Cerrar
Idioma
English
Español
Estrés y ansiedad

¿Son las dificultades de aprendizaje y de atención factores de riesgo para la ansiedad?

Por Child Mind Institute, socio fundador de Understood

¿Son las discapacidades de aprendizaje y las dificultades de atención factores de riesgo para los trastornos de ansiedad?

Las discapacidades de aprendizaje y las dificultades de atención como el TDAH sí incrementan el riesgo de que los niños desarrollen trastornos de ansiedad. Ellos son especialmente propensos a preocuparse antes de que su discapacidad de aprendizaje o TDAH haya sido diagnosticado. No saben qué anda mal y sus familiares, por lo general, creen que no están esforzándose lo suficiente.

Esto puede originar mucho estrés en los niños. Una vez que el problema haya sido diagnosticado, la familia puede ayudar a los niños a manejar los síntomas del TDAH. Aún así, la ansiedad podría continuar.

Por supuesto que no todos los niños que son ansiosos desarrollan un trastorno de ansiedad. Algunos niños son más propensos a experimentar ansiedad que otros debido a su temperamento. Algunos podrían estar genéticamente predispuestos a desarrollar un trastorno. Las dificultades de aprendizaje y de atención podrían crear factores de estrés que desencadenen un riesgo heredado.

Obtener ayuda para las dificultades de aprendizaje y de atención de su hijo es el primer paso. Sin embargo, si usted nota que él se preocupa demasiado, entonces es importante que también busque ayuda para eso.

Discapacidad de aprendizaje y ansiedad

En niños pequeños que tienen una discapacidad de aprendizaje que aún no ha sido diagnosticada, la ansiedad podría desencadenarse durante preescolar o kínder. Es ahí cuando se les prepara para aprender a leer. Un niño podría repentinamente tener dificultad para mantenerse al mismo nivel que sus compañeros. Además, podría estar consciente de las preocupaciones y la ansiedad de sus familiares.

La mayoría de las discapacidades de aprendizaje son identificadas durante la primaria. Hasta que el niño es diagnosticado, la escuela podría causarle ansiedad. “Los niños se comparan con sus compañeros y se sienten mal, pero no saben por qué”, dice el doctor Michael Rosenthal, un pediatra neuropsicólogo de Child Mind Institute. “Ellos dirán ‘no soy inteligente como los otros niños. No me gusta la escuela’. Son reacios a hacer los deberes escolares. Si no se presta la debida atención, puede convertirse en una fobia a la escuela”.

Algunas veces la DA no es descubierta hasta que el niño llega a los últimos años de escuela media (6º-7º grado) o al bachillerato (8º-12º grado). Ya sea porque ha pasado desapercibida o porque el niño ha logrado ocultar sus limitaciones muy bien. Pero esto no quiere decir que no haya estado sufriendo.

“A menudo escucho a chicos mayores diciendo, ‘siempre me he sentido estúpido’”, dice el Dr. Rosenthal. Y a pesar de que los problemas de conducta no van de la mano con las DA, si un niño tiene baja autoestima por mucho tiempo y se ha sentido ansioso por ello, podría comenzar a portarse mal. Por ejemplo, adoptar el rol del payaso de la clase es una forma de llamar la atención de sus compañeros si a un niño no le está yendo bien académicamente.

TDAH y ansiedad

La investigación indica que los niños con TDAH tiene más riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad que otros niños. Actuar impulsivamente, interrumpir y no seguir las reglas puede resultar en respuestas negativas por parte de los maestros, los padres/madres y los otros niños. Es más probable que se burlen o acosen
a un niño que tiene TDAH. Tales problemas pueden desencadenar ansiedad, especialmente si el niño ya de por sí es propenso a ello.

¿Cómo saber si la ansiedad de su hijo es grave?

Si los pensamientos y temores de su hijo están haciendo su vida más difícil y evitando que realice actividades que otros niños de su edad disfrutan, entonces es recomendable que busque ayuda. Otros signos de que su ansiedad va más allá de lo común son:

  • Sus preocupaciones no son reales
  • Sus preocupaciones son desproporcionadas con respecto a la causa
  • Le preocupa en exceso hacer el ridículo
  • Siente que no puede controlar sus preocupaciones
  • Evita las situaciones que podrían provocarle ansiedad

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad se manifiestan de diferentes maneras, pero estos son los tipos más comunes y sus síntomas.

Trastorno de ansiedad generalizada (GAD, por sus siglas en inglés) es cuando los niños se preocupan por muchas cosas en su vida diaria. A diferencia de los adultos, los niños con este trastorno puede que no reconozcan que sus temores son exagerados. En los niños la ansiedad es generalmente enfocada en el rendimiento en la escuela o en los deportes y podría conducir a estudiar o a practicar deportes en extremo. Los signos del trastorno de ansiedad generalizado incluyen:

  • Preocuparse excesivamente por todo, pero en particular del desempeño en la escuela o en otras actividades, o de su capacidad para cumplir con las expectativas
  • Con frecuencia busca que le digan que todo va salir bien en un intento para calmar sus temores y preocupaciones
  • La ansiedad lo vuelve irritable e inquieto
  • Síntomas físicos, incluyendo fatiga, dolores de estómago y de cabeza
  • Miedos exagerados acerca de situaciones de la vida real, como guerras, disparos en las escuelas y crimen en las calles

Trastorno obsesivo-compulsivo (OCD, por sus siglas en inglés) es cuando un niño se siente acosado por pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes que no desea (llamados obsesiones) e intenta controlarlos a través de conductas repetitivas o ritualizadas (compulsiones). Los signos del trastorno obsesivo-compulsivo incluyen:

  • Conductas repetitivas o rituales, como lavarse las manos y cerrar y abrir puertas repetidamente, o tocar cosas en un orden determinado
  • Temores extremos de contaminación, que los miembros de la familia puedan ser lastimados o de hacerse daño a sí mismos
  • Utilización del “pensamiento mágico”, en particular los niños pequeños (“si toco todo lo que está en la habitación, mami no se matará en un accidente de automóvil”)
  • Busca repetidamente que le den seguridad acerca del futuro
  • Intolerancia a ciertas palabras o sonidos

Trastorno de ansiedad social, a veces llamada fobia social, es una excesiva conciencia de sí mismo que va más allá de la timidez común. Los chicos con el trastorno de ansiedad social están tan preocupados de ser juzgados de modo negativo que evitan hacer o decir cualquier cosa que pueda humillarlos. El trastorno de ansiedad social afecta mayormente a los adolescentes, aunque también podría comenzar en la infancia. Los signos del trastorno de ansiedad social incluye:

  • Temor excesivo a la crítica
  • (En los niños pequeños) hacer berrinches y llorar cuando se los confronta con una situación que los aterroriza, conducta que puede ser confundida con hostilidad
  • Síntomas físicos como temblar, transpirar, sentirse sin aire que interfieren de manera significativa con la vida diaria
  • Ansiedad que ocurre mucho antes de que suceda la situación temida

Los niños con trastornos de ansiedad responden bien a la terapia de comportamiento sola o en combinación con medicamentos. Mientras más rápido sea tratada, mejor será el resultado. Obtener ayuda puede hacer una gran diferencia tanto para su hijo como para su familia.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email