Problemas en las reuniones para jugar y cómo manejarlos

Cuando los niños tienen problemas con las habilidades sociales, es posible que las reuniones para jugar no transcurran sin problemas. Averigüe cómo manejar situaciones problemáticas en las reuniones para jugar.

Cuando otros niños vienen a jugar a la casa, puede que sea problemático, especialmente para los niños que tienen dificultad para socializar. Conozca qué problemas anticipar y qué hacer.

1. Su hijo se queda callado cuando llegan sus amigos

Planifique una actividad, como hacer una manualidad o armar un rompecabezas. Esto ayuda a disminuir la tensión. Su hijo no tiene que pensar en qué decir. En su lugar, los niños pueden ponerse a hacer la actividad y a partir de allí comenzar a hablar de forma natural.

2. Su hijo no quiere compartir

Pida a su hijo que guarde cualquier juguete o juego favorito antes de que llegue su amigo. O vayan al parque, donde compartir no será un gran problema.

3. Cuando viene más de un amigo a jugar, su hijo termina excluido

Trate de invitar solo a un niño a la vez. De esta manera, será más fácil para su hijo conectar con su amigo. Y pídale que le dé la mayor cantidad posible de información: a quién invitar, adónde ir, qué hacer. Recuerde a su hijo que hacer amigos requiere tiempo y práctica.

4. Después de media hora su hijo quiere que la reunión termine

Invite a los padres del otro niño. De este modo, si quiere terminar antes la reunión, no tendrá que esperar. Treinta minutos de diversión es mejor que 90 minutos de insatisfacción.

¿Desea más ideas? Obtenga recomendaciones para ayudar a su hijo a captar las señales sociales. Conozca maneras de ayudar a que las reuniones para jugar de niños en edad preescolar transcurran sin inconvenientes. Además, utilice esta lista de verificación para decidir si su hijo está preparado para dormir fuera de casa.

Comparta

Próximos pasos