8 pasos para ayudar a su hijo a establecer metas personales

Las metas personales pueden ser un incentivo para los niños. Pero también los pueden estresar o frustrar, en especial a los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Siga estos pasos para ayudar a su hijo con sus metas personales.

Establecer metas personales y cumplirlas puede ser difícil para los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Algunos niños podrían tener dificultad con la organización, la planificación o para seguir instrucciones. Pero alcanzar metas personales puede ayudarlos a fortalecer su autoestima y confianza.

Estos son ocho pasos para ayudar a los niños con sus metas personales.

1. Proponer ideas

Hable con su hijo sobre diferentes metas. Pídale que piense en sus dificultades, capacidades e intereses. Considere metas en diversas áreas como la académica, actividades fuera de la escuela o las habilidades sociales.

Las ideas deberían provenir más de su hijo que de usted. Cuanto más significativas sean las metas, más querrá su hijo esforzarse por alcanzarlas.

2. Anotar lo que su hijo quiere lograr

Una vez que su hijo haya decidido una meta, escríbala. Es importante llevar un registro de las metas que se han fijado. Esto también ayudará para rendir cuentas más adelante.

3. Limitar el número de metas y ser realista

Establecer metas puede ser divertido y emocionante. Es una buena experiencia que permite que los niños se planteen retos. Cada meta debe ser ambiciosa pero realista. Algo que mejore las habilidades de su hijo pero que no lo abrume.

Tenga cuidado de no incluir demasiadas metas. Elija la cantidad adecuada para su hijo.

4. Establecer metas específicas

Fijar metas específicas contribuye a que sean alcanzables y cuantificables. Piense en la meta de su hijo, la habilidad que practicará y cómo la alcanzará. Por ejemplo: “Para tocar mejor la trompeta voy a practicar 30 minutos diarios”.

5. Dividir las metas en partes

Dividir cualquier tarea en partes más pequeñas facilita poder lograrla. Hable con su hijo sobre cómo se podrían dividir sus metas. De esa manera, habrá pasos integrados en las metas y no serán tan abrumadoras.

6. Crear una manera de dar seguimiento a su progreso

Al monitorear el progreso, puede responsabilizar a su hijo de su meta. Existen diversas maneras de hacerlo. Su hijo puede monitorear su progreso utilizando un gráfico. O podrían conversar periódicamente sobre cómo va avanzando en sus metas.

También puede hacerle preguntas sobre la meta o recordársela. Pero no lo regañe. Algunos niños podrían responder bien a: “Sé que querías invitar a un amigo dos veces al mes. ¿Ya sucedió este mes?”. Otros podrían reaccionar mejor a: “No tenemos ningún plan para este fin de semana, por si quieres invitar a alguien”.

7. Celebrar los logros

Celebre los logros a medida que vayan sucediendo. Tal vez su hijo completó una de las partes de la meta que establecieron juntos. O quizá su hijo está dedicando tiempo y esfuerzo para alcanzarla. Celebrar los avances ayudará a su hijo a seguir motivado y sentirse confiado.

8. Ayudar a su hijo a perseverar

Puede ser difícil perseverar en las metas, por muy buenas que sean las intenciones y los planes de su hijo. Pero existen maneras de ayudar.

Si su hijo está de acuerdo, propóngale trabajar juntos para lograr la misma meta. Esto los ayudará a que ambos sean más responsables. Usted también puede compartir sus experiencias. Hable con honestidad de qué lo ayudó y qué no lo ayudó a alcanzar sus metas.

Incluso si su hijo no alcanza una meta, establecerla y esforzarse por lograrla puede ser una experiencia importante. Hablen de los obstáculos que se presentaron y qué estrategias podría intentar su hijo en el futuro.

Descargue actividades de autoconocimiento para ayudar a los niños a pensar en sus fortalezas y desafíos. Lea la historia de una mamá acerca de cómo ayudó a sus hijos a establecer metas.

Share

Revise temas relacionados