Ir a contenido

Mis nuevas reglas para superar la crisis del coronavirus

Trabajo y soy madre de dos hijos que piensan y aprenden de manera diferente. Ahora reciben clases desde la casa. La información que recibo a través de las redes sociales está repleta de hermosos horarios codificados por colores, imágenes detalladas de actividades escolares y artículos sobre limitar el tiempo frente a las pantallas.

Me gustaría que las personas se dieran cuenta de que sus prioridades durante esta pandemia no se aplican a todas las familias. Que los horarios codificados por color no les funcionan a todos.

Me hace sentir inadecuada y que no puedo seguir al ritmo de los demás. No obstante, lo que hagamos con nuestros niños en estos momentos tiene que ser diferente, dependerá de cómo sean. Lo que hemos hecho en el pasado puede que ahora no nos sirva.

Así que, para poder salir adelante no me aferro al pasado. Estas son mis nuevas reglas para adaptarnos a nuestra “nueva normalidad”:

1. Nuestro “horario” depende del día

En estos momento no tenemos un horario fijo. Depende del día, de lo que cada uno tenga que hacer y de cómo nos estemos sintiendo.

Dos de mis hijos presentan el trastorno del espectro autista. El de 10 años tiene además  TDAH. Nuestro distrito escolar nos ha proporcionado planes de estudio a distancia. Mi hijo mayor puede seguir sus clases a su propio ritmo, pero mi hijo de 10 años necesita ayuda para seguir estos planes. Además, recibe terapia a distancia para cumplir con las metas de su IEP. Esto también es un factor que determina cómo transcurrirá el día.

Mi esposo también tiene TDAH y está tratando de trabajar desde la casa al igual que yo. No podemos planificar ni codificar por color nada de esto.

2. No nos preocupamos por el tiempo de pantalla

Sé que hay recomendaciones sobre cuánto tiempo se aconseja que los niños estén frente a una pantalla. También sé que para los niños con TDAH es más difícil controlar el tiempo de pantalla. Pero en estos momentos, nada es normal.

El aprendizaje a distancia requiere el uso de pantallas. La distancia social significa que la única forma de socializar que tienen mis hijos, que ya de por sí tienen dificultad para mantener amistades, es a través del video chat o participando en videojuegos en línea.

Y para nosotros como familia, ver la televisión o películas juntos nos distrae de nuestros pensamientos ansiosos y recurrentes. Lo necesitamos.

3. Hacer ejercicio y salir al aire libre es una prioridad

Teniendo dos personas con TDAH en la familia, es difícil quedarse en casa. Ellos se sienten inquietos y nos contagian a todos su intranquilidad. Además, no pueden dormir en la noche si no se han ejercitado lo suficiente durante el día.

Tenemos la gran suerte de no vivir en una ciudad grande. Vivimos en un pequeño pueblo en las afueras de una ciudad, y nuestra casa está cerca de la costa. Tenemos un pequeño jardín solo para nosotros y varios senderos a poca distancia. Mientras podamos y no haya otras personas cerca, seguiremos saliendo.

4. La salud mental de todos es lo más importante

Aunque se quede alguna tarea sin hacer, lo más importante es sentirse bien. Decidimos que nuestro hijo de 10 años no participe en un grupo de habilidades sociales, ya que la discusión podría centrarse en las preocupaciones actuales. Y una vez que mi hijo empieza a preocuparse y hablar del coronavirus, no habla de otra cosa.

No solo nos preocupamos por la salud mental de nuestros hijos. También mi esposo y yo limitamos la cantidad de noticias que vemos a diario. Estoy tratando de tomarme descansos cuando trabajo para cuidar mi propia sanidad mental. Si yo no me siento bien, no puedo apoyar a mi familia.

5. Hacer lo mejor que puedo tendrá que ser suficiente 

Siempre les digo a mis hijos que no pueden hacer otra cosa que dar lo mejor de sí. El mismo consejo tendré que aplicármelo a mí misma. En estos momentos de incertidumbre, lo mejor que puedo dar no es tan bueno como en otros momentos. Estoy distraída y preocupada, y obviamente esto afecta mi productividad. Pero sigue siendo lo mejor que puedo dar, y por lo tanto no puedo hacerlo mejor.

Comparta

Comparta Mis nuevas reglas para superar la crisis del coronavirus

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Mis nuevas reglas para superar la crisis del coronavirus

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom