Adaptaciones en el aula para la disgrafía

Por Amanda Morin

Los estudiantes que tienen disgrafía pueden tener problemas con la escritura a mano, la mecanografía y la ortografía. ¿Qué adaptaciones en el salón de clases pueden ayudar a estos estudiantes? Estas son algunas maneras en que los maestros pueden facilitar todos los aspectos de la escritura.

Materiales y rutinas en el aula

  • Facilitar sujetadores de lápiz o diferentes tipos de lápices y bolígrafos para averiguar cuál funciona mejor para el estudiante.
  • Entregar impresos para que tenga que copiar menos del pizarrón.
  • Proporcionar copias impresas de notas de la lección o resúmenes para ayudar al estudiante a tomar apuntes.
  • Dar más tiempo para hacer anotaciones y copiar el material.
  • Permitir que el estudiante use una grabadora o una laptop en clase.
  • Ofrecer papel de diferentes colores o con líneas resaltadas para ayudar a trazar las letras en el espacio correcto.
  • Entregar papel cuadriculado (o con rayas y usarlo de lado) para alinear los problemas de matemáticas.

Dar instrucciones

  • Entregar las tareas asignadas en papel con el nombre, la fecha, el título, etc., ya completados.
  • Proporcionar la información necesaria para empezar antes los proyectos de escritura.
  • Ayudar al estudiante a dividir en pasos las tareas escritas.
  • Entregar indicaciones y explicar cómo se calificará cada paso.
  • Mostrar ejemplos de tareas terminadas.
  • Ofrecer alternativas a las respuestas escritas, como poder responder de manera oral.

Completar exámenes y proyectos

  • Adaptar los formatos de los exámenes para disminuir la escritura a mano. Por ejemplo, usar preguntas en las que haya que responder completando un espacio en blanco o encerrando la respuesta en un círculo.
  • Calificar en base a lo que sabe el estudiante, no su escritura a mano o su ortografía.
  • Que alguien escriba por el estudiante o permitir el uso de texto-a-voz para que el estudiante dicte las respuestas de las pruebas y las tareas escritas.
  • Permitir que el estudiante escoja entre letra cursiva o de molde (letra de imprenta) para las respuestas escritas.
  • Permitir que alguien “revise” para corregir errores.
  • Proporcionar más tiempo para terminar los exámenes.
  • Facilitar un lugar tranquilo para los exámenes en caso de que fuera necesario.

Qué sigue:

¿Tiene un estudiante que tiene problemas con la escritura? Averigüe cuáles son las diferencias entre la disgrafía y el trastorno de la expresión escrita.

¿Su hijo tiene dificultad para escribir a mano? Explore recomendaciones fáciles y efectivas para practicar en la casa.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Whitney Hollins es maestra de educación especial y profesora adjunta en Hunter College.