Ir a contenido

Preguntas frecuentes sobre deducciones de impuestos y las diferencias en la manera de pensar y aprender

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • Usted puede deducir muchos gastos relacionados con las diferencias en la manera de pensar y aprender de su hijo.

  • Algunos gastos que no parecen “médicos” pueden calificar como deducciones médicas.

  • Algunos gastos legales también pueden ser considerados.

Si tiene un hijo que piensa y aprende de manera diferente, las deducciones de impuestos le pueden ahorrar mucho dinero. Pero también pueden ser confusas. Estas son algunas preguntas comunes que usted podría tener:

¿Puedo deducir los gastos relacionados con las diferencias en la manera de pensar y aprender de mi hijo?

Usted podría deducir algunos costos como gastos médicos. Pero solo puede deducir los gastos médicos que excedan el 7,5% su ingreso bruto ajustado. (En 2019, este límite subió al 10 por ciento). Tenga en cuenta que cuando hace sus impuestos, puede sumar todos los gastos médicos de todos los miembros de su hogar.

Además de lo obvio, ¿qué podría considerarse como un gasto médico?

No todos los gastos médicos deducibles involucran una visita al médico. Pero puede que necesite una recomendación médica para justificar estas deducciones. Estas son algunas posibilidades que usted podría no estar considerando.

  • Escuelas especiales y tutores: La educación puede ser considerada “tratamiento” para un niño que piensa y aprende de manera diferente. La diferencia de su hijo debe de ser la razón principal para que esté recibiendo servicios. Y la escuela o el tutor deben ofrecer servicios que aborden directamente sus diferencias.

  • : Esto puede incluir cosas empleadas en la casa, como tabletas y software. Incluso una almohada inflable puede ser incluida. Por ejemplo, ésta puede ayudar a un niño con a estar sentado y hacer la tarea.

  • Evaluaciones: Pueden incluirse si son realizadas por un proveedor médico calificado, por ejemplo un psicólogo o un patólogo del habla y el lenguaje.

  • Terapias: Los gastos no reembolsables para terapias ocupacionales, del habla y de conducta pueden calificar. Inclusive yoga y montar a caballo pueden incluirse si ayudan a manejar los síntomas de su hijo. De nuevo, necesitará la firma de un médico.

  • Viajes: A lo mejor usted maneja un auto para ir a una escuela especializada, visitar un tutor, un terapeuta u otro tratamiento. Si es así, usted podrá deducir parte del kilometraje y los gastos de estacionamiento. También puede deducir las tarifas aéreas y algunos costos de alojamiento si necesita viajar con su hijo para hacerle exámenes, tratamientos o consultas.

  • Seminarios o conferencias relacionadas con la discapacidad: Para calificar, el evento debe haber sido recomendado por un proveedor de la salud. También debe estar relacionado con las dificultades específicas de su hijo. El transporte al evento, los materiales y ciertos gastos de alojamiento también pueden deducirse.

¿Y con respecto a los gastos legales?

Los límites son altos en este caso. Generalmente, los honorarios legales personales no son deducibles de impuestos. Pero si es necesario contratar a un abogado para autorizar u obtener tratamiento médico para su hijo, los honorarios del abogado pueden ser deducibles como gasto médico.

¿Necesito la ayuda de un contador especial?

No existe un tipo especial de contador que se ocupe de las deducciones relacionadas con las diferencias en la manera de pensar y aprender. Las recomendaciones de otras personas son una buena manera de encontrar a alguien que haya trabajado con familias como la suya. Las familias en nuestra comunidad podrían tener recomendaciones.

Pero cualquier profesional calificado debería ser capaz de ayudarlo. Los honorarios profesionales que tenga que pagar al contable serán compensados por lo que se ahorre.

Si utiliza los servicios de un preparador de impuestos, vaya preparado con sugerencias y documentos. Es posible que usted conozca mejor las opciones que un preparador de impuestos con experiencia limitada.

¿Todas esas deducciones aumentan la probabilidad de una auditoría?

Podría ser, dependiendo cuánto esté deduciendo. Pero eso no debe detenerlo de reclamar lo que usted merece. La clave es documentar, documentar, documentar.

Guarde los recibos de todo. Anote de qué fueron y manténgalos organizados en un lugar accesible. Lo mismo se aplica para las autorizaciones médicas, las evaluaciones escolares y otros documentos que demuestren por qué sus gastos fueron necesarios.

Estos ejemplos no incluyen todas las deducciones posibles. La mejor manera de saber qué puede deducir es consultarlo con un profesional de impuestos calificado. Puede preguntarle sobre las posibilidades aquí mencionadas y el profesional podría conocer otras deducciones que pueden servirle, como créditos fiscales y exenciones por dependientes.

También podría querer aprender más sobre la planificación financiera a largo plazo para su hijo. Con la orientación adecuada podría hacerle mella a los costos adicionales.

Puntos clave

  • Escuelas especiales, tutores y gastos de transporte relacionados pueden ser deducibles.

  • La tarifa que le paga a un contador puede valer el dinero que le ahorra.

  • Tener los documentos para sustentar sus deducciones lo ayudará en caso de una auditoría.

Comparta

tecnología de asistencia

Dificultades del procesamiento sensorial

Comparta Preguntas frecuentes sobre deducciones de impuestos y las diferencias en la manera de pensar y aprender

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Preguntas frecuentes sobre deducciones de impuestos y las diferencias en la manera de pensar y aprender

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom