o si Jack está resfriado, estoy con ellos ofreciéndoles apoyo y el amor que necesitan. Sin estar perdida en mis preocupaciones sobre el rumbo que tomarán sus problemas.

Aunque con más frecuencia, dejar de pensar en el mañana me ha permitido apreciar lo que es bueno. Ahora mismo. En este preciso momento, teniendo una conversación por Skype con Adam desde la universidad o cuando la mayor queja de Jack es que tiene demasiada tarea, yo lo disfruto.

Cuando los amigos preguntan cómo están mis hijos, les digo, “hoy, les está yendo bien”. Y ni toco madera, ni cruzo mis dedos. Yo digo estas palabras con gozo. Las saboreo como si fueran el néctar más dulce sobre la tierra. Y aprecio el momento con toda mi fuerza.

Yo nunca digo que estoy contenta de que mis hijos tengan los desafíos que tienen. Pero sé que soy más prudente, más empática y más tolerante debido a esos retos.

También se me ha dado el regalo de conocer y amar a mis hijos por lo que son ahora y por la sabiduría de aprovechar al máximo de cada momento de felicidad.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Acerca del bloguero

Avatar del experto Graphic
Beth Golden Más publicaciones del bloguero

Beth Golden es periodista en temáticas de salud y crianza; escribe en publicaciones impresas y en línea.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email