Qué hacer si observa señales de diferencias en la manera de pensar y aprender en otros niños

De un vistazo

  • Otros padres podrían acercarse a usted para pedirle consejo o información sobre las diferencias en la manera de pensar y aprender. Pero quizás no le pregunten de forma directa.

  • Ayuda mostrarse empático, pero no solicitar más información.

  • Hay maneras de guiar a los padres hacia profesionales que pudieran ayudar a sus hijos, sin presionarlos.

A medida que usted adquiere más experiencia en la crianza de un niño que piensa y aprende de manera diferente, se vuelve más “experto”. Al menos, así es como lo podrían percibir otros padres.

Puede que se acerquen a usted para solicitar información o consejo acerca de sus hijos. O tal vez solo quieran confirmar sus sospechas de que su hijo pudiera tener una diferencia en la manera de pensar o aprender.

Es probable que usted tenga mucho que ofrecerles, pero su “experiencia” podría ponerlo en una posición difícil. Cuando otras familias se acercan a usted, ¿cómo los puede ayudar sin ser entrometido? ¿Qué debería decir? ¿Qué hacer si usted identifica señales de que un niño podría tener una diferencia, pero nadie le ha pedido su opinión? ¿Debería decirlo?

No existen respuestas fáciles o “correctas”. Pero hay ciertas cosas a tener en cuenta al hablar con otras familias acerca de los desafíos de sus hijos y sus preocupaciones. Estas son algunas situaciones comunes e ideas sobre cómo actuar.

Situación # 1: Le piden su opinión acerca de los desafíos de su hijo

Quizás su hijo tiene y usted ha sido abierto al respecto. Una madre se acerca a usted porque le preocupa que su hijo también pudiera tener problemas de atención. Ella le describe los síntomas de su hijo: desorganizado, impulsivo y distraído, y quiere saber su opinión.

Aunque usted crea que tiene una idea clara, estas son algunas recomendaciones antes de responder:

  • Muéstrese empático en lugar de curioso. Evite hacer preguntas directas sobre la causa del comportamiento. En su lugar, muestre empatía hacia el comportamiento que ella está describiendo: “Es realmente difícil cuando los niños pierden y olvidan cosas continuamente. Yo también pasé por eso”.

  • Evite referirse a una condición específica que podría tener su hijo. Hay muchos síntomas comunes entre las diferencias en la manera de pensar y aprender. Y los niños a menudo tienen más de una dificultad. Intente decir algo como: “Es muy difícil saber con exactitud qué es lo que está pasando si no eres un profesional”.

  • Sugiérele que contacte a un especialista que pueda ayudar, pero sin insistir. Si no le han preguntado de forma directa, puede decir algo como: “Nosotros trabajamos con alguien que nos gustó mucho. Si quieres te puedo dar su información, por si alguna vez estás interesada. También tengo una lista de nombres que me han dado otras personas”.

Situación # 2: Hacen un comentario, no una pregunta directa

Puede que los padres le hagan comentarios de los dificultades de sus hijos, sin que en realidad le estén pidiendo su opinión.

Este es un ejemplo. Una madre con la que usted conversa todos los días en la parada del autobús sabe que su hijo tiene . Un día habla de su hija: “Los demás estudiantes de segundo grado ya leen por su cuenta, y Luisa se siente mal por no estar al mismo nivel. Se frustra, pero tal vez solo sea que está desarrollándose más lentamente”.

Usted sabe por experiencia propia que si un niño lee con dificultad lo mejor es intervenir lo antes posible. Pero es posible que esa madre no esté preparada para aceptarlo o para tomar medidas. Si usted es muy enfático, podría molestarla y ahuyentarla.

Por lo tanto, usted le puede decir: “Otros padres me han comentado cosas similares. Nosotros pasamos por eso con nuestro hijo. Te puedo decir lo que hicimos, si crees que te podría ayudar”.

Sin embargo, si ella no parece interesada, probablemente sea mejor no insistir.

Situación # 3: Detecta señales de una diferencia en la manera de pensar y aprender en un niño, pero los padres no han dicho nada

Esta es una situación complicada. Ya sea que se trate de un desconocido o de un miembro de la familia, por lo general no es aconsejable plantear sus inquietudes acerca de un niño que no es el suyo.

Usted puede que tenga la mejor intención, pero podría estar equivocado. Usted no sabe en qué parte del proceso se encuentran esos padres y su hijo. Quizás ya tomaron algunas medidas que usted desconoce. O puede que tengan sus razones para no hacerlo.

Sin embargo, si está convencido de que lo mejor es mencionarlo, la forma de hacerlo dependerá de la situación. Por ejemplo, supongamos que usted está en el parque con su hijo que tiene . Otro niño tiene dificultades en el tobogán. Se ve claramente que está frustrado y los niños detrás de él se están impacientando.

Usted ya se había notado que el niño tiene problemas con las habilidades motoras y con el equilibrio, pero no conoce bien a sus padres. Si decide decir algo, podría ser algo como: “A mi hijo también le cuesta subir al tobogán. Es difícil cuando a los niños les cuestan cosas que se supone son divertidas”.

Luego espere y vea cuán dispuesto está ese padre o madre a seguir hablando. Si no parece interesado, no diga nada más.

Pero ¿qué sucede si el padre o la madre del niño es alguien que usted conoce bien, como un amigo o familiar? Es posible que usted se sienta más obligado a decir algo. Pero las mismas reglas aplican en este caso.

Usted podría hacer una observación y ofrecer su apoyo. Pero no querrá poner a otro padre o madre (aunque sea cercano a usted) en la posición de tener que hablar de su hijo si no quiere hacerlo.

En la mayoría de los casos, la mejor manera de ayudar a otros padres es dejarlos que ellos dirijan la conversación. Usted puede dejar claro que está ahí para apoyarlos en lo que sea posible y en cualquier momento que lo necesiten.

Si otros padres le piden información sobre las diferencias en la manera de pensar y aprender, este es un buen punto de partida:

Y si ellos (o usted) están buscando conectarse con otros padres que tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente, nuestra comunidad en línea en español es un lugar acogedor y seguro para hacer sus preguntas, hablar sobre las dificultades y celebrar los logros.

Puntos clave

  • No suele ser recomendable hablar de sus inquietudes sobre un niño si los padres no le han preguntado.

  • Puede ser abrumador para los padres escuchar que usted cree que su hijo tiene un problema.

  • Si decide hablar, busque señales de que los padres están abiertos a lo que usted quiere decirles.

Comparta

Revise temas relacionados

Read next