Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  La vía interna

Cómo mi experiencia como tutor dio todo un círculo

La vía interna entrada del blog de Rae Jacobson
Feb 26, 2015

Tutor trabajando en la lectura con dos niños en la biblioteca d ella escuela

Es mediodía y estoy sentada en una silla diseñada para un niño observando algo maravilloso que está sucediendo. Hay un libro abierto en la mesa entre un niño muy determinado de 6 años y yo. Él está leyendo la palabra rama con cara de concentración.

“Es una…R?” me pregunta mi estudiante mirándome con ojos de entusiasmo

“¡Sí!” afirmo. “Esa es una R. ¡Excelente trabajo!”

“¡R! ¡R! ¡Rrrrrrrr!” canturrea contento mientras se mueve en su asiento como si bailara.

Al mirarlo me dan ganas de bailar a mí también.

Esa fue una de mis sesiones como voluntaria de una organización llamada Reading Partners. Ellos trabajan con escuelas en comunidades de bajos recursos en ocho estados para asignar tutores voluntarios a estudiantes que batallan con la lectura. Son una de muchas organizaciones que proveen tutorías gratuitas o a muy bajo costo para los estudiantes.

Esa tarde yo era la entusiasta tutora, pero años atrás yo era la estudiante.

Por haber sido una niña con TDAH y discalculia, tuve dificultad para cumplir con las exigencias de la escuela. Cuando se dieron cuenta que necesitaba ayuda adicional en matemáticas, la escuela me asignó un tutor.

Recuerdo que estaba atemorizada en nuestra primera reunión. Odiaba las matemáticas y la idea de tener 1 hora de clase adicional a la semana me parecía una tortura. Temía que tener una tutoría significara que era diferente o menos inteligente que los otros niños, y yo no quería distinguirme del resto.

En pocas semanas cambié de opinión. Mi tutora era divertida y gentil y nunca me hizo sentir tonta. Siempre enfatizaba que yo no estaba sola.

“Todo el mundo necesita ayuda en algo”, me decía cuando yo comenzaba a desanimarme. “¡Esto es solo tu algo!”

Su apoyo constante funcionó. Al ayudarme a desarrollar mis destrezas y la confianza en mí misma, mis calificaciones mejoraron y la clase de matemáticas se hizo menos agobiante.

Casi 20 años más tarde, cuando se presentó la oportunidad de ser voluntaria, recordé cuánto me había ayudado mi tutora. Poder hacer algo similar por un niño que, como yo, necesitaba un poco de ayuda adicional para salir adelante no era algo para pensarse dos veces.

Trabajar con mi estudiante es divertido, educativo (¡algunas veces más para mí que para él!), emocionante y gratificante.

Ser voluntario me da la oportunidad de tener un impacto real y positivo en la vida de un niño. Ver a un niño ir de odiar la lectura a deletrear las palabras con orgullo es una experiencia remarcable que me hace sentir agradecida por tenerla.

Cuando nuestras sesiones finalizan, mi estudiante corre hacia una colorida pared con hileras de libros. “Me puedo llevar uno a la casa hoy?” pregunta, agarrando una copia del libro Jumanji, uno de mis favoritos cuando era una niña.

“Este no lo he leído y tengo muchas ganas de comenzarlo a leer”, dice con una sonrisa.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Rae Jacobson
Rae Jacobson Más publicaciones de este bloguero

Rae Jacobson es una escritora que se enfoca en el TDAH y en las discapacidades del aprendizaje en mujeres y niñas.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email