8 pasos a seguir si su hijo es acosado en la escuela

Tal vez un estudiante está enviando mensajes crueles a su hijo a través de las redes sociales. O quizás los niños están molestando (o incluso amenazando) a su hijo en la escuela. El acoso escolar puede ser hiriente, atemorizante y dañino.

Existen cosas concretas que usted puede hacer para averiguar qué está ocurriendo y poner fin a esa situación. Estos son ocho pasos a seguir si su hijo está siendo acosado en la escuela.

1. Cuide a su hijo

Antes de hacer cualquier cosa, atienda las necesidades de su hijo. Es natural que los niños se sientan tristes. Pero es importante asegurarse de que no se lastimen ni lastimen a otros. Haga todo lo posible por apartar a su hijo de la situación de acoso.

Decir “te amo” puede ser de gran ayuda para su hijo. También ayuda que usted escuche lo que su hijo quiera contarle. Cuando usted le demuestra que se preocupa por cómo se siente, promueve que su hijo quiera contarle la historia completa.

A medida que avanza a los siguientes pasos, asegúrese de regresar a este. Demostrar su preocupación por su hijo es una responsabilidad permanente.

2. Conozca los hechos (y documéntelos)

Pregunte a su hijo con delicadeza pero de manera directa si alguien lo está molestando, incomodando o avergonzando. Utilice preguntas abiertas para facilitar que hable. Una vez que tenga una idea general de lo que está sucediendo, intente obtener información específica. Usted podría preguntar cosas como: ¿Estás recibiendo mensajes desagradables en las redes sociales? ¿De quién? ¿Cuántos? ¿Cuándo?

Luego, contacte a personas que pudieran saber más del asunto. Usted deberá averiguar qué ha estado ocurriendo, quién está involucrado y cuándo y dónde ha ocurrido. (Sin embargo, piense con detenimiento antes de comunicarse directamente con los estudiantes o adultos que están acosando a su hijo).

Asegúrese de reunir todos los documentos que demuestren el acoso. Usted podría guardar e imprimir correos electrónicos o mensajes de texto. También podría hacer capturas de pantalla de redes sociales o foros en línea, y guardar mensajes de voz.

3. Escriba y cuente la historia del acoso

Anote todos los detalles que obtuvo. Intente hacer una cronología de lo que ocurrió. Si considera que su hijo puede manejarlo, revisen juntos los eventos sucedidos a lo largo del tiempo. (Puede que esto no suceda en una sola vez).

Cuéntele la historia del acoso a alguien más, como a un amigo de confianza o a un familiar. Pídale su opinión. ¿Usted explicó todo claramente? ¿Se atuvo a los hechos? ¿Se mostró demasiado emocional cuando narraba lo sucedido?

4. Revise las políticas de la escuela contra el acoso (y las leyes estatales)

Revise el manual del estudiante de la escuela o el sitio en la web del distrito escolar para conocer sus políticas antiacoso. De esa manera, sabrá cuáles son los pasos a seguir para reportar el acoso. Debería haber información sobre cómo contactar a las personas que pueden ayudar.

Los 50 estados cuentan con leyes antiacoso. Revise la ley de su estado. Puede que le otorgue derechos adicionales, como un tiempo límite para que la escuela tome medidas.

5. Reporte el acoso a la escuela

Si el acoso está ocurriendo en el salón de clases, reúnase con el maestro. Si lo considera necesario, solicite que esté presente el director. Si el acoso está ocurriendo fuera del aula o en el recreo, diríjase directamente con el director.

Pregunte si el personal escolar ha presenciado el acoso y cómo han reaccionado. Relate la historia de acoso de su hijo y provea cualquier documento que la respalde. Durante la reunión, pregunte qué hará la escuela y cuándo. Dé seguimiento por escrito de la reunión (un correo electrónico sirve), describiendo lo que discutieron.

6. Dé seguimiento a la respuesta de la escuela

Una vez que se reporta el acoso a la escuela, las leyes estatales contra el acoso pueden requerir un proceso de investigación y acciones específicas. Solicite a la escuela que le envíe actualizaciones por escrito acerca de cómo avanza el proceso.

Supervise las medidas que adopta la escuela. Si el acoso continúa, documente cualquier incidente nuevo. Informe a la escuela sobre estos incidentes nuevos y pregunte qué harán al respecto. Como siempre, asegúrese de hablar con su hijo y y brindarle consuelo.

7. Acuda a instancias superiores

Si el acoso continúa dos semanas después de haberlo reportado por primera vez, comuníquese con el superintendente del distrito escolar por teléfono y por escrito. También puede escribir al comité escolar estatal.

Proporcione toda la información que ha reunido, incluyendo cómo reportó el caso de acoso a la escuela, con quién habló y qué sucedió después. Solicite ayuda para detener el acoso. Guarde todas las respuestas que reciba.

Si aún no hay cambios, comuníquese con el departamento de educación de su estado (si tiene dificultad en entender el idioma inglés use este enlace). El estado puede que tenga personal que investigue el acoso. También podría obtener asesoría en el centro de capacitación e información para padres de su localidad.

También puede acudir a la oficina de derechos civiles (OCR, por sus siglas en inglés) del Departamento de Educación de Estados Unidos. Esta oficina protege a los estudiantes de escuelas públicas con contra la discriminación. Usted puede presentar una denuncia por acoso ante la oficina de derechos civiles.

Si el acoso continúa, contacte a un abogado. Un abogado con experiencia en la ley de educación puede ser de ayuda cuando sigue sin haber resultados. Aquí puede encontrar ayuda legal.

Share