10 maneras de relajarse y acercarse a su hijo

De un vistazo

  • Es importante vincularse con su hijo frecuentemente.

  • Usted puede encontrar formas fáciles de vincularse, incluso en un día muy ocupado.

  • Escoja sus actividades favoritas y encuentre tiempo para hacerlas juntos.

El estrés diario puede dificultar encontrar tiempo para divertirse juntos, pero es importante para todos los miembros de la familia. Pruebe estas ideas sencillas y gratuitas para relajarse y relacionarse con su hijo.

1. Comunicarse diariamente

Encuentre tiempo para celebrar diariamente las habilidades no académicas de su hijo, sus logros y cualidades. Elija el método de comunicación que él prefiera:

  • Envíele un mensaje de texto diciéndole cuánto se divirtió escuchándolo practicar su instrumento musical.
  • Hable con él en el sofá acerca del próximo baile en la escuela.
  • Intercambien correos electrónicos regularmente para comentar sobre los momentos buenos y desagradables en la escuela.
  • Escriba afirmaciones positivas breves y coloque esos mensajes alentadores dentro de la mochila o la bolsa de almuerzo de su hijo.

2. Leer juntos

Leer un cuento con su hijo puede ser muy divertido. Permítale que elija el libro, ya sea impreso, electrónico o un audiolibro para leerlo juntos o para que usted se lo lea. El argumento y cuán largo sea el libro no es tan importante como el tiempo que pasen juntos. Comenten sobre sus personajes y escenas favoritas, y qué hubieran cambiado de la historia.

3. Hacer ejercicio

Hacer ejercicio con regularidad no solo reduce el estrés, también mejora el estado de ánimo y es bueno para la salud. Establezca un horario para caminar, nadar, montar en bicicleta o hacer deportes. También podrían tomar una clase de algún deporte juntos. Deje que su hijo elija la actividad y trate de hacerla divertida. Trate de usar ese momento de comunicación para ayudarlo a desarrollar habilidades básicas para participar en equipos deportivos. Eso podría ayudar a reducir la ansiedad en la clase de educación física.

4. Cocinar juntos

Cocinar una comida nutritiva proporciona energía a nuestros cuerpos y cerebros. Incluir a los niños en su preparación podría hacer que se entusiasmen en sentarse a cenar.

Dependiendo de la habilidad de su hijo, permítale que ayude a seleccionar las recetas, hacer la lista de ingredientes, hacer las compras y preparar o servir la comida que él haya elegido. Si se trata de un niño pequeño, puede comenzar preparando una receta que se convierta en “su especialidad”. Busque la manera de que su hijo participe cada vez más, ¡y no olvide felicitar al chef!

5. Planear salidas

Túrnense para planear salidas mensuales solamente ustedes dos. Considere actividades como ir al cine, al teatro, conferencias, conciertos y eventos deportivos. O considere atracciones locales como visitar museos, zoológicos y parques. Organizar y participar en el plan propuesto por cada uno puede ser muy placentero para ambos, sobretodo si el énfasis está puesto en lo que al otro le gustaría hacer. Quizás tenga que ayudar a su hijo a proponer ideas, pero de cualquier forma la salida será especial.

6. Hacer el bien

Hacer trabajo voluntario no es solo bueno para la comunidad sino también para el voluntario. Hay investigaciones que muestran que puede reducir el estrés y las conductas arriesgadas como fumar y el uso de drogas.

Usted y su hijo pueden elegir una organización y una actividad que se relacione con sus destrezas e intereses (quizás trabajar en una organización comunitaria preparando sobres que serán enviados por correo, les atraiga más que trabajar en una agencia que proporciona comida a personas necesitadas). Busque ideas revisando sitios en Internet como VolunteerMatch.org.

7. Salir en auto

Manejar el carro en compañía de su hijo puede darle la oportunidad de relajarse, hablar, reír, cantar y estar juntos. El carro podría ser un espacio que facilite que su hijo sea más comunicativo.

Elija un lugar interesante, pero lo suficientemente cercano para evitar que usted y su hijo lleguen cansados a su destino. Planee las paradas que harán en el camino y empaque lo que necesiten para distraerse. Antes de salir, infórmese sobre cómo ayudar a su hijo a prepararse para un viaje.

8. Aprender a meditar

La meditación puede ser muy buena. Las investigaciones muestran que disminuye el estrés, la ansiedad, el dolor y la depresión. Además puede mejorar el estado de ánimo y la autoestima. Elija un método que le funcione a su hijo:

  • Tomen una clase para adultos y niños
  • Lean un libro impreso o digital, o escuchen un audiolibro
  • Miren un DVD que los enseñe a meditar

Luego, establezca un horario para meditar diariamente, ya sea que ambos mediten en la misma habitación o en diferentes. De esa manera no tendrá que colgar el aviso de “no molestar”.

9. Escuchar música relajante

¿Usted y su hijo están juntos durante un momento del día particularmente estresante? Esto podría ser cuando regresan a la casa después de citas con doctores o en el momento después de las actividades escolares y antes de la cena. Si es así, ponga la radio y busque una estación de música suave. Escuchar música clásica u otra clase de música relajante puede ayudar a reducir las emociones negativas.

10. Bailar

Cuando sienta que ambos lo necesitan, escuchen música y pónganse a bailar. Su hijo quizás quiera cambiar la música (¡déjelo!) o quizás se ría de sus movimientos, (nuevamente, ¡déjelo!). Ojalá se entusiasme y comience a bailar con usted. Moverse al compás de la música puede aliviar la tensión en sus cuerpos y causar ataques de risa, y ¿quién no se beneficia de eso?

Puntos clave

  • Usted y su hijo pueden encontrar una manera fácil y gratuita de conectarse diariamente.

  • Elija actividades que ambos disfrutan.

  • Relajarse, ser voluntario juntos o simplemente pasar un buen rato los acercará.

Share