Cerrar
Idioma
English
Español

¡Mi hijo es tan desorganizado! No puede terminar nada. Ni siquiera sabe por dónde empezar. Pareciera que no puede tomar ninguna decisión y no puede darle seguimiento a nada. Su mente parece dispersa. Me preocupa que pueda tener algún problema médico. ¿Existe alguna evaluación para determinar si hay dificultades con la organización?

Hay pruebas que analizan diferentes habilidades organizativas. Sin embargo, el primer paso es pedirle al maestro de su hijo que le describa cómo y cuándo su hijo es desorganizado. Si fuera posible, sería conveniente que el psicólogo de la escuela lo observara en el salón de clase.

Es necesario descartar otras posibles causas de su desorganización. Por ejemplo:

  • Si se le olvida entregar sus tareas o pierde sus libros, podría ser debido a que tiene una discapacidad del aprendizaje y se siente mal haciendo la tarea o mostrándosela al maestro. “Más que problemas con la organización, podría ser que necesita ayuda en matemáticas”, dice Dr. Michael Rosenthal, un neuropsicólogo pediatra del Child Mind Institute.
  • También podría distraerse porque se siente ansioso. Quizás porque se avergüenza de su ansiedad, sus maestros y sus padres no saben nada acerca de esto.
  • Un niño podría parecer desorganizado porque está deprimido. Esto puede causarle que se sienta desconectado e indiferente acerca de cosas que a él normalmente le importarían.
  • Un niño que ha tenido una experiencia traumática podría ser desorganizado debido a que siente estrés constantemente.

¿Ha descartado estos problemas emocionales? Entonces, es posible que su hijo sea desorganizado debido a una deficiencia en lo que se conoce como funciones ejecutivas.

Las funciones ejecutivas son habilidades mentales que todos utilizamos todos los días para hacer las cosas. Las utilizamos para establecer metas, planificar cómo vamos a hacer algo, dar prioridades y recordar cosas. Las funciones ejecutivas nos ayudan a manejar nuestro tiempo y posesiones, y a terminar lo que empezamos.

Algunos niños tienen un funcionamiento ejecutivo deficiente. No importa cuán brillantes sean, ellos tienen dificultad para hacer las tareas de la escuela y para estar al día de las cosas que son responsables.

Algunas de estas funciones son obvias, porque ellas incluyen la conducta del niño en el mundo: perder su chaqueta, olvidar sus tareas, no seguir las indicaciones. Otras son menos obvias, pero tan importantes como las anteriores, especialmente para el aprendizaje: la capacidad de retener conceptos, resolver problemas que requieren diferentes pasos, darse cuenta qué es importante de lo que está leyendo, poner las cosas en un orden razonable cuando está escribiendo.

Hay diferentes tipos de pruebas que pueden ser utilizados para ver en qué clase de funciones ejecutivas su hijo puede estar teniendo problemas.

Evaluación neuropsicológica

La manera más completa de evaluar los problemas de organización de los niños y determinar sus causas, es a través de una evaluación neuropsicológica. Esta es un conjunto de pruebas, cuestionarios, entrevistas y observaciones le dan al terapeuta un cuadro completo de fortalezas y debilidades de los niños. La prueba muestra cómo los niños completan tareas y procesan la información.

“La mayoría de los padres que vienen y dicen, mi hijo es desorganizado, por lo general esos niños tienen también otros problemas”, dice el Dr. Rosenthal. “Es importante ser exhaustivo en una evaluación neuropsicológica para evaluar todas las otras piezas, para aislar si se trata específicamente de un problema de la función ejecutiva o si hubiera un problema más grande en juego”.

Las evaluaciones neuropsicológicas incluyen varias sesiones. Ellas requieren tiempo y mucho trabajo por parte de los niños, como también de sus maestros, padres y terapeutas profesionales o médicos clínicos.

La evaluación incluye:

  • Pruebas que miden cómo los niños enfrentan una tarea que no tiene mucha estructura.
  • Cuestionarios para padres y maestros, en los comparten sus opiniones acerca de las dificultades de organización que los niños tienen.
  • Cuestionarios clínicos que comparan las respuestas de un niño con otros miles.

El Dr. Rosenthal dice que él utiliza de ocho a nueve horas de encuentros cara-a-cara con el niño que está evaluando. Pasa más o menos una hora y media entrevistando a los padres y tiempo extra hablando por teléfono con los maestros. Una vez que todo esto está completo, él da un puntaje e interpreta la información.

Otras evaluaciones

Hay dos clases de pruebas que evalúan las dificultades del funcionamiento ejecutivo sin necesidad de hacer una evaluación neuropsicológica exhaustiva. (Ambos están incluidos en la evaluación neuropsicológica.)

  • Evaluación conductual de la función ejecutiva (BRIEF, por sus siglas en inglés) y la Evaluación de alto espectro de la función ejecutiva (CEFI, por sus siglas en inglés). Ambos inventarios son cuestionarios que piden a los padres, maestros y tal vez al psicólogo de la escuela, que observen de cerca las conductas que ellos ven en un niño y que completen una escala de clasificación con sus respuestas.
  • Sistema de evaluación cognitiva (CAS, por sus siglas en inglés) es dado por un psicólogo que observa cómo un niño realiza una serie de tareas y observa cómo las lleva a cabo.

El Dr. Rosenthal informa que ha encontrado que el primer grupo de pruebas, incluyendo el CEFI, son mejores herramientas que las evaluaciones individuales como el CAS para obtener una idea de lo que está pasando con un niño. A veces, los niños pueden funcionar mejor en un lugar controlado como la oficina de un doctor. El funcionamiento en el mundo real, donde hay una gran cantidad de distracciones e interrupciones, es mucho más complicado.

Cómo ayudar

Una vez que usted ya tenga una buena idea de cuáles son las dificultades específicas de su hijo, sus maestros y el psicólogo de la escuela trabajarán con él para respaldarlo en el salón de clase.

Usted quizás querrá que él trabaje con un especialista del aprendizaje. El especialista está entrenado para ayudarle con las destrezas que su hijo va a necesitar para la escuela, tales como la memorización, analizar información importante, organizar sus pensamientos en la escritura y resolver los problemas de varios pasos.

Entre más grande sea el niño, estás funciones ejecutivas afectaran mucho más sus habilidades para aprender (así como poder hacer un seguimiento de sus tareas y de su equipo de deportes.) Ayudándole a que se sea más organizado hará las cosas más sencilla, tanto para él como para usted y, por supuesto, le permitirá sentirse más exitoso y alcanzar sus metas.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email