Ir a contenido

Dislexia y ansiedad: Lo que necesita saber

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • No es inusual que los niños con dislexia experimenten ansiedad.

  • Los niños con dislexia pueden sentirse ansiosos porque no entienden por qué les resulta tan difícil leer.

  • La ansiedad relacionada con la lectura puede afectar cómo se sienten los niños con el aprendizaje en general.

Nota: Este video de YouTube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles“ y haga clic en la opción “Spanish”. Asegúrese de que la función “CC” esté activa.

Los niños saben lo importante que es leer. Lo escuchan de sus padres y maestros desde muy temprana edad. Así que cuando los niños con dislexia tienen dificultad con esa destreza tan importante, puede que se desarrollen sentimientos de ansiedad.

En la mayoría de los casos, esos sentimientos son pasajeros y se limitan a situaciones que involucran leer. Puede ser desde leer un menú hasta tomar apuntes para el reporte de un libro. Sin embargo, en ocasiones los niños con dislexia y otras diferencias de aprendizaje desarrollan un problema de ansiedad más serio.

Aprenda más sobre la relación entre la ansiedad y la dislexia, y cómo ayudar a su hijo.

Cómo la dislexia puede ocasionar estrés y ansiedad

No es sorprendente que los niños con dislexia se sientan ansiosos en ocasiones. Puede que enfrenten muchas situaciones estresantes a lo largo del día. Muchas de ellas tienen que ver con las situaciones del tipo: “y si…”. Estos son dos ejemplos:

  • Carlos tiene que ir a la estantería de libros sencillos cuando el resto de la clase está escogiendo libros más complicados. ¿Y si los otros niños piensan o dicen que soy tonto porque leo libros para bebés?

  • La clase está turnándose para leer pasajes de un libro. Ana esta preocupada: ¿Y si la maestra me pide que lea y me enredo con las palabras?

Los niños con dislexia a menudo tienen miedo de lo que podría ocurrir si tienen que hacer algo que involucre leer. Pueden sentir temor de fracasar, ser criticados o sentirse avergonzados. Incluso pueden haber momentos en que crean que nunca aprenderán o lograrán nada debido a sus dificultades para leer.

Estas emociones negativas son entendibles, pero no suelen extenderse más allá de la situación en cuestión. Los niños pueden superarlas rápidamente con la comprensión y el apoyo adecuado.

Pero cuando los niños tienen experiencias estresantes con frecuencia, esas emociones se acumulan y también la ansiedad.

Cuando la dislexia causa estrés y ansiedad continuamente

Los niños con dislexia son tan inteligentes como sus compañeros, pero enfrentan más estrés diariamente debido a sus dificultades.

A menudo tienen que enfrentar problemas, contratiempos y comentarios negativos en la escuela. Es por ello que algunos tienen dificultades para socializar y sienten que no “encajan”. Su problema con la lectura puede originar ideas de “no puedo” que afectan el aprendizaje en otras áreas y la vida diaria.

Sentir que no se tiene control es un motivo común de ansiedad. Los niños con dislexia pueden sentir que nada de lo que hagan cambiará las cosas. Esto suele deberse a que no saben qué “falla” en ellos o por qué no pueden leer como los otros niños.

Después de un tiempo, el estrés constante no solo los afecta en el presente. Además de sentirse ansiosos acerca de algo que está ocurriendo ahora, los niños comienzan a sentirse preocupados con antelación. Los “y si…” pueden ser sobre cosas que ocurrirán o podrían ocurrir en el futuro.

Cuando la ansiedad alcanza ese nivel, puede pasar de ser algo temporal a convertirse en un problema crónico.

La ansiedad crónica no solo te hace sentir mal. En algunos casos, puede generar problemas disciplinarios. Algunos niños pueden portarse mal, payasear o no entrar a clases. Puede que lo hagan para evitar la vergüenza que a menudo sienten durante actividades que requieran leer.

La ansiedad relacionada con leer no siempre está limitada a la lectura. Algunos niños pueden decidir que si son “ineptos” para leer, serán “ineptos” en todo lo demás.

Para evitar el riesgo de fracasar, puede que eviten cualquier reto nuevo. Puede que se den por vencidos en otras asignaturas y actividades cuando se vuelven difíciles, o que ni siquiera lo intenten.

Ansiedad crónica y ansiedad

Tener dislexia no predispone a los niños a tener ansiedad. Pero en muchos casos, mientras más estrés enfrenten, más sensibles se vuelven al estrés. Esto sumado a la predisposición genética, puede contribuir al dsarrollo de un trastorno de ansiedad crónico.

Con una persona tiene un trastorno de ansiedad, los temores y preocupaciones se extienden a todos los aspectos de su vida. Puede que se sienta atemorizada de eventos cotidianos y se obsesione con que las cosas podrían salir mal. Esto afecta su funcionamiento e impide que disfruten la vida.

Aunque la dislexia no genera un trastorno de ansiedad, las dos condiciones a menudo coexisten. Si su hijo presenta ambas, sepa que no es el único. Según un estudio, cerca del 29% de los niños con una también tienen un trastorno de ansiedad.

Si le preocupa que su hijo tenga ansiedad crónica, es importante que le diga al médico de su hijo lo que está observando y conozca los tipos de ayuda emocional disponible.

Cómo puede ayudar

No es posible evitar completamente que su hijo sienta ansiedad que genera tener dislexia. Pero existen muchas cosas que puede hacer para disminuir su estrés y sus preocupaciones.

  • Actúe si sospecha que tiene una dificultad con la lectura. Si no está seguro de que su hijo tenga dislexia pero le preocupa su habilidad para leer, hay pasos que puede seguir. Hable con el médico o el maestro de su hijo de lo que está observando. Considere la posibilidad de que lo evalúen. Mientras antes se identifique la causa del problema de su hijo para leer y reciba la ayuda que necesita, menos ansioso se sentirá.

  • Conozca las señales de la ansiedad. Los niños pueden manifestar diferentes síntomas a diferentes edades. Sepa a qué estar atento con su hijo.

  • Ayude a su hijo a entender qué es la dislexia. La dislexia es una dificultad a nivel del cerebro que no tiene nada que ver con la pereza o la inteligencia. Explique a su hijo que existen estrategias que puede aprender para salir adelante. Anímelo a escuchar a otros niños con problemas similares que han encontrado maneras de salir adelante. Cuéntele historias de personas exitosas con dislexia. Puede que lo ayude saber que no es el único y que hay cosas que él puede hacer para lidiar con sus dificultades. Eso puede hacerlo sentir más en control de su futuro académico.

  • Determine el nivel en el que puede ser exitoso y permítale permanecer ahí durante un tiempo. Anime a su hijo a leer al nivel en el que se sienta cómodo. No lo presione para que avance y lea textos más complicados. Dele tiempo para que desarrolle confianza en una zona donde se sienta capaz.

  • Ayúdelo a anticipar y disipar las situaciones estresantes. ¿Mañana tiene que leer su informe de lectura a sus compañeros? Proponga estrategias que reduzcan su estrés. Podría practicar leyéndole su informe e imprimiendo una copia con letra grande que le sea más fácil leer. También dígale que usted hablará con el maestro sobre las cosas que pueden ayudarlo en la escuela. Tal vez su hijo pueda grabar el reporte y reproducirlo en clase.

  • Ofrezca alternativas para el aprendizaje. Su hijo necesita practicar la lectura y perfeccionar sus habilidades. Pero si ese no es el objetivo de una tarea (por ejemplo, aprender información del libro de texto de biología), ¿por qué hacer la tarea aún más difícil? Asegúrese de que su (IEP, por sus siglas en inglés) ofrezca alternativas. Esto puede incluir escuchar un texto en audio o mirar presentaciones de video. Lea sobre las adaptaciones en el salón de clases que pueden ayudar.

  • Ayúdelo a encontrar una manera de destacarse. Usted sabe que su hijo es más que solo su dislexia, pero puede que él no siempre se sienta así. Intente identificar una destreza especial de su hijo. Haga lo posible por cultivar esa habilidad de manera que él experimente lo que es sobresalir en algo y ser admirado por ello.

  • Busque ayuda profesional. Si la ansiedad de su hijo está evitándole aprender o funcionar, hable con un profesional sobre la posibilidad de que tenga un trastorno de ansiedad. En caso de que tuviera un trastorno de ansiedad, discutan las opciones de tratamiento. Estas pueden incluir la terapia cognitivo-conductual y medicamentos.

Mientras más apoyo tengan los niños, menos probable será de que se sientan ansiosos. Conozca algunas sugerencias para hablar con los maestros sobre la dislexia. Aprenda sobre las técnicas multisensoriales para enseñar a leer a los niños con dislexia.

Puntos clave

  • Asegurarse de que su hijo cuenta con las herramientas para leer y aprender es una manera excelente de evitar la ansiedad.

  • Ayudar a su hijo a entender qué es la dislexia y qué no es puede reducir la ansiedad al darle una mayor sensación de control.

  • Si le preocupa que su hijo pudiera tener ansiedad crónica, discuta lo que está observando con su médico.

Comparta

discapacidad específica del aprendizaje

Programa de Educación Individualizado

Comparta Dislexia y ansiedad: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Dislexia y ansiedad: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom