Cerrar
Idioma
English
Español
Enseñar habilidades de organización

7 consejos para organizar la mochila de su hijo

Por Amanda Morin

221Encontró esto útil
221Encontró esto útil

La mochila de un estudiante de escuela primaria, es como un eslabón entre el hogar y la escuela. Si sus niños no pueden encontrar nada en la mochila cuando necesitan algo, el eslabón se rompe. Ayude a sus niños a mantenerse organizados – ¡déle a esas mochilas un cambio de imagen extremo!

1 de 7

La mochila importa.

La organización de las mochilas de sus niños comienza cuando usted compra una que cree que es la adecuada para ellos. Los niños del preescolar y los de la escuela primaria, especialmente aquellos con problemas motores, podrían tener dificultad para utilizar una mochila muy grande, a menos que ésta tenga ruedas. Tenga en mente que algunas escuelas, no permiten las mochilas con ruedas, pero si su niño o su niña tienen algún problema motor o de movimiento que requiera la utilización de una mochila con ruedas, aclare esto con la escuela.

Asegúrese que la mochila que usted elija sea fuerte y que tenga varios compartimientos y bolsillos, con cremalleras o cierres. Por supuesto, que si su niño o su niña se frustran fácilmente cuando tienen que buscar algo en sus mochilas, o les cuesta mucho trabajo el lidiar con cremalleras, no busque mochilas con compartimientos sino, trate de encontrar alguna con pocos bolsillos y con aseguradores con velcro o cierre de tipo abrojo.

Por último, para que sus niños se sientan dueños de sus mochilas, es una buena idea que les permita decorarlas y que participen en cómo organizar sus materiales dentro de ellas.

2 de 7

Comience con una mochila vacía.

Si usted está empezando con una mochila recién comprada, entonces usted está adelantada en este proceso. Si este no es su caso, vacíe la mochila y comience desde el principio. Haga que sus niños clasifiquen todo en tres pilas: una para los útiles de la escuela, otra para los papeles y cuadernos, y otra para cosas que ellos llevarán y traerán de vuelta: guantes, bolsas para alimentos… Todo lo demás, debe guardarse en cualquier otro lugar o va a la basura. Quizás usted tenga que ayudar a decidir qué es lo que se puede considerar basura y qué no. No olvide agitar la mochila, bajo un cesto de basura para quitarle todos los residuos de usos anteriores.

Es una buena idea que usted planifique con sus niños cuándo harán una limpieza general de sus mochilas, para evitar que se acumule basura y para reemplazar los materiales que hagan falta. Ustedes pueden hacer esto, por ejemplo, todos los Domingos a la noche, cada dos semanas o mensualmente.

3 de 7

Clasifique los útiles.

Ayude a sus niños a clasificar los útiles escolares en claras categorías. Por ejemplo, poner los lápices, lapiceras y marcadores juntos; hacer coincidir los colores de las carpetas con los colores de las coberturas de los libros. Luego asigne cada categoría a un compartimiento o bolsillo de las mochilas, dejando alguna libre para las notas que van y vienen de la maestra.

Por ejemplo, un compartimiento grande puede ser para los libros y otro para los cuadernos y carpetas. Si hubiera un tercer compartimiento, este podría ser utilizado para llevar las cosas que se cambian todos los días, como por ejemplo, las ropas que los niños usan en las clases de gimnasia.

4 de 7

Haga un mapa de las mochilas.

Una vez que esté todo organizado en las mochilas, haga un mapa de dónde va cada cosa. Es decir, sus niños podrían hacer un dibujo de las mochilas e indicar con una etiqueta qué es lo que va en cada lugar. Vacíe las mochilas, y haga que sus niños practiquen organizarlas otra vez, utilizando ese mapa que dibujaron.

El mapa actuará como un recordatorio de dónde va cada cosa, una vez que la tarea escolar esté terminada, o cuando tengan que empacar todo de vuelta para el siguiente día de escuela. Usted podría guardar una copia de ese mapa en el bolsillo principal de las mochilas. Con el paso del tiempo, el mapa ya no será necesario.

5 de 7

Utilice una etiqueta de equipaje.

Compre una etiqueta de la que se utilizan para poner en el equipaje cuando usted viaja. Saque el papel que se refiere a la dirección de su vivienda, y utilice un marcador rojo para hacer una lista de verificación en un pedazo de papel que entre en la etiqueta plástica de equipaje. Esta lista tendría que incluir lo que sus niños necesitan llevar a la escuela, en las mochilas. Utilice un marcador azul para hacer una lista de lo que sus niños necesitan recordar traer de vuelta a su hogar, cuando salen de la escuela.

Ponga los papeles, uno contra otro, dentro de la etiqueta plástica de equipaje. Engánchela en el cierre de las mochilas, y enseñe a sus niños que utilicen esas listas (en rojo y en azul) como guías.

6 de 7

Haga una carpeta que sea, escuela-a casa-escuela.

Déle a sus niños una carpeta en la cual coloquen todos los papeles que las maestras les den, pero que no los pida de vuelta. Recuerde a sus niños que esta carpeta necesita volver a casa, al final del día. Usted controlará esa carpeta cada tarde, y sacará de allí todo aquello que no necesite volver a la escuela.

Firme los papeles que necesiten ser firmados y agregue las notas a la maestra, dinero para comprar el almuerzo o cualquier otra cosa que tenga que ir a la escuela. Haga que sus niños preparen las mochilas para el próximo día.

7 de 7

Pida manuales o libros de texto adicionales.

Comuníquese con la escuela si usted viera que sus niños tienden a olvidar materiales que necesitan para hacer las tareas o para estudiar, o si las mochilas no puede contener todo lo que ellos necesitan llevar y traer. También, usted podría tener unos textos extra para guardar en su casa.

Si su niño o su niña tienen un programa de educación individualizado o IEP (por sus siglas en Inglés) pídale al equipo del IEP que haga de esa necesidad de tener libros adicionales en su hogar, una acomodación necesaria. Enfatice la importancia de tener estos libros adicionales ya que hará más fácil para su niño o su niña, recordar hacer los proyectos a largo plazo o sus tareas.

Ver los consejos de nuevo

10 maneras de motivar a su hijo de bachillerato a leer

Si su adolescente tiene dificultades con la lectura, hacer que se siente y realmente lea, puede ser algo difícil. Sin embargo, no tiene que ser necesariamente una batalla. Utilice las siguientes estrategias, para alentar a su adolescente a que lea más.

9 consejos para ayudar a los estudiantes de escuela media con dificultades de aprendizaje y de atención a hacer la tarea más despacio

Muchos chicos se apresuran en terminar la tarea. Pero los que tienen dificultades de aprendizaje y de atención, especialmente TDAH y dificultades del funcionamiento ejecutivo, son más propensos a hacerlo. Eso puede causar problemas en la escuela media, ya que las tareas se vuelven más exigentes. A continuación, cómo ayudar a su hijo a hacer la tarea con más cuidado.

Acerca del autor

Retrato de Amanda Morin

Amanda Morin

Madre defensora y ex maestra, Amanda Morin es la orgullosa mamá de chicos con dificultades de aprendizaje y de atención y es la autora de The Everything Parent’s Guide to Special Education.

Más de este autor

Revisado por Sheldon H. Horowitz, Ed.D. mar 20, 2014 mar 20, 2014

¿Le resultó esto útil?

Comentario(s) (3)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email