Tecnología de asistencia para la lectura

Por Andrew M.I. Lee (JD)

Revisado por experto Jamie Martin

Una maestra ayuda a una estudiante en el aula que está utilizando una tableta.

De un vistazo

  • La tecnología puede ayudar a las personas de cualquier edad a manejar sus desafíos con la lectura.  

  • El texto-a-voz y los audiolibros son dos ejemplos de tecnología de asistencia para la lectura. 

  • Muchas herramientas de tecnología de asistencia funcionan en dispositivos digitales, pero algunas de las herramientas más útiles no son digitales.

La tecnología puede ser un salvavidas para las personas que tienen dificultad para leer. Un audiolibro, por ejemplo, les permite escuchar una historia que tal vez no podrían leer en un libro tradicional.

Las herramientas de  (AT, por sus siglas en inglés) para la lectura no son costosas y son fáciles de conseguir. Estas herramientas están integradas en computadoras, teléfonos y otros dispositivos. Pero también existen opciones de baja tecnología. Algunas de las herramientas de tecnología de asistencia más útiles para la lectura no son digitales.

Tenga en cuenta que el uso de la tecnología de asistencia no impide que la persona aprenda a leer. Los expertos dicen que los audiolibros pueden ayudar a los niños a convertirse en mejores lectores. Además, la tecnología de asistencia puede ayudar a las personas a sentirse más seguras e independientes.

Al mismo tiempo, si alguien tiene dificultad para leer, es importante que reciba la enseñanza adecuada para progresar. Es probable que las herramientas de tecnología de asistencia por sí solas no logren mejorar las habilidades lectoras.

Profundice

Share

Revise temas relacionados