Tres preguntas para hacerse antes de su próxima reunión del IEP

Por ser defensora de padres durante mucho tiempo, hablo con otras familias que están preocupadas sobre su preparación para las reuniones del . Una de las preguntas más comunes que escucho es: “¿Cómo me aseguro de que la escuela me otorgue lo que mi hijo necesita?”.

Suelo contestar con un par de preguntas personales: “¿Qué piensa que necesita su hija y por qué?” y “¿ha pensado en qué puntos se mantendrá firme?”.

Estas no son preguntas sencillas. Pero como lo explico en mi libro The Everything Parent’s Guide to Special Education, usted conoce a su hijo mejor que nadie.

Usted es quien sabe lo que ocurre cuando se sienta a hacer la tarea escolar al final del día.

Usted es quien sabe cómo le va en el transporte escolar diariamente.

Usted es quien sabe el efecto de sus dificultades en la escuela o con los amigos acumulado durante años y cómo afecta su actitud hacia la escuela y hacía él mismo.

Asegurarse de que su hijo reciba lo que necesita significa que usted también debe conocerse. Significa saber cuál es su posición y la de su pareja frente a situaciones difíciles y tener las respuestas a algunas preguntas complicadas, antes de acudir a su reunión del IEP.

Estas son algunas de las preguntas difíciles que planteo en mi libro:

“¿Cuál es su opinión sobre la educación general y la inclusión en el salón de clases de educación general?” Lo que usted debe considerar aquí es cuán seguro se siente sobre que su hijo sea incluido (o no incluido) en el salón de clases de educación general.

Para algunos niños esto ni siquiera será un problema ya que las y las pueden implementarse en el aula. Sin embargo, para otros niños es un problema real.

“¿Qué sabe sobre los servicios relacionados que ofrece la escuela?” El mejor IEP describirá cómo sería una situación ideal para su hijo, pero usted tiene que estar preparado para hacer concesiones. Eso significa saber lo que en realidad está disponible.

Por ejemplo, usted puede querer que su hijo se reúna con un terapeuta ocupacional varias veces a la semana. Pero si el distrito escolar solo emplea a un asistente de certificado (COTA, por sus siglas en inglés), no puede esperar que contraten a un terapeuta ocupacional para que trabaje con su hijo. Las credenciales del terapeuta puede que no sean exactamente las que usted quiere, pero son aceptables para proporcionar lo servicios que su hijo necesita.

Una pregunta en particular es a menudo la más complicada para los padres: “¿En qué mantenerse firmes?”.

Yo tuve que considerar esta pregunta con el IEP de mis hijos, así que sé porqué es difícil. Obliga a pensar en dos direcciones diferentes. Por un lado, usted asiste a la reunión sabiendo cómo le gustaría que fuera el IEP de su hijo. Por otro lado:

Probablemente tenga que hacer concesiones y ceder en partes de su IEP ideal basado en lo que la escuela (y la , IDEA) piensa que es adecuado para su hijo.

Eso no significa que tenga que ceder o darse por vencido. Usted ha pensado un IEP ideal, pero también es prudente hacerse una idea de cómo luciría un IEP lo “suficientemente bueno” para usted.

Sepa en qué va a mantenerse firme y qué no es tan importante. Esto es más fácil de lograr si tiene presente que no se trata de ganar. Se trata de asegurarse de que su hijo reciba una .

Acerca del autor

Acerca del autor

Amanda Morin es la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education” y fue la directora de liderazgo intelectual en Understood. Ayudó a desarrollar Understood desde su inicio en calidad de experta y escritora.

Comparta