Cerrar
Idioma
English
Español
Reuniones familiares

¿Qué podemos hacer para que nos vuelvan a invitar a la casa de la abuela?

Por Child Mind Institute, socio fundador de Understood

Mi hija es tan agresiva que sus abuelos no quieren recibirla en su casa. ¿Qué podríamos hacer?

El conflicto en una familia debido a la conducta de los niños es muy doloroso, desafortunado pero también muy común. Seguramente usted querría que su familia le ayude a manejar las conductas desafiantes de su niña, pero en vez de eso, usted siente que ellos la rechazan, y en consecuencia, a usted también.

Sin embargo, hay maneras para resolver este problema. En la mayoría de las familias, cada uno de los miembros se sentirán mejor si pueden trabajar juntos para resolver el conflicto.

Usted querrá ayudar a su hija a comportarse más apropiadamente, querrá ayudar a sus abuelos a que la entiendan un poco mejor, y también querrá establecer reglas y expectativas realistas para cuando visiten la casa de ellos, la próxima vez.

¿Por qué se está portando mal?

Cuando los niños están siendo agresivos, la primera cosa para hacer es averiguar por qué lo hacen. ¿Acaso su hija, a menudo presenta conductas conflictivas? ¿O es principalmente un problema que se presenta en la casa de sus padres? ¿Podría usted identificar cosas específicas que hacen que la niña reaccione de esa manera?

Algunas veces los niños, que en general tienen buen comportamiento en un lugar, actuarán completamente diferente en otro. Su hija podría estar respondiendo a las diferencias en el medio ambiente.

  • ¿Ella quiere atención? Cuando los niños están acostumbrados a ser el centro de atención, puede ser irritante cuando otras personas se suben al escenario. Incluso la atención negativa puede ser reforzada, y podría contribuir a la mala conducta de ella.
  • ¿Está ella aburrida? Estar en un medio ambiente de adultos, lejos de sus juguetes y de las actividades que a ella le gustan, puede ser una situación desafiante. Ella podría estar portándose mal por las estimulación que ese ambiente le da.
  • ¿Hay otros niños alrededor? Pasar el tiempo—particularmente sin supervisión—con sus primos podría ser demasiado estimulante, especialmente si ella no está acostumbrada a estar alrededor de otros niños. Ella podría necesitar ayuda para aprender a interactuar con otros niños, de lo contrario también podría ser presa del acoso de otros niños.
  • ¿Ella está demasiado cansada? ¿Acaso ella comienza sus interacciones de buena manera, pero su mala conducta se presenta después de una hora? Entienda que los adultos pueden disfrutar de visitas prolongadas, pero en general, no es lo mismo con los niños.
  • ¿Es la casa de ellos muy diferente al de ustedes? Por ejemplo, si ella está acostumbrada a un día programado con horarios rígidos, o a una gran cantidad de reglas de la casa, en cuanto al comportamiento, ella puede encontrarse desorientada en un nuevo ambiente. Del mismo modo, si ella se encuentra con una serie de reglas nuevas en la casa de sus abuelos, la presión podría ser muy grande para ella.
  • ¿Tiene ella problemas sensoriales? Algunos niños tienen dificultades procesando la información sensorial que reciben. Cosas como ropa que le pican, ruidos o incluso ver una gran cantidad de personas en un lugar-como una “reunión familiar”-podrían volverla muy ansiosa, incómoda o hacerla sentir sobrepasada de estimulación. Todo esto puede llevar a crisis.

Prepare a su hijo para que sea exitoso

Piense en cómo usted va a planear la visita familiar, de modo que su hija tenga las mejores posibilidades de comportarse bien. ¿Ha podido identificar algún desafío o reto particular para su hija? Piense acerca de lo que usted puede hacer para eliminar las cosas que podrían provocar su mala conducta. Aquí le mostramos algunas ideas:

  • Prepare a sus niña para las visitas. Hable en forma directa con ella acerca de lo que sus niña pueden esperar cuando visitan a sus padres. Explíqueles que las reglas en su casa son diferentes de las de la casa de sus abuelos. Exprese cuáles son esas nuevas reglas. Describa la conducta que usted está esperando de ella durante la visita.
  • Establezca un límite de tiempo de la visita. Quizás una reunión familiar de todo el día, es demasiado para su hija, especialmente cuando ésta va a ser una reunión de muchas personas, ruidos y quizás con la característica de tener que permanecer sentados la mayor parte del tiempo. Limite el tiempo de sus visitas, y déjeles saber tanto a su hija como a los abuelos, por adelantado, que ustedes se marcharán temprano. De esta manera nadie estará sorprendido o molesto.
  • Planifique por adelantado un tiempo de tranquilidad. Para los niños que son fácilmente sobre-estimulados o sensibles a cosas como el ruido y la presencia de muchas personas, la Dra. Rachel Busman, una psicóloga clínica del Child Mind Institute, sugiere que pueda conseguir arreglar que los niños tengan la posibilidad de utilizar otra habitación para pasar cierto tiempo a solas. Pregúnteles a sus padres, por adelantado, dónde su hija podría tomarse un tiempo para descansar de las actividades de todo el día.
  • Mantenga a su hija ocupada. Los niños mejoran su conducta cuando tienen una estructura, así que planifique por adelantado actividades que podrían hacer para divertirse en familia, incluyendo caminatas, ver películas, jugar juegos de mesa, y hacer proyectos artísticos.
  • Lleve su propia comida. Si usted sabe cuál va a ser el menú, y sabe que eso provocará un problema, lleve usted la comida que su hija comerá en la reunión. Explíquele a sus padres que aunque a usted le encanta su comida, las cosas van estar más tranquilas si usted lleva la comida que sabe que su hija comerá.

Ayudando a los niños que tienen dificultades serias con la agresión

¿La conducta agresiva de su hija está también causando problemas en la escuela, con otros niños, y en su hogar? Quizás usted necesite conseguir que un profesional le ayude a mantener la conducta de su niña bajo control. Cuanto antes usted haga esto, más fácil será el proceso. El primer paso sería hacer una evaluación para averiguar qué es lo que está causando su mal comportamiento.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad o ADHD (por sus siglas en Inglés), la ansiedad, los problemas de aprendizaje, los problemas del procesamiento sensorial, y los trastornos del desarrollo como el autismo, pueden ser todos ellos la base de la conducta agresiva. Por eso es muy importante que uste obtenga una evaluación profesional completa. Si un profesional descubriera un problema por debajo de lo que su hija está manifestando, tendría que ser tratado en forma separada. Sus esfuerzos para ayudarla a mejorar su conducta no serán exitosos si hay algo que a ella la inquieta, y que usted no se ha dado cuenta todavía.

Hay tratamientos de la conducta que pueden ayudar a su hija a frenar su conducta perturbadora, y a la vez, mejorar las relaciones con usted, el resto de la familia, sus maestros y sus amigos y amigas. Una clase de tratamiento, llamado entrenamiento para padres, funciona muy bien para los niños que presentan dificultades en relación a sus comportamientos.

Durante el tratamiento, los padres aprenden a aumentar las interacciones positivas con sus niños, a través de mantenerse calmos y estableciendo consecuencias consistentes, tal como los ratos-a-solas (conocido como time-out, en Inglés), y premios como, permitirles utilizar la computadora. Como resultado a esta clase de respuestas de los padres, los niños desarrollan más control sobre sus propias conductas, lo cual les ha de beneficiar en todas las áreas de sus vidas.

Hable con sus padres por adelantado

A la misma vez que usted está preparando a su hija, hable con sus padres acerca de las dificultades de ella, de modo que ellos sepan lo que realmente pueden esperar de su conducta.

Esta también podría ser una oportunidad para informales a ellos, cómo usted ha estado trabajando para mejorar la conducta de su niña, y también acerca de las cosas que usted ha encontrado útiles y que quizás ellos puedan probar. Sugiérales que traten de evitar los comentarios críticos y ciertos “temas calientes” como las calificaciones, que podrían llegar a inquietar a su hija.

Los abuelos y otros parientes, a menudo responden mejor a un niño que desafía si ellos están incluidos de alguna manera en el tratamiento, y se les ha dado un rol positivo para actuar. Déjeles saber cuán importante es para su niña, que reciba mensajes consistentes de todos los adultos en su vida, y cuánto usted va a valorar el apoyo de ellos.

Idealmente, sus padres harán un esfuerzo real para ser un respaldo cariñoso para usted y su niña.

Si ella sabe que, por ejemplo, los abuelos no la aprueban, ella se desalentará- y muy probablemente se comportará mal en su casa. Esta es una oportunidad para reconstruir las relaciones en la familia.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email