Cerrar
Idioma
English
Español
Hiperactividad / impulsividad

¿Es mi preescolar demasiado impulsivo? ¿Cómo puedo saber?

Por Child Mind Institute, socio fundador de Understood

¿Es mi preescolar demasiado impulsivo? ¿Cómo podría saber?

Los niños preescolares son pequeños seres impulsivos. Ellos corren alrededor, no pueden esperar sus turnos e interrumpen constantemente. ¿Cómo usted puede saber si su hijo es simplemente un niño típico o es más impulsivo para su edad?

Los niños desarrollan el autocontrol de modo gradual durante los años preescolares en adelante. Por supuesto, algunos desarrollan ese autocontrol antes que otros. No es para sorprender que un preescolar de 2 años de edad tome un juguete que estaba utilizando su hermano o su hermana. Sin embargo, para cuando el niño tiene 5 años, nosotros esperaríamos que sea capaz de tomar turnos cuando juega con otros. Un niño pequeño podría salir corriendo en un centro comercial en un ataque de independencia, pero para cuando tiene 5 años debe recordar que debe pedir permiso antes de salir corriendo hacia la camioneta que vende helados.

¿Demasiado impulsivos o “sencillamente niños”?

No es fácil identificar una conducta poco usual de impulsividad en los niños, señala el dr. Matthew Cruger, un psicólogo clínico en el Child Mind Institute, ya que todos los niños pequeños carecen de autocontrol. Además, también habría que considerar las expectativas que los adultos tienen de los niños, las cuales varían de persona a persona. “Algunos adultos tienen más tolerancia que otros para todo tipo de conductas”, él dice. “Algunas veces debemos descartar la impulsividad ya que esta es una función propia de ser un niño”.

Dicho esto, el dr. Cruger dice que hay cosas a las que hay que prestar atención. “Si su hijo siempre está activo, como si tuviera un motor prendido todo el tiempo”, no piensa acerca de las consecuencias de sus acciones y parece más propenso a los accidentes que otros niños de su edad, podría entonces decirse que su hijo es podría ser más que lo típicamente impulsivo.

Grados de impulsividad

Cuando los niños actúan impulsivamente, el dr. Cruger dice que es mejor considerar la dificultad específica de ese momento. Por ejemplo, dice, “cuando yo le digo a mi hija preescolar que se ponga los zapatos y ella me contesta no y tira sus zapatos fuera de su alcance, esa conducta es impulsiva. Pero lo podría estar haciendo porque la noche anterior estuvimos muy ocupados y yo no tuve tiempo de compartir con ella ni unos minutos para jugar juntos. Ella podría estar tirando sus zapatos porque estaría buscando tener más contacto conmigo. O tal vez, ella estaría siendo desafiante y probando las reglas. De cualquier manera, lo que yo quiero es asegurarme que ella recoja sus zapatos y se los ponga, y seré muy firme y frío en la manera en que le comunicaré esto a ella, porque lo que quiero, otra vez, es que ella cumpla con las reglas y no que tengamos una pelea”.

Sin embargo, el dr. Cruger reconoce que algunos actos impulsivos “como tirar cuchillos y tijeras” son “claramente más problemáticos”, y exigen una respuesta más fuerte de parte de los padres. Si la impulsividad de su hijo está poniendo a alguien en peligro, frenar el comportamiento de ellos, es una prioridad.

El dr. Michael Rosenthal, un pediatra neuropsicólogo del Child Mind Institute, dice que los padres pueden evaluar la impulsividad de sus hijos comparándolos con la de otros niños de su edad. “Hay una cierta cantidad de impulsividad que se puede esperar para cualquier preescolar, por lo tanto, los padres deben preguntarse si la impulsividad de sus hijos es demasiada comparada con la de otros niños de la misma edad. ¿Su conducta está causando problemas en la escuela? ¿Los maestros han hecho algún comentario al respecto? ¿Usted ve esas conductas en otros lugares?”.

Recuerde comparar muy de cerca a su hijo con otros niños de su edad. Los niños más pequeños, dentro de un grupo de preescolares, podrían no ser tan maduros como los niños un poco mayores, y podrían estar en riesgo de ser diagnosticados equivocadamente con TDAH.

Una lista de verificación para las familias

Aquí le mostramos algunos signos que podrían indicar que la impulsividad de su hijo de preescolar es parte de un problema más grande.

  • ¿Su preescolar tiene dificultades para quedarse en su silla cuando otros niños de su misma edad son capaces de hacerlo?
  • ¿Su preescolar dice cosas inapropiadas e interrumpe?
  • ¿Su preescolar busca agarrar siempre algo cuando debería sentarse y mantener sus manos quietas?
  • ¿Su preescolar corre alrededor y juega haciendo mucho más ruido que los otros niños?
  • ¿Su preescolar tiene dificultad para esperar en una línea?
  • ¿Es su preescolar demasiado agresivo hacia los otros niños?
  • ¿Es su preescolar excluido de las fiestas de cumpleaños o de reuniones de juego?
  • ¿Usted piensa que necesitaría una correa para evitar que su preescolar corra por la calle?

Si alguna o todas estas preguntas le dan qué pensar, quizás usted necesite investigar sobre posibles causas de impulsividad. Estas incluyen:

  • TDAH: Los niños con el TDAH tienen un dificultad muy grande para controlar sus conductas. Ellos tienen también dificultades para concentrarse en una tarea, para prestar atención y para sentarse quietos. Su actitud es que ellos quieren cosas y las quieren ahora . Además, ellos no se toman el tiempo para parar y pensar acerca de las consecuencias – simplemente lo hacen .
  • Ansiedad: Los niños impulsivos, algunas veces tienen una ansiedad que ellos no pueden reconocer. Un niño que se preocupa demasiado, podría tener dificultad para tolerar y lidiar con situaciones estresantes. Su instinto de “pelear o escapar” podría afianzarse.
  • Trauma o negligencia: Los niños que han experimentado trauma, negligencia o caos en el hogar pueden llegar a ser muy ansiosos y sensibles emocionalmente. Esta combinación alimenta a la impulsividad. Ellos no están pensando cuando actúan; ellos, además, son muy propensos a tener la actitud de pelear-o-escapar como un mecanismo de defensa.
  • Dificultades del procesamiento sensorial: Algunos niños son demasiado o muy poco sensibles a los estímulos. Un niño muy sensible podría estar irritado por la ropa apretada o que produce picazón, mientras que un niño que tiene sensaciones por debajo de lo normal, podría buscar estimulación corriendo alrededor y chocándose contra cosas.
  • Autismo: debido a que carecen de habilidades para la comunicación, un niño con el espectro autista podría correr y agarrar algo. El pensamiento rígido, característica del autismo, podría conducir a un estado de agitación cuando las cosas cambian repentinamente. Casi todos los niños autistas tienen dificultades del procesamiento sensorial que pueden llevar a un alto grado de ansiedad y de impulsividad.

Herramientas de diagnóstico para llegar a la raíz de la impulsividad

Si usted ha reconocido signos que podrían estar causando que su hijo se porte mal, es muy importante que consulte con un médico experimentado en el diagnóstico y el tratamiento infantil.

Sea lo que sea que esté detrás de la impulsividad de su hijo, la crianza entra en juego. El dr. Cruger aconseja a los encargados del cuidado de los niños que “sean cálidos, presten atención, desarrollen una buena relación con los niños, ser claros y objetivos en cuanto a sus expectativas, que provean de oportunidades para corregir errores, y que sean firmes y flexibles”.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email