Cerrar
Idioma
English
Español
Dificultades de la función ejecutiva

¿Las señales de los teléfonos celulares causan dificultades del funcionamiento ejecutivo?

Por Nelson Dorta

¿Existe alguna conexión entre las señales de los teléfonos celulares y el incremento del TDAH y otras dificultades cognitivas? ¿Hay investigaciones que demuestren que los campos electromagnéticos y las ondas de radiofrecuencia causan dificultades del funcionamiento ejecutivo?

Nelson Dorta

Neuropsicólogo pediátrico

Es difícil para los científicos descartar los riesgos completamente. Pero hasta el momento, no hay estudios bien diseñados que demuestren que las señales de los teléfonos celulares causan o incrementan el riesgo de tener el TDAH o dificultades del funcionamiento ejecutivo.

Un teléfono celular funciona emitiendo ondas de radio de baja potencia. Éstas son conocidas como ondas de radio frecuencia (RF, por sus siglas en inglés) o campos electromagnéticos (EMF, por sus siglas en inglés).

Hasta el momento, las investigaciones científicas no han encontrado una relación entre las señales de los teléfonos celulares y algún efecto permanente en la función cerebral. Hay algunos efectos a corto plazo, pero basándose en la evidencia actual parecieran ser inofensivos.

Esta ilustración puede ayudar a explicarlo. Piense que las señales del teléfono son como una almohadilla térmica. La almohadilla modifica la actividad de la parte del cuerpo que está tocando y calentando. Pero la actividad de esas células vuelve a la normalidad cuando se retira la almohadilla. Lo mismo parece suceder cuando usted termina una llamada en su teléfono celular.

En pocas palabras, la transmisión de las señales de los teléfonos celulares cerca de la cabeza de las personas cambia el patrón normal de las ondas cerebrales. Pero esos cambios son pasajeros. Esto significa que duran poco tiempo y no afectan al cerebro de una “mala” manera.

La ciencia todavía tiene un largo camino por recorrer antes que pueda entender completamente los efectos permanentes del uso del teléfono celular, si es que hay alguno. Hasta el momento, los estudios a largo plazo se han enfocado, principalmente, en la posible relación con el cáncer y otros efectos sobre la salud. Afortunadamente, los investigadores todavía no la han encontrado.

La investigación sobre el cáncer también tiene una importante implicación en cómo los teléfonos celulares podrían afectar la capacidad de pensar, como la atención y las funciones ejecutivas. Esos estudios tampoco han encontrado nada.

Pero no existen estudios que demuestren que los teléfonos celulares causen cáncer. También se han realizado estudios sobre el impacto de las señales de los teléfonos celulares en la atención y otras funciones ejecutivas. Esos estudios tampoco han hallado ningún efecto.

Es importante señalar que las maneras cómo usamos esos aparatos también está cambiando. Por ejemplo, hablar menos y enviar más textos significa que nuestras cabezas están más alejadas de la fuente de esas señales.

A medida que nuestros teléfonos celulares y hábitos cambian, es bueno tener presente este consejo. Todo en moderación está bien y en exceso es perjudicial.

El uso excesivo del teléfono celular probablemente no es bueno para los chicos por diversas razones, no solo por la preocupación de que puede afectar al cerebro. El tiempo que pasamos en el teléfono es tiempo que no usamos para interactuar cara a cara, estudiar o dormir.

Acerca del autor

Retrato de Nelson Dorta

Nelson Dorta

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email