Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Lo que hubiera querido saber antes

Cómo lograr que mi hijo escuche (sin gritar)

Lo que hubiera querido saber antes entrada del blog de Pam Kruger
Oct 13, 2014

Acercamiento de una mamá haciendo una señal a su hija que parece pensativa

Mi historia

Soy madre de dos niñas. La más joven, Annie, tiene ansiedad y dificultades con la atención, lo cual le dificulta seguir instrucciones. Cuando tenía 7 años se negaba a hacer lo que yo le pedía, algunas veces.

Qué hacía yo

En la escuela, Annie ere dulce, obediente y servicial. Pero en la casa se volvía rebelde y terca cuando le pedía que hiciera tareas domésticas simples. Si le pedía que guardara sus juguetes y se cepillara los dientes me ignoraba, discutía, lloraba, o hacía las tres cosas.

Mi esposo y yo intentamos todo lo que se nos ocurrió.

Lógica: “Annie, si no guardas los Legos, puedes perder piezas y entonces no podrás jugar lo que tanto te divierte”.

Negociación: “De acuerdo Annie, puedes ver 10 minutos más de TV y luego recoges”.

Amenaza: “Tienes 5 minutos para recoger o si no. Cinco… cuatro… tres…”.

El resultado típico: Una batalla épica de una hora de lágrimas, gritos y castigos.

Qué hubiera querido saber antes: Mantener las órdenes simples

Mi esposo y yo le explicamos el círculo vicioso a una psicóloga, Linda Reddy, Ph.D. Luego de escucharnos, la Dra. Reddy nos explicó que necesitabamos dar órdenes simples, instrucciones de uno o dos pasos. Instrucciones de más de dos pasos como “sube las escaleras, recoge tus juguetes, cepíllate los dientes, recoge tu ropa del piso” pueden ser muy complicadas para que un niño las recuerde y las siga. 

También tenemos que parar de negociar, suplicar y amenazar.

Dr. Reddy nos proporcionó explicaciones explícitas a seguir, que incluían lo siguiente: mire a su hija a los ojos, diga su nombre calmadamente, haga una pausa, dele instrucciones en dos pasos y finalize con “ahora”. “Annie, sube las escaleras y cepilla tus dientes ahora”. 

Luego nos dijo que hicieramos una pausa de 15 a 18 segundos y permanecieramos alejados de nuestra hija de 3 a 5 pies. Si seguía las instrucciones, debíamos elogiarla brevemente por haber obedecido. Si no cumplía las órdenes, debíamos repetir la instrucción calladamente.

Aquella noche lo probé: “Annie, sube y lávate los dientes ahora”. En silencio conté hasta 18, ignorando cualquier cosa que ella dijera o hiciera entretanto. Luego repetí mi orden. Creo que hice esto siete u ocho veces, tomando pausas de 15 a 18 segundos entre cada orden, preocupada de que sus gritos y súplicas se transformara en furia. Pero en el octavo intento, algo incredible sucedió. “¡DE ACUERDO!”, dijo irritada, y subió y se cepilló los dientes. La pausa de 15 a 18 segundos entre cada instrucción me ayudó a mantener la calma y disminuir mi enfado.

Muy pronto, esta técnica se volvió automática y siempre funcionó. De hecho, la táctica funcionó tan bien que estuve tentada a probarla con mi esposo. “David”, le dije a mi esposo una noche, “¿podrías por favor sacar la basura, ahora?” (Él reconocío mi intención haciendo una mueca, ¡y agarró la bolsa de basura!)

Lo que es fantástico es que los consejos de los expertos, como la Dra. Reddy, han sido reunidos para los padres en nuestra sección de Entrenamiento para padres. Si su hijo tiene una dificultad con la conducta, hágase usted mismo un favor y écheles un vistazo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier otro contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad del escritor del blog únicamente, y no reflejan necesariamente nuestros puntos de vista, valores, opiniones o creencias ni son avalados por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Pam Kruger
Pam Kruger Más publicaciones de este bloguero

Pamela Kruger es escritora, editora y estratega de contenido. Vive con su esposo y sus dos hijas en New Jersey.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email