Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  La vía interna

Abogar por un niño significa abogar por todos los niños

La vía interna entrada del blog de Lindsay Jones
Nov 12, 2014

En septiembre asistí a una audiencia en el Congreso llamada la ciencia de la dislexia. Fue un evento extraordinario donde se expusieron los retos que enfrentan los niños con dislexia en la escuela, el trabajo y la vida.

Expertos, defensores y padres vinieron desde diferentes regiones del país para participar en este evento. Los miembros del Congresos compartieron sus historias e, incluso, lloraron sobre la necesidad de apoyar a nuestros niños. Asistieron extraordinarios padres defensores, pero hay una historia que tengo que comunicarles.

Kristin Kane, una madre con una misión
Kristin Kane y su familia viven en Virginia. Su hijo es un brillante y entusiasta niño que adora la ciencia. ¡Cuando tenía 4 años podía explicar la teoría de la gravedad! Pero al mismo tiempo tenía problemas con el abecedario.

En kínder, Kristin comenzó a preguntar a los maestros y al personal de la escuela cómo podía ayudar a su hijo. Le dijeron que su hijo solo necesitaba más tiempo. Pero en segundo grado, su hijo no sabía leer y apenas era capaz de identificar los sonidos de las letras. Kristin sabía que algo no andaba bien.

Así que, como muchos padres, Kristin comenzó su labor como defensora. Hizo que su hijo fuera evaluado (fue diagnosticado con dislexia). Kristin aprendió de leyes y se dispuso a obtener servicios para su hijo a través de un Programa de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés). Una vez que su hijo obtuvo los servicios y adaptaciones que necesitaba, comenzó a mejorar. Ahora que está en la escuela media, está solicitando ser aceptado en una escuela competitiva magnet especializada en ciencia.

De un niño para todos los niños
Pero la historia de Kristin no termina con su hijo.

La escuela primaria a la que asistió su hijo era una escuela “Title I. Eso significa que más del 40 por ciento de los estudiantes provenían de familias de bajos recursos. Al atender a las reuniones del IEP de su hijo, comenzó a darse cuenta que otros padres abandonaban la reunión derrotados, confundidos y a veces enojados. Algunos de los padres tenían dos y tres trabajos. Algunos no hablaban inglés. Otros estaban abrumados con la jerga técnica.

Al haber aprendido sobre el proceso por sí misma, sabía cuán complicado era. ¿Cómo un padre promedio iba tener una oportunidad?, pensó. Fue entonces cuando decidió actuar.

Kristin siempre había estado involucrada con la Asociación de Padres y Maestros (PTA, por sus siglas en inglés) de la escuela, pero decidió tomar la iniciativa de comunicarse con los padres de niños con dificultades de aprendizaje y de atención que asistían a la escuela y creó un comité de educación especial. Su primera victoria fue pequeña pero significativa: lograr que la escuela reconociera que esos padres necesitaban ayuda.

De allí, continuó su labor en un escenario más grande. Alrededor del 2012, Kristin ayudó a iniciar un capítulo en Virginia, decodificando la dislexia. Ella y otros padres se enfocaron en la concientización de padres y personal escolar. Presionaron a los legisladores para que promulgaran proclamaciones y hablaran sobre la dislexia. Actualmente, Kristin y sus compañeros de lucha están trabajando duramente en cambiar las leyes de Virginia para que reconozcan la dislexia y se exiga la capacitación de los maestros.

La abogacía es una línea muy delgada
Recientemente me volví a reunir con Kristin y le pregunte por qué había decidido expandir su lucha, de abogar por su hijo a abogar por todos los niños. Me contestó que sucedió cuando se dio cuenta que no estaba sola, que muchos otros padres estaban enfrentando los mismos retos y también celebraban los mismo logros.

“La línea que separa ayudar a tu hijo de ayudar a otros niños es muy delgada, casi invisible”, afirmó. Y ambas formas de abogacía son necesarias para ayudar a los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención a salir adelante.

Hoy en día, en nuestro mundo interconectado a través de las redes sociales, cualquier padre puede participar. Las Kristin Kanes del mundo pueden unirse y lograr cambios. La necesidad existe, solo requiere darse cuenta que podemos cambiar las cosas.

El primer paso es empezar. Ya sea en la escuela, como Kristin, o participando en un movimiento más grande. Los invito a que se inscriban y participen en nuestro Centro de acción (Action Center). Cuando usted da un pequeño paso para ayudar a los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención, ya ha comenzado a marcar una gran diferencia.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido de los blogs en Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog, y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni son avalados por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Lindsay Jones
Lindsay Jones Más publicaciones de este bloguero

Lindsay es la vicepresidenta y directora de políticas públicas y defensa del Centro Nacional para las Discapacidades del Aprendizaje (NCLD, por sus siglas en inglés).

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email