Ir a contenido

Cómo ayudar a su hijo de primaria a controlar su sobreexcitación

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • Los chicos con ciertas dificultades de aprendizaje y de atención son más propensos a sobreexcitarse.

  • Tener una fijación o enfocarse excesivamente en algo puede causar sobreexcitación.

  • Usted puede ayudar a su hijo de primaria a controlar mejor su sobreexcitación.

Es maravilloso ver a su hijo entusiasmado y participando, ya sea que esté jugando voleibol o actuando una película para sus amigos. Pero si se excita demasiado puede perder el control y causar incomodidad en las personas a su alrededor.

Los niños con ciertas dificultades de aprendizaje y de atención, como el o las pueden ser más propensos a sobreexcitarse. Y no hay soluciones rápidas ni fáciles para calmar a su hijo en el momento que eso sucede, pero pueden trabajar juntos para reducir esos incidentes a lo largo del tiempo.

Usted y su hijo pueden usar las tres “R”: reconocer cuando una situación está excitándolo excesivamente, registrar las señales y aprender nuevas maneras de responder. Abajo hay algunas razones por las que su hijo de primaria puede sobrexcitarse y cómo aplicar las tres “R” para ayudarlo.

Está hyperenfocado

Reconocer: Su hijo está jugando videojuegos con sus amigos. Rehusa ceder el control a los otros e insiste que tiene que llegar al próximo nivel. Sus amigos quieren irse y él comienza a gritarles.

Registrar posibles señales:

  • Sube el volumen: Su hijo grita al jugar y le grita a sus amigos.

  • Lenguaje corporal tenso: Se inclina hacia la pantalla, hace muecas y camina de un lado a otro.

  • Disminuye su conciencia de los alrededores: No parece darse cuenta que sus amigos están inquietos ni escucha cuando usted le habla.

Responder: Apague o ponga en pausa el videojuego. Eso puede enojarlo aún más, pero probablemente no le prestará atención mientras esté prendido. Llévelo a otra habitación alejada de sus amigos para que se calme. Si se resiste, pídale a los amigos que se vayan a otra habitación.

Intente decir, “sé que estás muy interesado en el juego, pero tus amigos se sienten excluidos y controlados. ¿Puedes calmarte para que se queden?

Planear para la próxima vez: Considere establecer reglas para los videojuegos (o lo que sea que desencadene la sobreexcitación de su hijo). Quizá, cada uno puede jugar un máximo de 20 minutos a la vez, siempre y cuando sean amables los unos con los otros.

También puede explicarle lo que observa cuando él comienza a enfocarse demasiado. La próxima vez, puede indicarle las señales para que él empiece a vigilar su comportamiento y reconocer cómo cree que se sienten los demás.

Su fijación es excesiva

Reconocer: Sus primos no están interesados en jugar lo que su hijo quiere. Él repite, “¡tenemos que jugar a la pelota!”. Cuando encuentran otra cosa que hacer, él los sigue, gritándoles que le hagan caso.

Registrar posibles señales:

  • Está “atascado”: Días antes de que se reúnan, su hijo ha estado repitiendo lo excitado que está de jugar a la pelota con sus primos.

  • No escucha: No atiende las sugerencias de sus primos ni su falta de interés.

  • No capta las señales sociales: No se da cuenta que los otros niños están molestos e incómodos.

Responder: Dirija a su hijo a un lugar más tranquilo o pídale a las otras personas que se vayan del lugar y quédese con él hasta que se calme. Enséñele a respirar lenta y profundamente.

Intente decir, “sé que estás molesto y podemos hablar de eso cuando estés más tranquilo” Si él grita, “¡estoy tranquilo y quiero hablar ahora!”, es apropiado responder, “yo todavía no estoy en calma, esperemos unos minutos”.

Planear para la próxima vez: Prepare a su hijo antes de una visita. Infórmele que es posible que los otros niños no siempre quieran jugar lo que él quiere. Juegue a los roles en diferentes situaciones sociales para que tenga una idea de qué decir en esa situación. También puede ayudarlo a que aprenda a “verificar” para ver si siente que la excitación aumenta. ¿Aumenta el volumen de la voz?, ¿su cuerpo está tenso?

Puede tomar tiempo para que usted y su hijo aprendan qué es lo que funciona, pero a largo plazo sus esfuerzos lo ayudarán a que aprenda a controlar por sí mismo su sobreexcitación más eficazmente. Encontrará más sugerencias para manejar retos diarios, como los causados por el TDAH en Entrenamiento para padres.

Puntos clave

  • Puede aprender a reconocer las señales de que su hijo ha comenzado a sobreexcitarse.

  • Hacerle saber lo que usted observa puede ayudarlo a que se dé cuenta cuando está sucediendo.

  • Darse cuenta cuando está demasiado excitado puede ayudarlo a controlar conductas inapropiadas más adelante en la vida.

Comparta

TDAH

dificultades del funcionamiento ejecutivo

Comparta Cómo ayudar a su hijo de primaria a controlar su sobreexcitación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Cómo ayudar a su hijo de primaria a controlar su sobreexcitación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom