Ir a contenido

Cómo ayudar a su preescolar a controlar su sobreexcitación

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • Algunos niños con dificultades de aprendizaje y de atención son más propensos a sobreexcitarse.

  • No hay solución inmediata para que su preescolar deje de estar sobreexcitado.

  • Aprender a identificar las señales de que su hijo está comenzado a excitarse demasiado puede ayudar a detener esa conducta antes de que aumente.

Es bueno ver a su preescolar entusiasmado, pero no sobreexcitado. Los niños con ciertas dificultades de aprendizaje y de atención como el TDAH pueden ser más propensos a sobreexcitarse que otros niños.

Aprender a calmar a un preescolar sobreexcitado es un proceso. No hay soluciones rápidas, pero hay cosas que pueden ayudar conforme pasa el tiempo.

Trate de usar las tres “R”, reconocer cuando su hijo se está excitando en exceso, registrar las señales de alerta y hallar las maneras de responder cuando vuelva a ver las señales. Abajo hay tres razones comunes por las que su preescolar puede sobrexcitarse y cómo aplicar las tres “R”.

Está sobreestimulado

Reconocer: Su hijo está jugando al escondite. Los otros niños dejan de jugar pero él continúa persiguiéndolos y riéndose aunque los niños se enojen.

Leer las señales: Su hijo se quedó atrapado en el juego, gritando y riendo más duro que los otros niños. No fue capaz de mirar a su alrededor y darse cuenta que el juego había terminado y dejar de jugar.

Responder: Colóquese entre su hijo y los otros niños. Si a él no le importa que lo toquen, trate de poner sus manos sobre sus hombros y dígale, “el juego terminó. Parece que te divertiste mucho pero es hora de dejar de jugar”. Diríjalo hacia otra actividad.

Planear para la próxima vez: Decidan una seña que ambos creen funcionará para ayudarlo a saber cuándo terminó el juego. Avísele que le quedan cinco minutos cuando note que se está alborotando y excitando demasiado.

Está absorbido en exceso

Reconocer: En una fiesta de cumpleaños su hijo se niega a dejar de ensartar los aros y ponerse a jugar otra cosa. Mientras usted más insiste más se enfurece, hasta que finalmente empieza a patear y gritar.

Leer las señales: Su hijo está realmente inmerso en el juego. Mientras más tiempo juega menos se da cuenta que los otros niños le están hablando. No para de repetir, “¡una vez más!”.

Responder: Si su hijo está teniendo una crisis, seguramente no aceptará su ayuda ni irse del lugar con usted. Asegúrese que él y todos alrededor estén a salvo. Pida a los otros que le den un poco de espacio y dígale, “voy a quedarme al lado tuyo hasta que te tranquilices”.

Planear para la próxima vez: Cuando observe señales de que su hijo se está ensimismando en exceso, interrúmpalo y avísele que le quedan diez minutos. Repítalo cuando queden cinco y tres minutos. Cuando el tiempo se termine puede decirle, “¡veo que te divertiste! Ahora hay que continuar con el próximo juego”.

Su fijación es excesiva

Reconocer: En el parque otro preescolar está usando el columpio preferido de su hijo. Grita diciendo que el niño le quitó “su” columpio y trata de empujarlo.

Leer las señales: Su hijo estuvo hablando toda la mañana sobre montarse en “su” columpio. Cuando vio al otro niño en el columpio, comenzó a apretar sus puños, jadear y gruñir.

Responder: Aleje a su hijo del otro niño para que estén a salvo. Intente decir, “sé que planeabas montarte en el columpio y que estás enojado”. Trate de encauzarlo hacia otra actividad, “vamos a usar el tobogán hasta que el otro niño deje de columpiarse”.

Planear para la próxima vez: Prepare a su hijo. Inténtelo diciendo, “podría haber otro niño usando tu columpio favorito. Puedes esperar con calma o usar otro columpio. Si no puedes nos tendremos que ir del parque”. Ayúdelo a que se dé cuenta de su reacción. “¿Te das cuenta que estás apretando los puños? He visto que lo haces cuando comienzas a enojarte”.

Su respuesta puede que no tranquilice a su hijo en el momento. No obstante, aprender a reconocer esas situaciones y leer las señales de su hijo puede ayudarlos a encontrar maneras de responder más efectivamente en el futuro, o incluso prevenir incidentes.

Para más ideas sobre cómo actuar en situaciones problemáticas, visite Entrenamiento para padres. Allí encontrará sugerencias de expertos sobre cómo ayudar a su hijo a pasar de una actividad a otra, manejar su frustración, permanecer enfocado y mucho más.

Puntos clave

  • Puede ayudar a su preescolar si se ponen de acuerdo en una seña que usted le hará para indicarle que se está excitando demasiado.

  • Lograr que su hijo sea más consciente de cómo actúa cuando se está sobreexcitando podría ayudarlo a permanecer más calmado.

  • Avisar a su hijo con anticipación que pronto tendrá que cambiar de actividad puede ayudarlo a prepararse, y esto puede reducir que ocurra una crisis.

Comparta

Comparta Cómo ayudar a su preescolar a controlar su sobreexcitación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Cómo ayudar a su preescolar a controlar su sobreexcitación

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom