Cerrar
Idioma
English
Español
Dificultades con la lectura

¿Porqué mi hijo no está leyendo suficientemente rápido?

Por Kelli Johnson

El maestro me comentó que mi hija no está leyendo lo suficientemente rápido. ¿A qué se debe?, ¿Qué puedo hacer para ayudarla?

Kelli Johnson

Patóloga educacional del habla y el lenguaje

Como padre, puede ser preocupante si su hija parece que lucha con cada palabra que lee. Puede que pronuncie lentamente cada uno de los sonidos que conforman cada palabra escrita en la página o tener dificultad para recordar los sonidos de ciertas letras. Puede que intente adivinar al encontrarse con una palabra difícil. Estos comportamientos son comunes cuando se está aprendiendo a leer.

Sin embargo, si su hija parece frustrada o no mejora con el tiempo, podría tener un problema con lo que se conoce como fluidez para leer. Ese es el término que los maestros usan para la habilidad de leer rápidamente y con precisión. Ese término también incluye expresar emoción cuando se lee en voz alta. Un lector fluido usará un tono dramático cuando por ejemplo lee ¡atención!

La fluidez para leer se les da más fácil a algunos niños que a otros. Los problemas de fluidez en ocasiones están relacionados con una limitada conciencia fonémica. Ese es el término para la capacidad de identificar y utilizar cada uno de los sonidos usados en las palabras.

Por ejemplo, muchos niños a nivel de kínder identifican que las palabras “canción” y “casa” empiezan con el mismo sonido tan solo con escucharlas. Niños de esa edad comúnmente pueden escuchar los sonidos de las letras “c”, “a” “s” y “a” en la palabra “casa”.

La conciencia fonémica es esencial para los lectores principiantes ya que deben aprender a asociar letras escritas con sonidos específicos y después mezclar estos sonidos para leer palabras. Este proceso de reconocer y pronunciar cada uno de los sonidos que integran una palabra se llama decodificación.

Decodificar palabras es una destreza importante para los lectores principiantes. Sin embargo, para leer fluidamente los niños deben ser capaces de reconocer toda la palabra en un instante sin tener que deletrearlas fonéticamente, es decir sin tener que decodificarlas. Los maestros llaman a esas palabras, palabras familiares a simple vista.

Pasar de deletrear fonéticamente las palabras a reconocerlas a simple vista requiere práctica. Una de las mejores maneras para que los niños practiquen la lectura es darles libros a su nivel tan frecuente como sea posible. A los niños que les cuesta decodificar con frecuencia se resisten a leer. Y mientras menos lean más les costará reconocer las palabras a simple vista.

Una de las mejores cosas que puede hacer como padre es estimular la lectura buscando maneras de que sea divertida. Escoja libros que estén al nivel de su hija y que los personajes y los temas sean de su interés. Está bien si a ella le gusta leerlos varias veces. Túrnense para leer o lean juntas en voz alta. También es aconsejable tratar de leerle un cuento todos los días a la misma hora. Compartir tiempo juntas puede ayudar a que su hija desarrolle la pasión por los cuentos, siendo esta la mejor manera de motivarla a que aprenda a leer.

Leer juntas todos los días también le dará la oportunidad de enseñarle nuevas palabras. Recuerde que para su hija es más fácil leer una palabra si sabe lo que significa. Exponerla a nuevos libros y nuevas palabras que están a su nivel de lectura la ayudará a desarrollar su vocabulario. Y al conocer más palabras la ayudará a leer con más fluidez.

Al leer juntas recuerde que los niños a veces ven los primeros sonidos de una palabra y suponen el resto. Esta forma de adivinar es común en algunos lectores principiantes. Sea paciente y anímela a que deletree fonéticamente toda la palabra en lugar de adivinarla.

A veces los niños que tienen dificultad para leer tan solo necesitan un poco más de ayuda en el salón de clase o practicar en la casa. No todos los niños aprenden a leer a la misma velocidad o de la misma manera. Sin embargo, si su hija no progresa a pesar de la ayuda, podría estar evidenciado signos de dislexia u otro tipo de dificultad de aprendizaje.

La dislexia es causada por diferencias en la forma como el cerebro procesa el lenguaje. Tiende a manifestarse en la misma familia. Vale la pena destacar que los niños con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son más propensos a tener dislexia que los niños que no lo tienen. El TDAH puede dificultar que los niños se concentren en lo que están leyendo.

También es aconsejable leer sobre las dificultades de procesamiento visual y el trastorno del procesamiento auditivo. Procesar se refiere a cómo el cerebro le da sentido a la información que recibe. La fluidez en la lectura depende de la habilidad de los centros cerebrales para la visión para darle sentido a lo que los ojos ven. Esto se llama procesamiento visual.

Leer también implica que los centros del cerebro para la audición le den sentido a los sonidos de las palabras. Esto se conoce como procesamiento auditivo. Cuando el cerebro necesita tiempo adicional para procesar la información, la velocidad y precisión del niño al leer puede disminuir.

Si sospecha que su hija tiene una dificultad de aprendizaje o de atención, no dude en comentarlo con su maestro o su médico. Ellos podrán ayudar a determinar si es necesaria realizar una evaluación formal. Trabajar conjuntamente con la escuela de su hija puede facilitar que ella obtenga la ayuda que necesita para salir adelante.

Acerca del autor

Retrato de Kelli Johnson

Kelli Johnson

Kelli Johnson es una patóloga educacional del habla y el lenguaje en Minnesota

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s) (2)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email