10 maneras de fomentar la lectura en su hijo de preescolar

Por Louise Baigelman (MEd)

Utilice estas estrategias para ayudar a que la lectura sea algo familiar y divertido para su hijo preescolar. Estas sugerencias también pueden ayudar a los niños con diferencias en la manera de pensar a trabajar en las habilidades necesarias para ser buenos lectores.

1. Leer historias a su hijo

Lean juntos todos los días. Haga que esto sea un momento especial. Acomódense en un sillón que sea cómodo, o en algún rincón acogedor de la casa. Durante esa hora, brinde toda su atención a su hijo y a la historia que están leyendo. Esto ayuda a crear asociaciones positivas con la lectura que puede durar toda la vida.

Si no tiene tiempo para leer con su hijo, pruebe estas recomendaciones.

2. Mostrar amor por la lectura

Mencione a su hijo lo mucho que usted disfruta leer con él y por qué. Dígale cuáles eran sus libros favoritos cuando era pequeño, y lo que significaron para usted.

Tal vez quiera contarle lo que está leyendo ahora. Asegúrese de que su hijo lo vea leyendo con frecuencia (no tiene que ser un libro, puede ser un recetario o el periódico). A los preescolares les gusta imitar, así que esta es una excelente manera de fomentar la lectura.

3. Permitir que su hijo elija

Seleccione algunos libros que podrían gustarle a su hijo, y deje que él elija cuál quiere que lean juntos. Ofrezca opciones de temas y personajes con los que su hijo pueda identificarse. Los niños están más interesados si pueden elegir qué leer.

4. Dejar que su hijo “simule que lee”

Si su hijo quiere imitar el acto de leer ¡excelente! Incluso si los niños no pueden pronunciar las palabras en la página, es útil que experimenten el acto físico de leer.

Promueva que su hijo señale las ilustraciones del libro y que invente una historia. Sugiérale que “lea” un libro a sus peluches, pero no critique ni corrija cómo suena.

5. Actuar

Diviértase leyéndole a su hijo. Exagere, sea divertido y juegue con diferentes expresiones y voces. También puede utilizar objetos y convertirlo en un show. Dramatizar la lectura la hará más entretenida y los ayudará a entender mejor la historia.

6. Saber cuándo detenerse

Si su hijo pierde el interés o le cuesta poner atención cuando están leyendo, pare de leer por un rato. Leer no debe sentirse como una obligación.

7. Ser interactivo

Hable de lo que está pasando en el libro mientras lee. Señale cosas en la página. Por ejemplo, cómo las imágenes ilustran la historia y qué significan las expresiones de los personajes. Haga preguntas sobre lo que está sucediendo. Tome en serio las respuestas de su hijo y coméntenlas.

8. Leer lo mismo una y otra vez

Cuando su hijo se lo pida, léale su libro favorito ¡por centésima vez! Aunque leer la misma historia pueda ser aburrido para usted, puede beneficiar a los niños. Leer una historia repetidas veces permite que los niños se vuelvan expertos en sus historias favoritas. Promueva que su hijo piense com más profundidad sobre los personajes: Hágale preguntas sobre las motivaciones de esos personajes y qué cree que les sucederá después de que termine la historia.

9. Hablar sobre escribir

Mientras usted lee haga conexiones entre leer historias y escribir el texto. Por ejemplo, haga que su hijo note que leemos de izquierda a derecha. Muéstrele que las palabras están separadas con espacios.

También puede hacer esas conexiones en otros momentos. Señale las palabras escritas a su alrededor. Pídale que busque una palabra nueva cada vez que salgan de la casa.

10. Hacer una biblioteca en la casa

Cree una sensación de alegría en torno a la lectura, regándole libros como obsequios especiales. Genere entusiasmo en cuanto a ir a la librería o a la biblioteca. Trate la lectura como una aventura fantástica para que su hijo no quiera perdérsela.

Averigüe dónde encontrar libros gratuitos para su hijo.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Louise Baigelman (MEd) es la directora ejecutiva de Story Shares, el cual distribuye cuentos de gran calidad para adolescentes y adultos que comienzan a leer.