¿Cuál es la diferencia entre un impedimento del habla y un trastorno del lenguaje?

Pregunta:

¿Cuál es la diferencia entre un impedimento del habla y un trastorno del lenguaje?

Responder:

Frecuentemente escuchamos las palabras “habla” y “lenguaje” utilizadas indistintamente. Podrían significar lo mismo cuando estamos hablando sobre la comunicación de manera informal. Sin embargo, estas palabras tienen diferentes significados para los médicos.

El habla se refiere al sonido del lenguaje hablado. Es la forma oral de la comunicación. Hablar es conversar: utilizar los músculos de la lengua, los labios, la mandíbula y el tracto vocal de una manera muy precisa y coordinada para producir los sonidos reconocibles que forman el lenguaje.

El lenguaje se refiere a un sistema de palabras y símbolos escritos, hablados o expresados con gestos y lenguaje corporal utilizado para comunicar significados.

Así como el habla y el lenguaje difieren entre sí, del mismo modo hay una diferencia entre los trastornos del habla y los trastornos del lenguaje.

Un trastorno del habla suele indicar que alguien tiene dificultad para producir ciertos sonidos con precisión.

Los niños pequeños que están aprendiendo a hablar, probablemente van a substituir, omitir o distorsionar sonidos normales del habla. Por ejemplo, es bastante común que los niños de 3 años (que hablan el idioma inglés) utilicen el sonido de la letra f en lugar del th: “I’m firsty (thirsty)”. Sin embargo, en un niño de 5 años sería considerado un problema de articulación, y por lo tanto una dificultad a nivel del habla.

El lenguaje está relacionado con el significado. Un niño que tenga un trastorno del lenguaje podría tener dificultad para entender el significado de lo que se está diciendo (trastorno del lenguaje receptivo) o quizás podría tener dificultades para comunicar sus propias ideas (trastorno del lenguaje expresivo).

Imagine a un niño que habla bien y pronuncia las palabras correctamente. Ese niño podría tener un lenguaje limitado al tener dificultad para usar palabras para expresarse o para entender lo que se le ha dicho.

Los trastornos del habla y los trastornos del lenguaje pueden ocurrir por separado. También es posible que un individuo tenga las dos clases de trastornos al mismo tiempo.

Hay hitos o pilares del desarrollo que pueden orientarlo para saber si el habla y el lenguaje de su hijo se están desarrollando de manera típica. Cuando alcanzan los dos años, la mayoría de los niños tienen un vocabulario de alrededor de 50 palabras. Entre los 2 y los 3 años los niños que se desarrollan normalmente comienzan a entender mucho más lenguaje de lo que pueden expresar.

Estos son algunas de las señales que podrían causar preocupación:

  • Cuando tiene 1 año cumplido no entiende su nombre, la palabra no, ni órdenes simples.

  • Entre los 14 y 16 meses no dice palabras.

  • A los 3 años no puede responder preguntas básicas (qué, dónde, quién).

  • Después de los 3 años tiene dificultad para que lo entiendan las personas que no pertenecen a la familia.

  • A los 5 años no puede contar una historia siguiendo una secuencia (una historia con un comienzo, un desarrollo y un final).

  • Después de los 5 años titubea o hace repeticiones evidentes al hablar.

  • Muestra un desarrollo limitado del vocabulario.

Los niños desarrollan las habilidades del habla y del lenguaje a su propio ritmo. Sin embargo, es recomendable que hable con el pediatra si su hijo tiene alguno de los problemas mencionados arriba. Él puede referirlo a un especialista del habla y el lenguaje para averiguar si existe algún problema del habla y/o el lenguaje. Las opciones de tratamiento pueden ser diferentes para cada niño, así que obtener el diagnóstico correcto es fundamental.

Share