Cerrar
Idioma
English
Español

Entrenamiento para padres

Ideas prácticas para desafíos cotidianos

41Encontró esto útil
Volver a Entrenamiento para padres

Discuta las frustraciones sociales

Qué puede hacer

Hable de encuentros sociales frustrantes, y ayude a su hijo o a su hija a entender por qué alguien se comportó o reaccionó de cierta manera. Pídales que le describan en detalle qué es lo que ellos hubieran querido que pase durante determinada interacción. Ayude a su hijo o su hija, a encontrar otras maneras en las que ellos podrían haber actuado, para obtener la respuesta deseada.

Pida a su hija que hagan un plan para la próxima vez, y luego practíquelo utilizando el juego de cambio de roles. Actúe el rol del amigo, del compañero de clase, del maestro o del entrenador, hasta que su hijo o su hija se sientan con la confianza de saber qué decir a esa persona, y cómo decirlo.

Qué puede decir

“Sofía, lamento mucho que tú y Ellie hayan tenido esa gran pelea. Yo sé que tú te sientes mal y frustrada, y además que sientes que ella te decepcionó, y que ya no quieres ser su amiga. Tal vez, tú puedas decirme exactamente qué fue lo que pasó. ¿Acaso ella dijo algo que te molestó y te provocó? O ¿quizá ella confundió algo que tú dijiste?”.

“Yo sé que es un mal momento para ti, pero tratemos de analizar la situación así tú puedes ver mejor cómo llegaron al punto en la que las dos se enojaron y se frustraron una con la otra. ¿Podrías decir si ella estaba enojada por la manera en que parecía? ¿Ella te gritó? La mayor cantidad de detalles que puedas darme, será mejor para que pueda ayudarte a entender lo que ha pasado”.

Por qué esto puede ayudar

Los fracasos repetidos en las situaciones sociales, pueden llevar a una gran frustración. Ese fracaso, es por lo general el resultado de la falta de capacidad de sus hijos de recordar con precisión lo que él o ella hicieron en determinada situación. Esto puede hacer más difícil para ellos, el saber cómo comportarse de un modo diferente en el futuro.

Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención, puede rápidamente transformar una situación de enojo en algo más serio, desde un desacuerdo o un malentendido. Por lo general, ellos no entienden cómo la situación se les fue de las manos, ni tampoco cómo calmar las cosas o por qué ellos se sienten tan frustrados, lastimados y enojados.

Ellos podrían además, interpretar erróneamente lo que las personas le dicen, o podrían no ver cómo alguien podría malinterpretar algo que ellos dijeron.

Cuando su hijo o su hija se hayan calmado, usted puede ayudarles a analizar la situación. Con esto usted estará ayudándoles también, a desarrollar un mejor conjunto de estrategias que funcionen para la próxima vez.

41Encontró esto útil
41Encontró esto útil

¿Le resultó esto útil?

Comentario(s)

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email