Sobrevivimos la cuarentena. ¿Ahora qué sigue?

PorTara Drinks

Cada familia tiene su propia historia de sobrevivencia a la cuarentena y la educación a distancia. Para la familia Walker de Queens, NuevaYork, la vida se convirtió en un acto de malabarismo interminable mientras descubrían cómo lograr que las cosas funcionaran.

Eric es bombero en FDNY (New York City Fire Department).  Por ser un trabajador esencial, no podía estar mucho tiempo en la casa. Así que gran parte de la responsabilidades recayeron en Ivonnely, quien trabaja en la oficina de ayuda financiera de una universidad local. Durante tres meses ayudó a sus hijos Elijah y Lourdes, de 10 y 8 años respectivamente, con sus deberes escolares, mientras intentaba hacer su trabajo a distancia.

Elijah se adaptó fácilmente al aprendizaje remoto, pero para Lourdes, quien piensa y aprende de manera diferente, fue más difícil. Ahora, la familia Walker se está adaptando nuevamente a un verano sin estructura y a las incógnitas del nuevo año escolar que se aproxima. Ivonnely, quien continúa trabajando desde casa, nos cuenta su historia.

Durante las primeras semanas ni siquiera sabía cómo organizar mi día. En el trabajo tenía un horario establecido y mi oficina estaba equipada adecuadamente. Pero en la casa me sentía muy desorganizada porque además de tener que organizar mi tiempo, también tenía que organizar el de los niños.

Fue bastante caótico. En un momento pensé en comprarme uno de esos calendarios gigantes, pero ya teníamos demasiadas cosas colgadas en las paredes. 

Las clases fueron difíciles para Lourdes. Tener que sentarse y prestar atención a las clases en línea no funcionó, sobre todo su terapia física, su terapia ocupacional y la del habla.

Compré cosas que ella pudiera usar en la casa. Compré algo parecido a la plastilina para ayudarla a fortalecer los músculos de los manos y también rompecabezas que pudiera armar.

El año escolar terminó mejor de lo que esperaba. Al principio del año, Elijah tenía dificultad en matemáticas. Su maestro me decía que necesitaba practicar, y yo estaba un poco preocupada por sus calificaciones. No estaba segura si la educación a distancia sería beneficiosa.

Todo este proceso fue extraño para mí como adulta, por lo que me puedo imaginar lo raro que debe ser para un niño hacer todo de manera remota. Pensé que el progreso de Elijah iba a disminuir porque no podía prestarle mi atención todo el tiempo, yo también estaba trabajando.

Pero cuando hablé con la maestra de Elijah me sorprendí de que me dijera que le iba mucho mejor con el aprendizaje en línea que en el aula. Me pregunto si en la casa se sentía más libre y menos estresado que en la escuela.

No sé qué ocurrirá en el otoño. La escuela nos preguntó si estábamos de acuerdo con que los niños regresaran. Nos propusieron estudiar a medio tiempo, o incluso dividir la jornada escolar: la mitad en la escuela y la otra mitad en la casa.

Pero si nos dan la opción de que los niños solo reciban clases remotamente, es muy probable que me decida por esto. Llevarlos a la escuela, regresar a casa para trabajar y al poco tiempo tener que recogerlos, implicaría invertir más tiempo que tenerlos conmigo en la casa.

Aunque esta situación ha sido un desafío, he aprendido mucho sobre Elijah y Lourdes. Elijah es muy independiente y no me había percatado. Él está estableciendo sus prioridades y dándose cuenta de lo que es importante.

En cuanto a Lourdes, aunque necesita una rutina, también necesita tener libertad. Durante esta temporada en casa, ha desarrollado su personalidad (muy parecida a la mía) y habla mucho más que antes. Está mucho más relajada y su vocabulario aumentó considerablemente.

Ahora que terminó el año escolar me siento un poco aliviada. Le preguntamos a Lourdes y a Elijah qué querían hacer en el verano. Elijah dijo que quería una semana libre para relajarse y hacer lo que quisiera. Y Lourdes nació con una mentalidad de cuarentena, así que no tiene ningún problema con este estilo de vida.

En este momento son libres de hacer lo que quieran. Pueden relajarse, ver una película o jugar videojuegos. Nos parece bien.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Tara Drinks es directora asociada en Understood.